La gran cita del cine fantástico de Catalunya

Ana Lily Amirpour, la primera mujer que inaugura el festival de Sitges: "Me gusta hacer historia"

Ana Lily Amirpour, directora de ’Mona Lisa and the Blood Moon’, y su inseperable Benny, fotografiados en el Festival de Sitges

Ana Lily Amirpour, directora de ’Mona Lisa and the Blood Moon’, y su inseperable Benny, fotografiados en el Festival de Sitges / Ferran Nadeu

  • Tras destacar en la edición de 2014 con 'Una chica vuelve a casa sola de noche', la directora de sangre persa vuelve al festival con el reverso luminoso de aquella, 'Mona Lisa and the Blood Moon'. Conversamos con ella antes de que su filme inaugure la 54ª edición del certamen.

3
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Todos los focos deberían estar este jueves, en la jornada inaugural de Sitges, sobre Ana Lily Amirpour, o la primera mujer en abrir el festival en 54 años de historia. Pero la propia directora se ha traído competencia: su perro Benny, acreditado cual cineasta más y dueño de un carisma natural de los que también son punto y aparte. 

Por suerte para este cronista, o mejor dicho, su capacidad de concentración, Benny decide rosigar su hueso-chuche unos metros más allá de nosotros y dejar a los humanos hablar. Sobre el hito citado al principio, inevitablemente: "Es una locura, ¿verdad? ¡Me gusta la idea de hacer historia! Tampoco quiero que los festivales empiecen a elegir directoras por cubrir cuota. Pero no puedo negar que me alegra la noticia; de ese modo, otras chicas jóvenes creerán en sí mismas, en su capacidad para lograrlo también".

"Además, tiene sentido como película inaugural de esta edición [con la licantropía como eje temático]: la luna y la mitología del hombre lobo son muy importantes", añade. La heroína de 'Mona Lisa and the Blood Moon' puede no ser un monstruo peludo ("no es lo que buscaba"), pero sufre también cambios bajo el influjo psíquico de la Luna. Despertada su furia telequinésica, Mona Lisa Lee (Jeon Jong-Seo, el esquivo objeto de deseo de ‘Burning’) logra escapar de un psiquiátrico para coger un bus y encontrar su lugar entre las bailarinas eróticas y los camellos de Nueva Orleans.

Fotograma de ’Mona Lisa and the blood moon’, de Ana Lily Amirpour, película inaugural de Sitges 2021

/ El Periódico

Según nos explica Amirpour, 'Mona Lisa and the Blood Moon' surgió como respuesta inmediata al dolor de su segunda película, 'Amor carnal', historia de amor caníbal "sobre la reclusión, sobre hasta qué punto la sociedad puede hacerte pedazos". Su nueva heroína empieza encerrada para emerger, más pronto que tarde, en un mundo "loco, algo deforme y extraño, pero al final luminoso". Allí aprende a robar cajeros, pero también el valor de la amistad. "¿Y qué hay más bello que la verdadera amistad?".

Aquella visita en 2014

Antes de 'Amor carnal' estuvo 'Una chica vuelve a casa sola de noche', en la que esta hija de iraníes, nacida en Inglaterra y crecida en Estados Unidos, desarrollaba una historia de vampiros en una versión imaginaria del país de sus padres. Cuando la entrevisté por aquella película en el festival de Sitges de 2014, del que Amirpour salió con dos premios y una mención especial, me habló de su principal interés a la hora de hacer cine: "Hacer amigos". Todavía piensa igual: "Siento que no entiendo muchas cosas del mundo. De veras, no entiendo las cosas que encienden y preocupan a la gente, que le hacen perder energía. Haciendo una película, dejo a la gente entrar en mente y que por un momento, mientras la ven, todo sea auténtico y bueno. Pasa lo mismo si juntas la música adecuada, la droga psicodélica adecuada y el lugar adecuado".

Noticias relacionadas

La música adecuada

Con sus desenfadados acercamientos a la acción y la comedia, o su paleta de colores saturados, 'Mona Lisa and the Blood Moon' podría pasar por el polo opuesto de 'Una chica vuelve a casa sola de noche'. Pero, en más de un aspecto, son casi la misma película: la noche, el deambular, la simpatía por los marginados… Y eso por no hablar de la importancia de la música. De nuevo, Amirpour apuesta por el cine-como-'mixtape': las canciones aportan sentido de lugar, definen personajes o dan empuje extra a casi cada imagen. "De hecho, a veces tengo la canción antes que la escena. Y cuando escribo un guion, a medida que investigo para cada personaje, acabo haciendo viajes musicales inesperados. Bottin y Rodion [tándem 'space disco'] fueron capitales en el tono de la película. Un personaje es fan del 'sludge rock', otro del 'techno' industrial, ¡y eso lo dice casi todo de ellos!".

* Fe de errores

Ana Lily Amirpour, con la película 'Mona Lisa and the Blood Moon', no fue, el jueves 7 de octubre, la primera mujer que inaugura el Festival de Cine de Sitges, como informó la propia organización de la muestra en una nota de prensa del 5 de agosto y este diario publicó. La primera mujer que abrió la cita cinematográfica fue Mary Harron, con 'American psycho', en el año 2000. 

Temas

Cine