Galardones de las artes escénicas

'El bar que se tragó a todos los españoles' triunfa en los Premios Max

  • La obra escrita y dirigida por Alfredo Sanzol se llevó el premio a mejor autor, espectáculo y escenografía y 'La Mort i la Donzella' triunfó en el apartado de danza con otros tres galardones

  • Los actores catalanes Joan Carreras por 'Història d'un senglar' y Mireia Aixalà por 'Les tres germanes' se llevan los premios de interpretación, y el tándem Nao Albet y Marcel Borràs se alza con el de mejor dirección

El director Alfredo Sanzol (i) tras recibir de manos del escritor Bernardo Atxaga el premio a mejor espectáculo de teatro por la obra El bar que se tragó a todos los españoles durante la gala de entrega de la XXIV edición de los Premios Max.

El director Alfredo Sanzol (i) tras recibir de manos del escritor Bernardo Atxaga el premio a mejor espectáculo de teatro por la obra El bar que se tragó a todos los españoles durante la gala de entrega de la XXIV edición de los Premios Max. / Luis Tejido/EFE

5
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

'El bar que se tragó a todos los españoles' fue la gran triunfadora el lunes de la 24ª edición de los Premios Max junto con el espectáculo de danza 'La Mort i la Donzella'. Cada una se ha llevado tres importantes premios en la gala de la Fundación SGAE para reconocer el talento de los profesionales del teatro y la danza españoles celebrada en el Teatro Arriaga de Bilbao.

‘El bar que se tragó a todos los españoles’, una comedia con tintes autobiográficos escrita y dirigida por Alfredo Sanzol partía como favorita de los Premios Max con cinco nominaciones y se llevó tres: mejor espectáculo de teatro, autoría teatral y diseño de espacio escénico. La obra habla de la voluntad de transformación y de la libertad a partir de una historia de aventuras inspirada por la epopeya de su padre, un cura de los años 60 que dejó los hábitos y viajó a EEUU para estudiar inglés y márketing.

Sanzol, cuando subió a escena para recoger su primer premio a mejor espectáculo frente a 'Prostitución', que se fue de vacío, y 'NISE, la tragedia de Inés de Castro, que optaba a cuatro y se quedó con el de vestuario, se acordó de todo el mundo. Alabó "la unión que ha habido entre público y gente de las artes escénicas" durante la pandemia. "Esta es una fiesta de toda la sociedad. La cultura es algo esencial para todos". Agradeció el esfuerzo realizado por el INAEM para mantener abiertos teatros y expresó su solidaridad con los técnicos de los teatros públicos en Madrid: "Seguro que se va a encontrar una solución", señaló el director. La solidaridad con los técnicos fue un tema recurrente.

Solidaridad con los técnicos

Tanto Deborah Macías ganadora del Max al mejor vestuario por 'NISE, como Juanjo Llorens, mejor iluminación por 'La Mort i la Donzella', iban con el símbolo de la Plataforma de Técnicos y Técnicas, enfrentados desde principio de temporada con el INAEM. Todos ellos, junto con Alejandro Andújar, mejor espacio escénico por 'El bar que se tragó a todos los españoles', se solidarizaron, nada más empezar la gala, con los técnicos de teatros públicos nacionales que han convocado paros en el Centro Dramático Nacional y la Compañía de Teatro Clásico los días 7, 8 y 13 de octubre para protestar por los requisitos de formación en FP que les exigen para acceder a las plazas ofertadas. Miquel Iceta, ministro de Cultura, escuchó las quejas y el mensaje que le envió en su discurso Juan José Solana, presidente de la Fundación SGAE, que pidió "no solo reconstruir" el panorama de las artes escénicas "sino crear algo mejor".

Mireia Aixalà, sin trabajo pero con Max

Los artistas catalanes triunfaron en la gala. Los jóvenes Nao Albet y Marcel Borrás triunfaron con 'Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach' en la categoría dirección de escena, uno de los dos premios a los que optaban con esta producción del Centro Dramático Nacional. Y Joan Carreras y Mireia Aixalà se alzaron como mejor actor y actriz, respectivamente por 'Història d'un senglar (o alguna cosa de Ricard)' y 'Les tres germanes'. Era su primer Max y esperan rentabilizarlo. El primero con más bolos de su redondo espectáculo en solitario escrito y dirigido por Gabriel Calderón. La segunda, con trabajo, que no tiene. En su discurso dedicó el premio a "todas las actrices nominadas, a las que no lo están y también a las que no tienen trabajo. Hay que seguir luchando. Hay que ir a Moscú", señaló, haciendo referencia al texto de Chéjov que volverá a representar en el Lliure, donde se creó, en primavera. "Este es el único trabajo que me espera así que ojalá este premio sirva para que me salga algo más", explicaba fuera de foco todavía sin acabarse de creer que tuviera el galardón entre las manos.

'Les tres germanes' también se llevó el premio a mejor adaptación. Cristina Genebat, que creó esta moderna versión junto a Julio Manrique y Marc Artigau, subió sola a recoger el premio que dedicó "a todo el equipo artístico y a los actores que creyeron en el proyecto desde el primer momento". 'Antoine', un musical diferente dedicado a Antoine de Saint Exupery, de la productora catalana Beon, se llevó el premio revelación. Shuarma, cantante de Elefantes convertido en Principito, no pudo alzarse sin embargo con el galardón a mejor composición musical, que fue para el veterano Mariano Marín por la producción aragonesa 'Con lo bien que estábamos'.

'La Mort i la Donzella', la única producción valenciana presente en los Max, se llevó los premios a mejor espectáculo de danza, mejor coreografía y mejor iluminación. "Gracias por descentralizar", destacó Asun Noales creadora de la obra producida por el Institut Valencià de Cultura. Iratxe Ansa, bailarina vasca que regresó a España hace dos años, recibió su primer Max como mejor intérprete de danza por 'Al desnudo' e Iván Villar, renovador de la danza folclórica gallega, el de mejor bailarín por 'Leira'.

En la gala hubo momentos para todo. El más emocionante llegó cuando Gemma Cuervo, a sus 85 años salió a escena junto a su hija, Cayetana Guillén Cuervo para agradecer el Max de Honor con todo el público puesto en pie.

Noticias relacionadas

Homenaje a Bilbao

Calixto Bieito, director artístico del Teatro Arriaga, llevó la batuta de una ceremonia donde participaron, entre otros, el escritor Bernardo Atxaga, el actor y músico Asier Etxeandia y Yogurinha, el desenfadado personaje creado en 1994 por Las Fellini y símbolo hoy en día en Euskadi de la libertad sexual. Bilbao fue el gran protagonista de la ceremonia, que arrancó con Extandía cantándole a la luna de Bilbao con la Bilbao Sinfonietta. Era la tercera ocasión que la ciudad acogía la gala tras las ediciones de 2001 y 2007. Una de las sorpresas de la noche fue la aparición de la soprano lituana, una estrella de la ópera que interpretó un tema en vasco de la ópera 'Mendi Mendiyan' (1910), de José María Usandizaga. Otra, la participación en la entrega de premios de trabajadores del teatro como la taquillera y la jefa de sala, entre otros. En el hall había instalado un cartel luminoso con la palabra 'Utopía'. La ceremonia tuvo algo de eso.

Temas

Premios Max