CRÓNICA

Los Enemigos, un desafío al autocontrol

  • El repertorio feroz de Josele Santiago y su equipo puso a prueba la capacidad del público para mantener la compostura obligada

Concierto de Los Enemigos. En la imagen Josele Santiago y David Krahe.

Concierto de Los Enemigos. En la imagen Josele Santiago y David Krahe. / FERRAN SENDRA (EPC)

1
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

¿Prueba de resistencia? ¿Experimento conductual a gran escala? En estos términos podríamos definir el concierto de Los Enemigos en la segunda jornada de Mercè Música, en el que, por obligación pandémica, había que jalear su repertorio de rock agreste sin abandonar la butaca ni rozarse con nadie. Todo un desafío, sobre todo porque Josele Santiago y su equipo empezaron pronto a marcar goles en el campo de fútbol 7 de la Teixonera-Vall D'Hebrón: poco después de empezar sonaba 'Septiembre', del clásico 'La vida mata' (1990), del que no faltó tampoco 'Desde el jergón', y después siguieron con 'Esta mañana he vuelto al barrio', de 'Gas' (1996), del que cayó también 'No me caigo bien (Me caigo mal)'. Tras un breve saludo, su amplificada versión de 'Señora' de Joan Manel Serrat. Y todo el mundo dando botes estáticos.

Noticias relacionadas

Por Los Enemigos no parecen pasar los años. La voz de Santiago sonó rotunda y vibrante, igual que la del bajista Fino Onoyarte en 'No se lo cuentes' y 'Océano'. Cada tono de guitarra era una clase maestra. Quizá no se hable demasiado, además, de la versatilidad del grupo, brillante esta noche tanto en lo punkarro ('Sr. Correcto') como lo decididamente ultrapop ('Vendaval'). En el fondo son unos románticos, como demostró Santiago dedicando 'Siete mil canciones' 'a la meva dona', así, en catalán. El clásico 'Brindis' fue "por la Mercè, su coronita, sus pendientitos y todas las hostias"

Justo antes habían actuado unos autodefinidos "amigos de Los Enemigos", los valencianos Senior I El Cor Brutal, de los que se llevaba tiempo sin tener muchas noticias. "Hemos hecho cosas", prometieron, citando de paso a Nueva Vulcano. En su directo sonaron, sobre todo, ejemplos ya bien conocidos de su rock en valenciano con aromas americanos (folk, country, blues), incluyendo sus grandes versiones de The War On Drugs o Cracker. Hubo dedicatorias para Refree (ya son diez años del álbum 'Gran', que les produjo) y el fallecido fotógrafo Xavi Mercadé