Arte

El Arts Santa Mònica se cuestiona el hecho expositivo en su nueva etapa

El centro inaugura este viernes 'Exposar · No exposar-se · Exposar-se · No exposar', la primera muestra bajo la dirección de Enric Puig Punyet

Presentación de la nueva muestra sobre el hecho expositivo, a las puertas del Arts Santa Mònica.

Presentación de la nueva muestra sobre el hecho expositivo, a las puertas del Arts Santa Mònica. / Arts Santa Mònica

2
Se lee en minutos
EFE

El nuevo director del Arts Santa Mònica de Barcelona, Enric Puig Punyet, inicia su etapa en el centro con la exposición 'Exposar · No exposar-se · Exposar-se · No exposar', que cuestiona incluso el propio hecho expositivo y se interroga sobre los procesos de construcción de las instituciones artísticas en la actualidad.

"Nos reconocemos mutuamente como seres expuestos y, al hacerlo, convivimos hoy con preguntas que nunca antes habíamos compartido. Nos preocupa cómo nos exponemos y especialmente por qué lo hacemos; y nos preocupa precisamente por qué la exposición ha dejado de ser un canal exclusivo de los centros de arte para convertirse en una práctica corriente y extendida", ha señalado Enric Puig en la presentación.

La muestra, participativa y gratuita, orbita alrededor de una serie de preguntas sobre los procesos de deconstrucción y reconstrucción de un centro de artes. El ciclo testa a través de la mirada de siete artistas durante 16 semanas los mecanismos de exhibición y difusión del centro, que convierte en un organismo vivo, mutable, permanentemente en transformación.

Es una exposición comisariada por el dramaturgo Ferran Utzet, la investigadora Marta Garcia y el propio Puig Punyet, y cuenta con la participación de Roger Bernat, Jordi Guillumet y Mònica Roselló, Joana Moll, Mariona Moncunill, Antoni Muntadas, Roc Parara y Mario Santamaria.

Tecnología y arquitecturas tras los focos

La primera muestra del nuevo Arts Santa Mònica revela y cuestiona los mecanismos expositivos: los físicos pero invisibilizados, y los inmateriales que permanecen a la sombra por su propia naturaleza. Se expone la tecnología que se esconde detrás de las obras y las arquitecturas que hay detrás de los focos, pero también se exponen los gestos institucionales y los (des)afectos que hay escondidos en cualquier exposición; y las personas, las que son artistas y las que no lo son, los diversos cuerpos, con funciones segmentadas, que aguantan desde la base todo el trabajo creativo que se presenta finalmente en un centro de arte.

Hasta el 9 de enero

Esta exposición, que estará abierta al público desde el 24 de septiembre hasta el 9 de enero, será la primera del ciclo de tres exposiciones anuales que prevé la nueva etapa del centro, que invitará periódicamente a un conjunto de artistas de diferentes ámbitos a trabajar colectivamente en proyectos de creación.

Noticias relacionadas

Paralelamente, varios gremios, grupos híbridos formados por convocatoria pública, experimentarán con las mismas infraestructuras institucionales desde sus prácticas artísticas como parte adicional de la programación.

En total, según Puig, más de 40 artistas participarán cada cuatro meses en un proceso de construcción compartida, agrupado bajo un tema que se concreta también colectivamente.