FESTIVAL DE GÉNEROS FANTÁSTICOS

Susanna Clarke se asoma a la pantalla en el 42

La escritora Susanna Clarke, entrevistada on line por Laura Fernández en el Festival 42 en Fabra i Coats, Fàbrica de creació.

La escritora Susanna Clarke, entrevistada on line por Laura Fernández en el Festival 42 en Fabra i Coats, Fàbrica de creació. / Jordi Cotrina

2
Se lee en minutos
Elena Hevia
Elena Hevia

Periodista

ver +

Hace 16 años, 'Jonathan Strange y el señor Norrell,' de Susanna Clarke, una fantasía que bebía de Dickens y Jean Austen sobre dos magos eruditos en lucha contra las fuerzas del mal se convirtió en uno de los fenómenos editoriales en Gran Bretaña, con críticas ditirámbicas de autores como Neill Gaiman y Philip Pullman. A España llegó más tarde, de la mano de Salamandra (una editorial experta en magos, como Harry Potter), pero no llegó a imponerse en un principio con la misma contundencia. Hoy es un 'long-seller' al que la miniserie de la BBC realizada en 2015 dio un nuevo impulso, el mismo que puso de nuevo en marcha a la autora -quien colapsó durante la promoción de aquella novela y se mantuvo aislada y fuera de juego a causa del síndrome de fatiga crónica durante años-. Fue al visitar el rodaje de la serie, en contacto con lo que ella define “una extraordinaria creatividad”, que Clarke pudo regresar paulatinamente a la escritura y el resultado es ‘Piranesi’ (Salamandra), uno de los grandes libros de fantasía de este año, con el que la autora refrenda su leyenda.

Como la escritora británica no ha superado completamente su afección y sigue sin poderse alejar apenas de su casa de Derbyshire, el encuentro con ella en el Festival 42 se produjo este sábado a través de la pantalla con la escritora Laura Fernández como entrevistadora.

Con su pelo blanco, frente a un cuadro de Giorgio de Chirico que es un buen ejemplo de la inquietud que trasmiten sus historias, Clarke se muestra como una mujer toda amabilidad que ante todo establece una deuda con sus lecturas de infancia, libros de Joan Aiken, Conan Doyle o Leon Garfield y por encima de todo eso el mundo de Narnia de C.S. Lewis. “Empecé a escribir de niña y la primera imagen creativa fue muy anterior a mi primera novela. En una especie de duermevela imaginé a un caballero, al que consideré un mago, con un aura romántica y una enorme tristeza porque algo malo le había pasado a su esposa”, explica sobre su primer vislumbre de Jonathan Strange. Sin embargo, la autora parece sentirse más en sintonía con el señor Norrell, el mago sabelotodo, al explicar que existen dos tipos de magos: “Los que cambian el mundo para ejercer el bien o el mal y los que utilizan la magia para entrar en conexión con la naturaleza y la tierra”. Ella se siente más en sintonía con este segundo tipo que sigue la genealogía de Lewis o de Ursula K. Le Guin, mientras que los magos de J. K. Rowling le parecen solo “seres que cambian las cosas de sitio pero sin una conexión profunda con ellas”.

Noticias relacionadas

'Piranesi', su actual novela, nace de su amor por Borges y sus laberínticas arquitecturas imposibles. La de Clarke, influida también por el visionario Giovanni Battista Piranesi, arquitecto y grabador, es la historia de un hombre que vive en una casa en la que está aprisionado un océano. Este hombre se dedica a observar científicamente “hechos que él considera absolutos, pero finalmente puede que esté equivocado”. La gran noticia es que los seguidores de la autora no tendrán que esperar otra década entre novela y novela puesto que ya, anuncia, está manos a la obra con una ficción que conecta con ‘Piranesi’.