La gran cita del cine fantástico

Tarantino, John Carpenter, 'Blue velvet'...: 10 momentos históricos del Festival de Sitges

  • Ángel Sala, director del certamen, rememora para EL PERIÓDICO algunas de las proyecciones y situaciones que más le han impactado como irreductible fan del género

Eli Roth, Barbara Nedeljáková, Greg Nicotero y Quentin Tarantino, en la presentación de ’Hostel’ en Sitges-2005

Eli Roth, Barbara Nedeljáková, Greg Nicotero y Quentin Tarantino, en la presentación de ’Hostel’ en Sitges-2005 / Sitges Festival

6
Se lee en minutos
Julián García
Julián García

Periodista

ver +

Ángel Sala, director del Festival de Sitges, tenía 19 años cuando visitó el certamen por primera vez en 1982. Irreductible fan del cine fantástico, quería ver a toda costa la película inaugural de aquella 15ª edición, el hoy clásico 'La cosa', de John Carpenter. Casi 40 años después, 39 para ser exactos, Sala rebobina emociones y evoca para este diario, de forma espontánea y desordenada, sus 10 momentos favoritos durante todos estos años en Sitges

La proyección de [‘REC]’, de Jaume Balagueró y Paco Plaza (2007)

“Es la película española que ha tenido más impacto, en cuanto a experiencia en vivo, en la historia del festival. La gente realmente pasó miedo: gritos, alaridos, estados de ‘shock’. Se había visto en Venecia poco antes y estaba previsto que se estrenara en salas antes que en Sitges, pero insistimos mucho en poder tenerla antes. La huella que dejó fue enorme y fue bonito que después se reconociera a dos jóvenes creadores de cine de terror como Balagueró y Plaza con el premio a la mejor dirección”

Paco Plaza y Jaume Balagueró, tras la presentación de '[REC]' en Sitges-2007

/ EFE / Jaume Sellart

La proyección de ‘Hostel’, de Eli Roth (2005)

“Fue una sesión sorpresa, pasada la medianoche, que empezó dos horas tarde porque la entrada de Tarantino en la alfombra roja del Auditori fue un delirio. La película venía precedida de la noticia de desmayos y amagos de infarto en Toronto. Y acabó siendo una locura, una conmoción absoluta, con presencia de Eli Roth, Tarantino, que era el productor de la película, y Greg Nicotero. Y eso que era un lunes, no festivo, y que se programó deprisa y corriendo porque Tarantino nos dijo que venía solo con dos o tres días antes. Aun así, fue una locura. Algo inenarrable”.

Angel Sala y Quentin Tarantino, en el festival de Sitges de 2005 

/ Sitges Festival

El estreno de '30 monedas', de Álex de la Iglesia (2020)

“Tuvo lugar en un momento extraño para todos, casi en confinamiento, con la pandemia en un rumbo todavía incierto. Fue el gran momento de la edición del 2020: casi 15 minutos de ovación en el Auditori tras la proyección de los dos primeros episodios de ’30 monedas’, sin que Alex de la Iglesia pudiera irse de la sala. Una situación muy especial, muy simbólica, dado el momento que vivíamos y el cambio de paradigma: se estaba aplaudiendo, con la gente en pie, la proyección de una serie de televisión en una pantalla de cine”.

El concierto de John Carpenter en el Auditori (2018)

“La visita de Carpenter al festival había sido una de las grandes obsesiones del equipo de dirección desde que empezamos en 2001. Aquel año inauguramos la edición con ‘Fantasmas de Marte’, pero no pudimos conseguir que Carpenter viniera a presentarla. En cualquier caso, su concierto en el Auditori fue catártico, con una comunión difícil de describir entre el artista y el público. No venía a presentar ninguna película ni a recibir ningún premio honorífico, pero lo teníamos ahí delante. Al maestro”.

Concierto de John Carpenter en el Auditori, en el Festival de Sitges-2018

/ EFE / Susanna Sáez

La visita del equipo de ‘2001, una odisea del espacio’ (2008)

“Nunca he sido demasiado ‘geek’ ni mitómano, pero para mí Kubrick es Dios y ‘2001’ es material sagrado, así que la visita de su viuda, Christiane, en compañía de Keir Dullea, Gary Lockwood, Douglas Trumbull y Jon Harlan fue muy importante para mí. ¡tenía delante de mí a Bowman [el astronauta al que interpretaba Dullea], con sus hipnóticos ojos azules! Esa visita, muy emotiva, nos permitió tener desde el festival una relación muy cercana y potente con la familia Kubrick. Todo un honor”.

Jon Harlan, Gary Lockwood, Christiane Kubrick, Keir Dullea y Douglas Trumbull, en Sitges-2008

/ Diego Calderón

La visita del equipo de 'Dragón rojo' (2002)

“Después de una edición de inicio complicada, la del 2001, tener en la clausura al equipo de ‘Dragon Rojo’ fue importante para nosotros. Nada menos que Anthony Hopkins, Hannibal Lecter en persona, y Ralph Fiennes. Y, a nivel personal, Dino de Laurentiis, uno de los productores más alucinantes de la historia del cine, dotado de un extraño sentido del riesgo, capaz de caerse y levantare una y otra vez. Un tipo que hizo películas como ‘Flash Gordon’, como el ‘King Kong’ de Jessica Lange, como el Dune de Lynch, o como ‘Barrabás’, películas grandiosas, extrañas, que hoy no podrían hacerse”.

El productor Dino de Laurentiis

/ AFP

La edición del 50ª aniversario en general (2017)

“Un hito. No todos los festivales llegan a los 50 años, y menos siendo como somos un festival especializado. Tuvimos de invitados a maestros del género como Dario Argento y William Friedkin, pero para mí fue special contar con Guillermo del Toro como padrino del festival. Y vino, además, para presentar ‘La forma del agua’ nada más haber ganado el León de Oro en Venecia, y antes de hacer historia, por si no lo había hecho ya, llevándose el Oscar a la mejor película y al mejor director”.

Guillermo del Toro, en Sitges-2017

/ Elisenda Pons

La vista de Franco Nero

“En 1987, Franco Nero y Vanessa Redgrave visitaron el festival para conmemorar el 20 aniversario de ‘Camelot’. Yo entonces lo viví como espectador. Pero para mí fue único poder premiar a Nero en 2014 con una Màquina del Temps. Soy muy del wéstern y Nero es nada menos que Django, que es un personaje que cambió mi vida y que para mí es casi mi alter ego. Esa escena del ataúd es puro género fantástico”.

Franco Nero, galardonado por Ángel Sala en Sitges-2014

/ ACN

La epifanía de 'Blue velvet' (1986)

"Ese año fue muy grande, pues vinieron al festival Christopher Lee y Anthony Perkins, y se proyectó también 'Aliens: El regreso', de James Cameron. Pero el pase de 'Blue velvet' de Lynch, en el Retiro, fue histórico. Hubo una división de opiniones tremenda, y la sensación, para muchos, de que acabábamos de ver algo revolucionario, espectacular. No nos equivocábamos. Me cambió mi visión del fantástico. A mí ya me gustaban 'Cabeza borradora' y 'Dune', pero 'Blue velvet' fue una experiencia epifánica. Luego, 34 años después, el festival otorgaría a Lynch el Gran Premi Honorífic, aunque fuera a distancia por culpa de la pandemia".

‘Yo he visto cosas que…’ (2007)

“Ese año celebrábamos el 25º aniversario de ‘Blade runner’. Para ello, premiamos a Syd Mead con una Màquina del Temps y proyectamos en el Auditori el ‘final cut’ de Ridley Scott, una estupenda copia restaurada a partir de los negativos originales. Fue tal éxito ese pase que hicimos otro adicional que metimos con calzador en una matinal a la que vino Rutger Hauer. Fue muy fuerte para todo el Auditori, porque recitó nada menos que el monólogo de Roy Batty de las lágrimas en la lluvia”.

Noticias relacionadas

Rutger Hauer, en el Festival de Sitges de 2007

/ Diego Calderón