Estreno teatral

El misterio se instala en el Condal con 'Assassinat a l'Orient Express'

Eduard Farelo como inspector Poirot lidera un amplio reparto en esta nueva producción de Focus dirigida por Iván Morales

Una escena de  ’Assessinat a l’Orient Express’.

Una escena de  ’Assessinat a l’Orient Express’. / ANGEL GARCIA (EPC)

2
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

Cuando se cumplen 45 años de la muerte de Agatha Christie (1890-1976), el Condal recupera una de las primeras obras de una de los grandes personajes del género 'whodunnit' (¿quién es el asesino?): el legendario inspector Hércules Poirot. El autor y director Iván Morales ('Sé de un lugar') debuta en el teatro del Paral.lel con una ambiciosa versión de 'Assassinat a l'Orient Express' con destcadas figuras.

Eduard Farelo, como Poirot, lidera un potente reparto con David Bagés y Anna Barrachina, entre otros. Es un título famoso con varias versiones cinematográficas pero Morales no utiliza proyecciones de ningún tipo en su adaptación de este clásico del misterio. "Como vengo del mundo audiovisual me gusta que el teatro sea muy artesanal, teatral, lo más íntimo y efímero posible", asegura el director que por primera vez orquesta una obra con 10 intérpretes.

Nada que ver ni el estilo ni el formato de este montaje con otros montajes más íntimos del director, como 'La calavera de Conemara', de Martin McDonagh e 'Instrumental', adaptación de la autobiografía de James Rhodes. "Estoy agradecido de la oportunidad que me ha dado Focus porque llevo años intentando llevar proyectos de gran formato más iconoclastas en sitios donde deberían ser sensibles a la creación". Y, consciente del prejuicio que existe en la profesión hacia este tipo de espectáculos más populares, añade: "Para algunos hacer este tipo de piezas es como rebajarse. Yo no tengo tantos prejuicios, me gusta el arte popular".

Noticias relacionadas

Desde el principio de esta aventura tuvo clara su apuesta por Farelo, pese a su aspecto alejado del típico Poirot. El actor tuvo que dejar su rol en 'Eva contra Eva', una obra de Pau Miró que está triunfando en el Goya para protagonizar 'Assassinat a l'Orient Express'. "Más allá del físico, lo que importa es que el actor y el personaje sean hermanos en un lugar profundo. Y Eduard emana una nobleza, un equilibrio y una solidez moral que encajan con Poirot". El objetivo de Morales es no quedarse en el estereotipo del detective sino también descubrir que hay en sus entrañas. "Quiero colocar a la gente en la cabeza de Poirot a la hora de solventar el misterio pero también hacer un viaje a su corazón". Y añade: "Su sagacidad pasa por encima de su capacidad para emocionarse. Es su punto fuerte pero a la vez, conlleva una herida".

Temas

Teatro