Próxima publicación

Un Astérix junto a amazonas, chamanes y grifos se enfrenta de nuevo a los romanos

Asterix y el Grifo

Asterix y el Grifo

5
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

Mientras la aldea de Astérix y Obélix en la Galia continúa mostrándose irreductible ante los romanos, en el este de Europa se extiende un vasto territorio salvaje e inexplorado, Barbáricum, que habitan pueblos de nombres impronunciables. Uno de ellos, los sármatas, nómadas que vivieron al norte del mar negro desde el siglo VII aC. hasta el siglo VI. Es allí donde transcurrirá la nueva aventura de los más famosos galos del cómic, 'Astérix tras las huellas del grifo' (Salvat), un álbum, el número 39, que llegará a librerías el próximo 21 de octubre simultáneamente en 17 lenguas (entre ellas el catellano y el catalán) con una tirada de 5 millones de ejemplares y del que la editorial va desgranando información dosificada en cuentagotas. Lo último, la portada, presentada este lunes en París por su guionista Jean-Yves Ferri -el dibujante Didier Conrad ha causado baja por enfermedad-, junto a nuevos detalles sobre el animal mitológico del título, curiosidades como los 196 litros de leche de yegua fermentada que, aseguran, ha bebido Obélix en esta aventura, o los nuevos personajes en las filas de los "malvados" romanos: el centurión Ensujugus, Sabiondus, un luchador especializado en combates con animales, Terrignotus, el geógrafo de César.

Ferri y Conrad aceptaron en 2013 el reto de continuar con las historias de Astérix que en 1959 crearon René Goscinny (1926-1977) y Albert Uderzo, quien fallecía en marzo de 2020, en plena pandemia.

Portada de 'Astérix tras las huellas del grifo', de Ferri y Conrad.

EDICIONES ALBERT RENÉ

Ferri no ha querido entrar ante la prensa en la polémica reciente por la quema de ejemplares de Astérix y otros cómics en Canadá por "ofender" a la población indígena. Ha reconocido, informa Efe, que en la historia del cómic la representación de los pueblos originarios de América, África y Asia "ha estado un poco en el límite", pero considera que la quema de ejemplares es "una respuesta un poco estúpida". Y ha añadido que siempre intentan evitar las cuestiones políticas y que es difícil "encontrar el tono" porque siempre hay alguien que puede sentirse ofendido. Más dura ha sido Anne Goscinny, novelista e hija del guionista original de Astérix, para quien lo ocurrido en Canadá es algo "extremadamente grave", ya que "quemar libros es lo peor de lo peor". Ha recordado que su padre era judío y que su familia fue casi totalmente exterminada por los nazis. "Cuando escuché que se quemaban 'Astérix' me recordó inevitablemente la historia colectiva más terrible de la humanidad (...) Incluso los peores libros, que no voy a citar, no se pueden quemar", ha insistido.

Dibujar el frío

En 'Astérix tras las huellas del grifo', los legionarios romanos se toparán con Astérix y Obélix en un territorio casi virgen y helado donde se levantan unos aterradores tótems de grifos. Si no fuera por la nieve y que transcurre en el Este bien podrían estar los galos ante una aventura del Oeste. Según Conrad, en un comunicado facilitado por la editorial, "nos encontramos con todos los códigos clásicos del wéstern: grandes espacios, personajes llegados de lejos para ayudar a unos inocentes, 'salvajes' que sufren a un ejército que pretende conquistarlos..., pero todo ello situado ¡en el Este!", añade. Aquí, Astérix se coloca claramente del lado de los 'salvajes' para socorrer al galope a sus nuevos amigos y proteger a su animal sagrado, el grifo".

Astérix tras las huellas del grifo', de Ferri y Conrad.

EDICIONES ALBERT RENÉ

Por su parte, Ferri ha comentado ante la prensa, que han buscado un tono "ecologista" en el que los romanos representan a los occidentales explotadores de recursos mientras que los sármatas, dibujados con rasgos y viviendas de marcado tinte eslavo, son un pueblo que vive "en armonía con la naturaleza".

Ferri, que ha avanzado que seguramente este álbum será el último en que se implica, por lo que implica concebir uno cada dos años, explica en la nota de la editorial que escogió este territorio para la nueva historieta porque "quería sugerir un territorio imaginario, una especie de 'país de las amazonas'. De ahí la elección de una zona situada entre Rusia, Mongolia y Kazajistán". "Parece, por lo que he podido leer, que la zona de implantación de los sármatas se remontaba en efecto hacia lo más alto del Ural o hacia la República de Altái. Se han descubierto tumbas de mujeres guerreras en estas remotas regiones. Aristeas de Proconesa, poeta griego de hacia el año 600 aC., escribió sobre estas regiones míticas y aludió a estas 'amazonas', que situaba en esos territorios imprecisos. Eso me dio la idea de seguir sus huellas e inventar, para mis propias amazonas, un territorio sármata situado en Altái con un folclore basado en yurtas y chamanes". añade.

Viñeta de 'Astérix tras las huellas del grifo', de Ferri y Conrad.

EDICIONES ALBERT RENÉ

Los sármatas

"Existen algunos libros sobre los sármatas (los de Laroslav Lebedynsky, por ejemplo). Pero la idea no era hacer una labor de historiador. Como si se tratara de una Sildavia imaginaria, fue divertido inventar un territorio, con su folclore y sus creencias. Esto rompe un poco con la tradición de Astérix de visitar países reales y permite un ambiente de cuento que se adapta bien a la supuesta presencia de un animal fantástico. La historia explica por qué este grifo se encuentra tan al este. Para la documentación, Didier y yo partimos del ambiente invernal de Altái, formado por estepas, pequeñas montañas nevadas cubiertas de bosques de alerces, excavadas por torrentes y pequeños lagos. Los filmes 'Un monde plus grand' (2019) o 'Le Cavalier mongol' (2019) me han ayudado también a definir el ambiente general del álbum", apunta Ferri.

Tierra inexplorada

Noticias relacionadas

Sobre el grifo, el animal tótem del chamán, el guionista señala que "simboliza un poco la ignorancia de los romanos y su fantasiosa manera de imaginar la fauna en un mundo, para ellos, todavía ampliamente inexplorado. Aunque posee cuerpo de león y cabeza de águila, al principio el grifo no les parece más improbable que la jirafa o el rinoceronte. Sin embargo, a medida que avanzan por los confines de Barbáricum, la duda asalta. ¿Y si se tratase de verdad de un poderoso dios de la naturaleza? Su mentalidad de conquistadores empezará entonces a debilitarse... Sobre todo porque Astérix y Obélix (¡sin olvidar a Ideafix!), que acuden a ayudar a los sármatas, ¡no les van a poner nada fácil el viaje!".

Históricamente, los sármatas sustituyeron a los escitas en Ucrania, ocupando la llanura húngara y dominando todas las estepas situadas entre el río Ural y el Danubio, siendo los ancestros de los eslavos.