libros Reseña Una evaluación o crítica de un servicio, producto o esfuerzo creativo, como arte, literatura o una actuación.

Crítica de 'Efendi', de Elisabet Riera: un mundo feliz regido por un código binario

La escritora barcelonesa Elisabet Riera presenta una distopía de encaje perfecto y escritura ingeniosa con un final nada previsible

La escritora barcelonesa Elisabet Riera.

La escritora barcelonesa Elisabet Riera. / EL PERIÓDICO

1
Se lee en minutos
Valèria Gaillard

'Efendi'

Elisabet Riera 

 Males Herbes

 149 páginas. 16,50 €

Armonía, Orden, Bienestar... el mundo parece haber alcanzado lo que para Kant era la meta de la humanidad, la paz perpetua, y los individuos, todos iguales e identificados con un número de serie, se mecen en una felicidad generalizada. En la Ciudad Blanca, un invernáculo que no deja pasar el más allá, la población sigue las consignas de un cordial ordenador omnipresente, y se mantiene serena gracias a unas pastillas lexicocromáticas que dosifica con pericia el protagonista de 'Efendi', uno de los trabajadores más competentes de la corporación. Su rutina, sin embargo, se ve turbada cuando en sueños se le aparece una casa que lo perturba y atrae a partes iguales. 

Noticias relacionadas

Elisabet Riera (Barcelona, 1973) presenta una distopía de encaje perfecto y escritura ingeniosa ponderada con insólitas imágenes cuyo final -¿qué más se puede pedir?- no es nada previsible. La trama, entre simbolista y mesiánica, desarrolla una reflexión sobre el lenguaje y evoca la concepción poética de Mallarmé según la cual el poeta debe recuperar la magia de las palabras desgastadas de la tribu. El lenguaje, manipulado a través de estas cápsulas cromáticas para aborregar la población, contrasta con el de esta otra dimensión onírica -y más real-, donde tanto las palabras como los colores casi se pueden morder. 

Como buena distopía, Elisabet Riera critica la sociedad actual y nos interpela sobre cuestiones como la gestión de la historia, que en la novela aparece como incómodas reminiscencias que escapan al control, la búsqueda de la paz zen como meta existencial, la perversión de una igualdad llevada al extremo, o los peligros de un ocio consumido sin ningún filtro crítico.