Mercè 2021

Les Amazones d’Afrique, "sangre joven" para el feminismo global

El grupo femenino, con integrantes de Benín, Mali y Burkina Faso, trae al Fòrum su propuesta reivindicativa, en la que mezcla de electrónica, house y funk con ritmos y armonías tradicionales

El grupo Les Amazones d’Afrique.

El grupo Les Amazones d’Afrique. / El Periódico

3
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Las Amazonas de Dahomey eran las mujeres soldado que en los siglos XVIII y XIX sirvieron al imperio de ese país de África occidental hoy conocido como Benín, y a su ejemplo de figuras "fuertes, poderosas y salvajes" apela uno de los grupos estrella del arranque de la Mercè. Les Amazones d’Afrique traen este jueves a la Plataforma Marina, del Fòrum, dentro de la Mercè, su música mestiza, que funde patrones tradicionales con electrónica y ritmos como el house y el funk, encabezando un cartel que completan otras dos propuestas con vistas al sur, estas al mundo lusófono, las de Ayom, grupo barcelonés de filiación brasileña, y la formación portuguesa Bandé Gamboa, con integrantes de Guinea-Bissau y Cabo Verde.

Cuando surgieron, en 2015, las Amazones fueron recibidas como un supergrupo, dadas las credenciales de sus integrantes, entre ellas la estrella beninesa Angélique Kidjo, que no se ha enrolado en la gira que recala en Barcelona. "Pero sigue siendo integrante del grupo, porque no todas participan en todos los eventos", precisa a este diario su compatriota Fafa Ruffino, titular del trío que actuará en su debut barcelonés junto a Mamani Keita (Mali) y Kandy Guira (Burkina Faso). Tres voces motivadas para "denunciar la situación de la mujer en el mundo, incluida Europa, desde la violencia psicológica a las agresiones y las violaciones", subraya la cantante. "De eso va nuestra música".

En busca de la juventud

Ruffino dice tomar la inspiración de su madre, activista por los derechos de la mujer, ya desde que en 2011 grabó su disco en solitario ‘Ilé’. "Siempre tuve claro que había que aportar sangre joven a su causa y por eso cuando me propusieron entrar en Les Amazones d’Afrique no me lo pensé dos veces", explica. El sonido del grupo, con cómplices como el productor Liam Farrell (Doctor L), apunta a la modernidad porque "se dirige sobre todo a las chicas, la generación joven, que es la que debe cambiar las cosas". Hacía allí se dirige su impactante segundo álbum, ‘Amazones power’ (2020), publicado, como el primero, por Real World, el sello fundado por Peter Gabriel, al que ha seguido hace unos meses el epé ‘The remixes’.

Ella se inició a través del baile y la percusión ("es nuestra manera de hablar con la gente y transmitir los mensajes"), luego se introdujo en el cine y la televisión, con varios títulos de éxito en su país, y en 2003 dio un giro a su vida y se instaló en París. Allí ha tenido ocasión de compartir conciertos y proyectos con tótems como los ya fallecidos Papa Wemba, Mory Kanté y Manu Dibango. "Soy de África y allí todavía tenemos respecto por nuestros mayores", hace notar, expresando admiración e invocando, como hacen tantos otros músicos, al continente por encima de su propio país.

Ocho idiomas

Noticias relacionadas

¿África es una idea, un estado mental, una marca? "Los africanos necesitamos sentirnos una unidad, ya seamos de Benín, Uganda o Suráfrica", señala, y añade una clave personal. "Mi padre es de Ghana y de Argelia; mi madre, de Benín y de Burkina Faso… Yo soy también de todos esos países, y hablo ocho idiomas. Tengo cinco hermanos, y en la misma conversación podemos mezclarlos sin problemas".

Pensar en global tiene un aspecto todavía más oportuno en estos tiempos de pandemia, ya que "el mundo no saldrá de esta si la vacunación no va mucho más allá de Europa y Norteamérica", razona. "Pero mucha gente en África no quiere vacunarse por miedo a los efectos secundarios", suspira Fafa Ruffino, que vuelve a Barcelona, ahora con Les Amazones, una década después de presentarse en solitario. El trío contará con la asistencia de un ‘dj’, batería y guitarra, para buscar el cuerpo a cuerpo con la audiencia, ya que ahí, en el directo, está su "razón de ser".