Festival de cine de San Sebastían

Cantet somete las redes sociales a examen en 'Arthur Rambo'

  • El director francés repite el método humanista de anteriores películas con resultados irregulares

  • Otras dos cintas, 'As in heaven' y 'Camila saldrá esta noche' abordan la tiranía del patriarcado

Fotograma de ’Arthur Rambo’, de Laurent Cantet

Fotograma de ’Arthur Rambo’, de Laurent Cantet / El Periódico

2
Se lee en minutos
Nando Salvà

Laurent Cantet ha hecho carrera narrando, desde una perspectiva profundamente humanista, relatos sobre injusticias sociales endémicas en sectores como el mundo laboral y corporativo -’Recursos humanos’ (1999), ‘El empleo del tiempo’ (2001)- o el sistema educativo -’La clase’ (2008)-, y empleando para ello técnicas narrativas similares al lenguaje documental. El francés repite método con resultados irregulares en el largometraje con el que este año aspira a la Concha de Oro, ‘Arthur Rambo’, retrato de un joven escritor que pasa de ser el nuevo fenómeno cultural parisino a convertirse en un apestado en cuanto salen a la luz una serie de tuits antisemitas y homófobos que escribió años atrás bajo un seudónimo. Lamentablemente, la película no intenta ninguna reflexión sobre la cultura de la cancelación o sobre los males de Twitter que no haya sido propuesta ya numerosas veces de forma mucho menos tibia.

Es cierto que, puntualmente, su metraje captura con precisión la fiereza de las redes sociales, su capacidad para destruir fulminantemente a sus víctimas y el sadismo que generan y promueven. Sin embargo, en líneas generales Cantet no se molesta en traspasar la superficie de su premisa; todo en ella es planteamiento, un mero sumario de cuestiones derivadas de su objeto de estudio a explorar -¿tienen los pecados cometidos en las redes fecha de prescripción? ¿Es posible separar al artista de su obra? ¿Pueden los mensajes de 280 caracteres ser considerados arte?- inmediatamente seguido de un final abrupto.

Ser mujer ayer y hoy

La tiranía del patriarcado es asunto común de las otras dos películas a concurso presentadas hoy, ambas dirigidas por una mujer. La más destacable de ellas, ‘As In Heaven’, se sitúa en la Dinamarca rural del siglo XIX para relatar un periodo de 24 horas durante el que una joven de 14 años vive un acontecimiento que cambiará su vida, y a lo largo del que la contemplamos ser avergonzada por querer recibir una educación, maltratada por ser mujer y, a su juicio, castigada por Dios por sus deseos carnales; mientras la contempla, la directora Tea Lindeburg logra compensar a base de sofisticación visual la falta de sutileza que evidencia al hablar de los peligros del dogmatismo religioso y de la explotación femenina.

Noticias relacionadas

Y similar grosor de trazo se detecta en la nueva película de la argentina Inés Barrionuevo, ‘Camila saldrá esta noche’, mucho más efectiva mientras se contenta con observar a una adolescente que intenta dar sentido a su vida que en cuanto decide convertir a la joven en escaparate de todos los retos -antiabortismo, agresiones sexuales, fanatismo católico, hipocresía moral- que afronta el feminismo actual.