Impresionante debut

'Pleasure', una película que cuestiona la mirada patriarcal en la industria del porno

La directora sueca Ninja Thyberg se estrena en el largometraje con una impactante película sobre la industria pornográfica protagonizada por una joven que busca hacerse un hueco en ella atravesando por todos los dilemas morales que ello implica.

Fotograma de la película ’Pleasure’, de Ninja Thyberg.

Fotograma de la película ’Pleasure’, de Ninja Thyberg.

3
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Ninja Thyberg (Gotemburgo, 1984) vio su primera película pornográfica a 16 años. ¿Resultado? Se convirtió en una activista antiporno, no le gustó nada lo que allí vio reflejado, es decir, cómo la mujer era degradada y sexualizada para deleite de los hombres, así que empezó a formarse en el tema, se introdujo en un colectivo feminista, en la universidad hizo estudios de géneros y escribió un ensayo. Sus intereses fundamentales se centraron en los roles de dominación y sumisión dentro de esa industria y la mirada masculina que transforma a la mujer en un objeto. 

Cuando empezó a trabajar como cineasta filmó un cortometraje, 'Pleasure' (2013) que se convertiría en el germen de su ópera prima. En ella, invita a dinamitar una buena serie de tabúes, a romper barreras morales a través de este controvertido tema y a escudriñar cuál sería el lugar de la mujer en este universo tóxico. 

"Cuando empecé a adentrarme en estos asuntos, me centraba en la mujer como víctima, hasta que me di cuenta de que podía tratarse desde otras perspectivas", cuenta la directora durante su visita a Madrid para presentar esta película que consiguió el sello Cannes en su edición pandémica y que se estrena ahora en nuestras pantallas.

Lejos del cliché

En efecto, la protagonista de 'Pleasure', Bella (la magnética debutante Sofia Kappel) escapa a cualquier tipo de cliché. Acaba de desembarcar en Los Ángeles desde su Suecia natal y quiere convertirse en una 'pornstar'. No sabe prácticamente nada de esta industria y pronto descubrirá que, para ascender dentro de ella, tendrá que vender su alma al demonio, en este caso, a un sistema patriarcal que utiliza a las mujeres como objetos para satisfacer sus deseos y esparcir la semilla machista. ¿No se parece en realidad todo esto a la vida real? "En efecto. Cuando empecé a hacer la película me di cuenta de que este microcosmos era en realidad una alegoría de la sociedad en la que vivimos, y que la industria del porno no se encuentra tan alejada del funcionamiento de cualquier otro sector. Al fin y al cabo, se trata de una estructura de poder en la que mandan los hombres, ellos están en la cima de la pirámide", continúa la directora. 

"Para mí era importante no victimizar, las mujeres tienen el poder para enfrentarse al patriarcado de formas muy diferentes"

Ninja Thyberg

La cuestión es, ¿de qué forma una mujer puede empoderarse dentro de este mecanismo viciado y tomar las riendas de su vida? De eso trata 'Pleasure'. "Para mí era importante no victimizar, las mujeres tienen el poder para enfrentarse al patriarcado de formas muy diferentes. En este caso, la protagonista tiene su estrategia y consigue tomar las riendas de su propia historia. Es objeto, cierto, pero también sujeto". 

La película trata también otros temas que están presentes en nuestro día a día, como el racismo, el clasismo, el machismo y la explotación. También el envenenamiento que ha ejercido desde siempre 'el sueño americano' y su lado más perverso, así como toda la hipocresía que conlleva. 

Mirada nada fácil

Noticias relacionadas

'Pleasure' es una de esas películas que no lo pone fácil al espectador, ya que le obliga a enfrentarse a situaciones difíciles de asimilar, como que se filmen vídeos simulando violaciones que en realidad están muy cerca de serlo, o que la protagonista tenga que fingir placer con una doble penetración anal cuando en realidad está sufriendo un desgarro. "Es un problema que la educación sexual de los jóvenes esté basada en estas imágenes en las que se provoca un maltrato hacia la mujer. Por eso decidí emprender esta lucha, y lo importante es que nunca he estado sola, la sororidad entre las mujeres es cada vez mayor y afortunadamente ya nada se ve con los ojos del pasado".  

Que aparezcan penes erectos en la película era casi una cuestión política para la directora. "Estamos acostumbrados a ver a las mujeres desnudas, algo que tiene que ver con la mirada masculina en general dentro del mundo del arte. ¿Y qué pasa con los penes? El mito de los genitales masculinos es algo que ellos mismos se han encargado de crear. Tenemos la idea de que el pene implica poder y se trata de darle la vuelta a todo eso".