Trovador con vocación ecológica

Donovan canta contra la ampliación de El Prat porque “estamos dañando a la Tierra”

El cantautor escocés, icono de los años 60, aporta su voz a ‘Som natura!’, canción contra el proyecto aeroportuario en la que toman parte voces como Lluís Llach, Gerard Quintana y Suu, y que cuyo video se presentará este jueves

Donovan, en una imagen promocional actual.

Donovan, en una imagen promocional actual.

4
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Donovan, el trovador céltico que en los 60 cantó al despertar de una generación con sus versos humanistas, se conmueve cuando atisba signos de contestación en el horizonte. Hace un par de años reunía su cancionero más medioambientalista en ‘Eco-song’, un álbum en el que rendía tributo a Greta Thunberg, y ahora pone su voz a una composición en catalán, ‘Som natura!’, destinada a concienciar a la opinión pública sobre la conservación de los espacios naturales del delta del Llobregat ante el proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat.

"Una canción con el título correcto", hace saber a este diario el autor de clásicos como ‘Catch the wind’ o ‘Sunshine Superman’ desde su residencia en el sur de Irlanda. "Porque la naturaleza somos todos nosotros. La respuesta al desastre industrial y técnico radica en darnos cuenta de que nosotros somos la Tierra, a la que estamos causando daño", sostiene el cantautor escocés, "encantado" de compartir el estribillo de esta pieza con una extensa selección de colegas: Lluís Llach, Gerard Quintana, Pep Sala, Lídia Pujol, Sílvia Comes, Koko-Jean Davis, Lluís y Joan Fortuny (Dharma), Suu, Sicus Carbonell, Jofre Bardagí, Guillem Solé (Búhos), Monica Green, Natxo Tarrés (Gossos), Txell Sust, Mone Teruel, Magalí Sare, Montse Castellà, Carme Canela, Sara Pi, Marc Martínez y el coro de la Fundación Vozes. Composición de Lluís Marrasé con arreglos de Joan Vinyals i Joan-Albert Amargós, da pie a un vídeo que se estrenará este jueves en el Teatre Artesà, de El Prat, con la asistencia del alcalde, Lluís Mijoler Martínez. Los beneficios del tema irán a parar a Depana, Lliga per a la Defensa del Patrimoni Natural.

Una granja en Mallorca

Donovan reconoce no seguir de cerca la discusión que envuelve la ampliación de El Prat, pero reconoce ahí "un problema que se da en todo el mundo", indica. "Y siendo como soy una persona con principios verdes, autor de muchas canciones que tienen que ver con el cambio climático, me ha sido fácil apuntarme". Grabó su parte en los Calma Estudis, de Manacor (Mallorca), cerca de donde tiene una casa con su compañera desde hace 50 años, Linda Lawrence. "Una vieja granja que reconstruimos por entero", explica Donovan, "enamorado" de esa isla, a la que dedicó un tema que no ha llegado a grabar, ‘Golden isle of Majorca’. "En Irlanda, en las canciones a veces se habla del país como de una mujer, y aquí hice algo parecido".

Donovan acude a sus raíces célticas para situarse como heredero de una tradición ancestral, la de los bardos que cantan a la naturaleza y a sus poderes telúricos. "Si lee a los poetas de Escocia, Irlanda o Gales, verá que la Madre Tierra siempre está presente. Poetas y cantantes somos los guerreros de la Tierra", explica. "Tan solo hace 250 años que comenzó la Revolución Industrial, y lo hizo en mi ciudad natal, Glasgow, que es donde dentro de unos días los líderes mundiales se reunirán para hablar de estos temas", hace notar en alusión a la inminente Cumbre Climática.

La rebelión adolescente

La entrada en escena de Greta Thunberg le hizo pensar "¡mira, aquí vienen nuestros nietos!", exclama complacido. "Sabía que un día esa generación se levantaría y haría oír su voz". Donovan advierte de una "rebelión de los adolescentes que debe expresarse en los libros, en la música o en el teatro, y transformarse en un modo de vida, como ocurrió en los 60". Una pieza antigua de su catálogo, ‘Slow down world’ (del álbum del mismo título, 1976), ha dado lugar a un proyecto ambicioso, ‘The youth opera’, obra compuesta con su nieto Sebastian Dean que parte de "cuatro estudiantes que reflexionan sobre los retos del mundo".

Noticias relacionadas

Otros proyectos le han mantenido ocupado: dos canciones producidas por su amigo David Lynch (‘I am the shaman’, lanzada en mayo, por su 75º aniversario, y ‘Gimme some a that’, publicada la semana pasada), ambas asociadas a la divulgación de la meditación trascendental, con la que está familiarizado "desde los tiempos de Maharishi y los Beatles, allá en 1968". En primavera publicó otra antología, ‘Lunarian’, dedicada a Linda (es la traslación sonora del libro que ella elaboró, ‘Luna love’), en la que rescata piezas inéditas como ‘Listen’. Un tema este en el que aflora de nuevo su preocupación última, el crecimiento de niños y jóvenes, aquí en particular los hijos de los ricos y famosos. "Linda y yo nacimos pobres, mientras que nuestros hijos crecieron con recursos", explica. "Kirk Douglas hizo una vez una reflexión al respecto cuando dijo que su hijo Michael no había gozado de las ventajas que tuvo él: no nació pobre".