Cómic en el museo

Albert Monteys aluniza con sus universos en el MNAC

  • El dibujante barcelonés inaugura en el Museu Nacional d'Art de Catalunya una exposición sobre sus cómics de ciencia ficción, desde 'Calavera Lunar', alumbrado hace 25 años, a su aplaudida versión de 'Matadero cinco'

Albert Monteys, en su exposición en el MNAC, junto a una reproducción de su personaje Calavera lunar.

Albert Monteys, en su exposición en el MNAC, junto a una reproducción de su personaje Calavera lunar. / JORDI COTRINA

4
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

Hace 25 años, en 1996, un veinteañero Albert Monteys (Barcelona, 1971) obtenía el premio a Autor Revelación en el Salón del Cómic de Barcelona, donde también fue nominado a Mejor Obra y Mejor Guion. Fue gracias a ‘Calavera Lunar’. "Fue mi primer cómic en solitario y era un homenaje a la ciencia ficción, un mundo cuya amalgama ética y estética me apasiona. Y para el protagonista me inspiré en un muñequito de Airgam Boy de la serie Espacio que tenía en mi estudio". Era una calavera con escafandra. "Y tiré del hilo, como siempre he hecho luego en mis historias. Imaginé cómo sería su vida y salió un relato muy loco sobre un personaje épico sin épica", dice el dibujante catalán ante aquel pequeño astronauta de plástico, que ahora da la bienvenida al visitante desde una vitrina en la exposición ‘Los Universos de Albert Monteys’, que podrá verse hasta el 30 de noviembre en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC).  

La muestra, comisariada por Antoni Guiral, reúne 44 originales, además de reproducciones a color, de las cinco obras de fantasía y ciencia ficción que Monteys ha realizado en este cuarto de siglo y que dan fe de su etapa artística actual, de la que ha surgido, por ejemplo, su reciente y aplaudida versión de ‘Matadero cinco’, de Kurt Vonnegut, junto con el guionista canadiense Ryan North, un mundo en las antípodas del reflejo satírico de la actualidad que cultivó durante sus años en la revista ‘El Jueves’, de la que fue director, o luego en ‘Orgullo y Satisfacción’. 

El airgam boy que inspiró a Monteys, hace 25 años, su personaje de Calavera lunar, en la muestra del MNAC.

/ JORDI COTRINA

La exposición, organizada por Ficomic, se enmarca dentro del premio a Mejor Obra de autor español que gracias a ‘¡Universo!’ (Astiberri) ganó Monteys en el Cómic Barcelona de 2019, la última edición presencial antes de la pandemia, y dentro de la relación del salón con el MNAC, que ya ha alumbrado muestras conjuntas como ‘El Víbora’, ‘Osamu Tezuka. El dios del manga’, sobre el Corto Maltés de Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero, o ‘Las Meninas’, de Santiago García y Javier Olivares

Albert Monteys, en su exposición en el MNAC, abrazado a una reproducción de su personaje Calavera lunar.

/ JORDI COTRINA

Monteys, bregado de joven en el mundo de los fanzines y el humor de la revista ‘Mondo Lirondo’, fogueado en la sátira gamberra de ‘El Jueves’ y antiguo estudiante de Bellas Artes que "rechazaba todo lo académico" y al que el mundo del arte le parecía "elitista frente al arte más popular y democrático del cómic" admite que "jamás habría pensado que un día expondría en un museo como el MNAC".  

Destaca el dibujante que en los últimos años, grandes museos de Madrid y París también han ofrecido exposiciones de cómic rompiendo innecesarias "jerarquías culturales". "Espero que se haya superado ya eso de que casi parece que haya que disculparse por estar en un museo, y más tratándose de cómic de ciencia ficción y de género, siempre bajo sospecha", lamenta. Sus palabras están en línea con Pepe Serra, fan confeso de Monteys y director del MNAC, en cuya colección viene incorporando originales de autores de cómic -Nazario, Coll, Mariscal, Enric Sió, Núria Pompeia…-, y siempre ha defendido el medio frente a una visión "elitista" del arte y restado argumentos al eterno "debate entre la alta y la baja cultura". "Nos interesan los relatos, las historias y las ideas. Por eso el cómic entra en las colecciones de los museos de forma natural. La gente que hace cómic son artistas", enfatiza el director del MNAC. 

La exposición 'Los universos de Albert Monteys', en el MNAC.

/ JORDI COTRINA

Rescate de Calavera lunar

Con la serie ‘¡Universo!’ (que le valió también la nominación a un Eisner), nacida en la plataforma digital Panel Syndicate y para la que ya trabaja en una séptima entrega, explica el autor que abrió una nueva etapa en la que podía dedicarse "al tipo de obras que no había hecho" y que le gustaba hacer. En la sala cuelgan también originales de ‘Matadero cinco’, ‘Carlitos Fax’, ‘Solid State’ y ‘Calavera Lunar’, cuyo descatalogado cómic original rescatará antes de fin de año en catalán la editorial Mai Més en un volumen que incluirá historias cortas publicadas en revistas como ‘Cimoc’ y una nueva entrega de 20 páginas.

Noticias relacionadas

Fragmento del cartel de la exposición de Monteys en el MNAC con Calavera Lunar.

/ ALBERT MONTEYS

En otra vitrina lucen, como un viaje al pasado, algunos Airgam Boys más junto a cómics americanos y novelas de ciencia ficción, como las de la colección Libro Amigo de Bruguera que eran de su padre… y un popular cuento infantil troquelado dibujado por Ferrándiz: ‘Amadeo el astronauta’. "Era una genialidad. ¡Explicaba una utopía anarquista! -asegura aún hoy sorprendido-. Me siento emotivamente aferrado a todo este material, que me inspiró durante mi etapa de formación y encendió el fuego para poder estar durante 25 años haciendo cómic, un medio que amo porque viene de la cultura popular, es su esencia. ¿Cómo he aguantado? De joven decidí que quería contar historias y el cómic es muy eficaz para hacerlo… y ¡no sé hacer otra cosa!".