LA GRAN CITA DEL CINE FANTÁSTICO DE CATALUNYA

Nick Antosca: "Ahora los creadores pueden arriesgar en televisión"

  • El creador de series como 'Channel zero' y 'Nuevo sabor a cereza' visita Sitges para recoger una merecida Màquina Del Temps y defender la película 'Antlers: Criatura oscura'

Nick Antosca, fotografiado en el Festival de Sitges

Nick Antosca, fotografiado en el Festival de Sitges / Sitges Festival

6
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

El guionista, productor y escritor Nick Antosca llamó la atención hace medio lustro con la serie antológica 'Channel Zero', ingeniosa reelaboración de premisas 'creepypasta' (leyendas de terror popularizadas a través de la red). Tras la llorada cancelación de aquella, volvió a sorprender con la 'true crime' 'The act', cocreada con la periodista Michelle Dean. Este mismo año ha dejado huella con 'Nuevo sabor a cereza', en la que comparte tareas de 'showrunner' con Lenore Zion. Llega a Sitges para recoger una Màquina del Temps por los servicios prestados a la televisión de género. Y de paso, defender 'Antlers: Criatura oscura' (Oficial Fantàstic Especials), película de Scott Cooper en la que participa como guionista y productor. 

¿Cómo surge la idea de adaptar su relato propio 'The quiet boy' a la pantalla con 'Antlers: Criatura oscura'?

El relato en sí mismo era personal. Mi madre es, como la protagonista, profesora de primaria. Desde los cinco o seis años, crecí en un entorno desfavorecido económicamente, cerca de donde se cruzan Maryland y Virginia Occidental. Recuerdo que mi madre volvía a casa cargando con los problemas familiares de sus alumnos. Quería ayudarles, pero no podía hacerlo. Me atrajo la idea de escribir sobre esto desde la perspectiva sobrenatural. Después, la historia se quedó conmigo y sentí la necesidad de explorarla más en profundidad.

¿Repasó otras apariciones en el cine del mito del Wendigo [criatura mitológica de los antiguos pobladores de Norteamérica]? 

Conozco alguna de esas películas, pero lo que me inspiró fue trabajar con esa figura en 'Hannibal'. [Su 'showrunner'] Bryan Fuller estaba fascinado con esa mitología y, de hecho, se apropió de ella para la serie.

'Antlers' es una película, además, sobre los terrores del trauma. 

El trauma es una experiencia terrorífica, de modo que el terror es un género ideal para explorarlo. Scott Cooper [director de 'Antlers: Criatura oscura'] insistió, además, en subrayar cómo esa clase de experiencia une al personaje de Keri Russell y a su alumno. En la historia y el guion originales, ella es una joven profesora que descubre en ese momento los traumas del lugar, pero en la película existe ese nuevo hilo argumental.

En sus proyectos suele haber resquicios para el humor y la ironía, aunque sea oscura. Pero en este caso hablamos de oscuridad total.

Tampoco es que esa dirección fuera mi idea, pero las películas son una colaboración. Sobre todo en esta película, en la que había muchas voces y muchos guionistas. Al final, el director es el autor de la película y es Scott [Cooper] quien optó por esa dirección tan grave. Solo hace falta recordar 'La ley del más fuerte'. Hace películas muy intensas.

Alguna vez ha dicho que los guionistas no tienen control creativo en el cine.

Tampoco es que no tengan control, pero en la televisión esos roles se invierten y el guionista tiene más poder que el director. Estoy orgulloso de esta película y de cómo se ha trasladado el relato a la pantalla; simplemente, es una experiencia diferente. Mientras se rodaba 'Antlers: Criatura oscura' estábamos rodando la serie 'The act'. Ellos estaban en Vancouver y yo, mientras tanto, estaba en Savannah (Georgia) sin despegarme un momento del set. He visto cómo funcionan los procesos en cine y televisión para un guionista y los dos tienen sus atractivos. 

¿Cuáles son las ventajas de escribir terror para televisión? 

En televisión tienes más margen para explorar la evolución de un personaje y sus relaciones a través del tiempo. No es que un medio sea superior al otro en términos de narrativa, pero yo prefiero la tele porque, como guionista y productor, me gusta ver la evolución de todo; desde la página hasta la sala de montaje. 

Según me contó hace unos años, su intención al crear 'Channel Zero' era que el terror televisivo diera miedo de verdad. ¿Cómo ve la situación del género en la tele ahora mismo? ¿No es otro panorama? 

Es un paisaje muy distinto al de hace, digamos, cinco años, porque hay muchas más series. Y por tanto, hay más oportunidades para explorar cosas. Algo como '30 monedas' puede encontrar su público en Estados Unidos. Y algo como 'El juego del calamar', una serie medio pirada, intensa, con un concepto de terror, es la más popular del mundo. Eso me parece emocionante. Como hay tantas series y tanto contenido, los cineastas de terror pueden arriesgar más que hace cinco o diez años.

Es decir, la gigantesca vorágine del contenido infinito es lo que permite la existencia de 'Nuevo sabor a cereza'.

Ciertamente, así es (risas). El terreno de juego es ahora muy extraño e impredecible. Pero, de todos modos, sigue siendo una suerte poder sacar adelante una serie que no se base en una propiedad intelectual conocida. Cuando aprobaron 'Nuevo sabor a cereza', casi no me lo podía creer. Pensé que debíamos hacerla cuanto antes y ser fieles a la visión original. Tampoco 'Channel Zero' ni 'The act' eran series fáciles.

La protagonista de 'Nuevo sabor a cereza' vomita gatos de forma muy gráfica. Esa clase de imaginería habría sido bastante difícil de imaginar en una serie hace solo unos pocos años.

[La co-showrunner] Lenore Zion y yo dejamos volar la imaginación con el libro de Todd Grimson. Lo que ves en pantalla es una combinación de sus salvajes ideas originales y lo que nosotros quisimos crear a partir de ellas. 

Con esta serie se ha convertido en director [se encarga del capítulo final]. ¿Por qué eligió este proyecto para dar ese salto?

Porque era muy fan del libro y tenía todo el material en mi cabeza. Como había una 'co-showrunner', ella se podía encargar de esa parte mientras yo dirigía. Es muy difícil ser un 'showrunner' responsable y dirigir. Tendrías que estar a la vez montando el episodio anterior, preparando el siguiente, aunque en este caso sería el último… Fue un desafío, pero llevaba tiempo queriendo hacerlo.

'The act' se anunció como serie antológica, pero no se ha hablado de nuevas entregas.

Decidimos que iba a ser solo la serie de Dee Dee y Gypsy Rose. Además, justo después se aprobó 'Nuevo sabor a cereza' y decidí ponerme con ella. Pero voy a hacer otras miniseries basadas en crímenes reales. Por un lado, está 'Candy', sobre la asesina del hacha Candy Montgomery. Sus protagonistas serán Jessica Biel y Melanie Lynskey y dentro de poco anunciaremos más reparto. También preparo una serie basada en el mismo caso que [la docuserie de Netflix] 'Abducted in plain sight', pero todavía está en fase embrionaria.

Noticias relacionadas

¿Qué puede contarnos sobre 'Chucky', en la que es productor? 

En este caso, mi rol ha sido ayudar a hacer realidad la visión de Don Mancini, creador y 'showrunner'. Somos amigos desde hace muchos años. Trabajamos juntos en 'Hannibal' y él vino después a trabajar en 'Channel Zero'. Lo que me alucina de 'Chucky' es que mantiene la continuidad respecto a la saga cinematográfica [dejando aparte el reciente 'reboot' de MGM]. Debe ser la gran franquicia de terror que más tiempo ha sido fiel a su vieja continuidad.