Entrevista

Pérez-Reverte: "El franquismo hizo retroceder a las mujeres al siglo anterior, como los talibanes hacen en Afganistán"

  • El escritor presenta 'El italiano', novela inspirada en los buzos italianos que durante la Segunda Guerra Mundial hundieron 14 naves británicas en Gibraltar y la bahía de Algeciras, que le lleva a reflexionar sobre la figura del héroe

Arturo Pérez-Reverte, este martes en Gibraltar, donde ha presentado su nueva novela, ’El italiano’.

Arturo Pérez-Reverte, este martes en Gibraltar, donde ha presentado su nueva novela, ’El italiano’. / A. CARRASCO RAGEL

4
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

No es extraño que Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) retuviera desde niño, cuando su padre se la explicó a la salida de un cine, la historia real de un comando de buzos italianos en la bahía de Algeciras y Gibraltar entre 1942 y 1943, en plena Segunda Guerra Mundial. Porque el novelista, que recuerda que con 18 años hizo un curso de buceo en la Armada, se imaginaba en la piel de aquellos "submarinistas, de noche en el mar, atacando barcos ingleses [hundieron 14 naves aliadas]", montados en parejas a horcajadas sobre unos torpedos llamados ‘maiales’ (cerdo, en italiano): se acercaban al objetivo, sacaban la carga explosiva, la fijaban con un temporizador y escapaban antes de que explotara desconcertando al enemigo. "El héroe" de ‘El italiano’, la nueva novela del creador de las sagas de Alatriste y de Falcó, que lanza Alfaguara en una tirada de 180.000 ejemplares, se inspira en aquellos buzos, protagonizando, como reza la editorial, una historia "de amor, mar y guerra"

"Yo pensaba que Franco había ayudado más a los italianos en esos sabotajes, pero no, porque desconocía del todo aquella actividad clandestina. Franco era malvado, pero muy listo, y ya sabía que la guerra la ganarían los aliados. Por ello ya pasteleaba con ellos, aunque si podía también ayudaba a un alemán o a un buzo italiano", explica el periodista y escritor superventas a este diario desde Gibraltar, donde ha presentado la novela. 

Al enemigo le negamos hasta el valor y al amigo le perdonamos las atrocidades

El héroe se llama Teseo (uno de los múltiples guiños a los clásicos griegos que Pérez-Reverte desperdiga en la trama), pero "la verdadera heroína, la protagonista", reconoce, es Elena Arbués, una joven viuda y valiente librera. Una figura que la dictadura franquista acabó anulando. "Ella reacciona ante eso, es fruto de ello. Es una mujer culta que no camina al ritmo que impone la política en España. El franquismo hizo retroceder a las mujeres al siglo anterior, a 30 años atrás, en cuanto a libertad. Como los talibanes están haciendo retroceder ahora a las mujeres en Afganistán". "Es la mirada de ella -añade-, de alguien que ha leído a los clásicos, Jenofonte, Homero, Virgilio…, la que reconoce al héroe cuando lo ve salido del mar vestido de caucho negro, un hombre que sospechamos que no lee, que trabaja en un taller de góndolas veneciano y que solo cumple con su obligación, con su misión".  

Colocaba Pérez-Reverte sin complejos a Falcó de protagonista en el bando franquista. Aquí es un soldado de la Italia fascista. "Antes me fastidiaba pero ahora me divierte esa estúpida necesidad de clasificar a los héroes en buenos y malos según el bando en que estén. Al enemigo le negamos hasta el valor y al amigo le perdonamos los defectos y las atrocidades. Por eso tengo un espíritu provocador", desafía el novelista, que se aferra a "trabajar con tipos de héroes clásicos porque no caducan y no pasan de moda". "El heroísmo y el bien y el mal son zonas grises y ambiguas. Por eso me gusta que aquí sean del bando ‘malo’, porque hay héroes en todos los bandos. Y un héroe puede serlo hoy y mañana comportarse de forma infame. He conocido héroes espléndidos que eran pésimas personas", afirma apelando a su pasado como reportero en 18 conflictos armados en lugares como Eritrea, Nicaragua o Sarajevo. 

Héroes de hoy

No duda, el autor de ‘Línea de fuego’ al buscar héroes de hoy. "Los sanitarios ante el covid, los bomberos que apagaban el fuego de Málaga el otro día, el que se enfrenta a diario con dignidad a su jefe, quien cruza la calle para salvar a un perro de ser atropellado… están ahí, aunque no saben que lo son hasta ese minuto en que se convierten en héroes".  

Hay que ser idiota para decir que el mundo sería mejor tras la pandemia. Una pandemia no te hace mejor

Noticias relacionadas

‘El italiano’ refleja valores marca de la casa en Pérez-Reverte como la valentía, el honor, el compañerismo y la amistad entre soldados o el respeto hacia el enemigo. "No están de moda pero siguen siendo válidos. En las redes hay tanta charla de farfolla que se han contaminado de vileza y canalladas. Cuando ante la realidad de los talibanes, los ataques a las Torres Gemelas o la pandemia se van al carajo los grandes principios de los gurús de la sociedad y de políticos quedan palabras como dignidad, honradez, lealtad, amor, abnegación y heroísmo. Al lector le digo: ojo, debes reconocer esos valores para sobrevivir cuando el mundo aparentemente confortable en que vives se tambalea. Si la gente leyera más a Homero o Galdós, si leyera más en vez de ver anuncios de Coca-Cola, sabría interpretar la realidad de un talibán o un burka. Y comprender es soportar el dolor. El problema es que entramos en este siglo XXI tan oscuro sin la capacidad de comprender".     

Y, por si quedaba alguna duda, concluye rotundo: "Hay que ser idiota para decir que el mundo sería mejor tras la pandemia. Una pandemia no te hace mejor".