Última jornada

Waka Hirako se sincera sobre suicidio, abusos y amistad en el Manga Barcelona

  • La premiada autora novel de 'My Broken Mariko' protagoniza una de las entrevistas 'online' del festival y forma parte de la exposición virtual del salón ‘Manga, ties and bonds’

Viñeta de ‘My Broken Mariko’, de Waka Hirako.

Viñeta de ‘My Broken Mariko’, de Waka Hirako. / WAKA HIRAKO

3
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

La dibujante japonesa Waka Hirako estaba un día en la parada del autobús. "Y vi a una mujer con una urna en sus manos y la cabeza baja. Quise reproducir esa escena en mi obra", dice este lunes la autora del manga ‘My Broken Mariko’ durante una de las dos entrevistas ‘online’ con ‘mangakas’ nipones que ha ofrecido en ‘streming’ el Manga Barcelona, en su último día de esta 27ª edición. De esa imagen surgió esta historia "desgarradora de amistad, empatía y tristeza", apunta el experto en manga y conductor de la entrevista, Marc Bernabé, que relata cómo Mariko, una joven de 26 años, se suicida tirándose por el balcón tras una sobredosis de somníferos, y de cómo su íntima amiga Shiino siente la necesidad de robar la urna con sus cenizas y huir con ella. 

Con ‘My Broken Mariko’, un volumen que en España publica Milky Way, Waka Hirako ganó el Premio al Mejor Artista Novel en la división de manga del 24º Japan Media Arts Festival (JMAF), sobre cuyos galardonados Bernabé comisaría la exposición ‘online’ del Manga Barcelona ‘Manga, ties and bonds’, centrándose en las obras con conexiones con las emociones y los vínculos humanos. Junto a la de Hirako figuran también títulos como ‘El león de marzo’, ‘Golden Kamui’ o ‘The Promised Neverland’, con explicaciones y reproducciones de páginas. 

Los medios de entretenimiento, como el manga, deben contar el punto de vista de las víctimas de suicidio, racismo, acoso escolar u homofobia para que el lector lo conozca

A la discreta Waka Hirako solo se le ven las manos durante la entrevista. Ella es una más entre los muchos ‘mangakas’ reticentes a mostrar su rostro en público. Mientras va respondiendo a las preguntas de Bernabé aparecen en otras imágenes sus dedos sosteniendo los pinceles en plena actividad, dibujando viñetas de ‘My Broken Mariko’ y otras exclusivas para el encuentro. 


Portada de 'My Broken Mariko'

Explica la autora que, de hecho, la protagonista es Shiino. "Creo que nadie puede saber cómo se sentía Mariko porque ella no está realmente en la obra ni podemos saber cómo se sentía ni porqué se suicidó aunque sean sus cenizas las que estén en la urna". Apunta Bernabé, director de la división de promoción internacional de manga del JMAF, cómo el lector sí va conociendo cómo Mariko sufre insultos, amenazas y abusos. Opina Waka Hirako, que "el manga, pero también las películas y las series, los medios de entretenimiento deben contar el punto de vista de las víctimas de problemas sociales como el suicidio, el racismo, el acoso escolar, la homofobia… Porque a través de los personajes el público puede acercarse a los sentimientos de los abusados. Los abusos vienen a menudo de la ignorancia de la gente"

Noticias relacionadas

Señala Bernabé cómo en ‘My Broken Mariko’ se intuye que Shiino podía estar enamorada de Mariko y que es una "historia fuerte de una íntima amistad que puede ir más allá". "Yo misma tengo ciertos sentimientos diferentes hacia mis amigas, nada es blanco o negro”, se sincera la autora, que añade que sus personajes femeninos "pueden ser el conjunto de las mujeres que me he encontrado en mi vida, como mi propia madre". 

Waka Hirako recuerda que empezó con 7 u 8 años leyendo ‘Doraemon’, pero le costaba "seguir el texto y los dibujos al mismo tiempo". Fue con 12 cuando le empezó a gustar leer manga, con series como ‘One Piece’. Empezó, cuenta, ‘My Broken Mariko’ para desahogarse "del fracaso" con otra obra que no conseguía completar. "Fui dibujando sin pensar ni calcular qué iba a hacer".