Critica de música

La incombustible 'Carmen' de Bieito triunfa en Palermo

La ópera regresa al Teatro Massimo de Sicilia con sabor español y certificado de vacunación obligatorio para acceder al recinto

Annalisa Stroppa y Jean François Borras en un momento de ’Carmen’ en el Teatro Massimo de Palermo.

Annalisa Stroppa y Jean François Borras en un momento de ’Carmen’ en el Teatro Massimo de Palermo. / Rosellina Garbo

2
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

La velada era de gala, con la guardia de palacio escoltando a los invitados en la alfombra roja. El desfile de modelitos impresionaba en el cálido atardecer siciliano, detalle que no era obstáculo para hacer cola y mostrar, además de la valoradísima entrada -las localidades se agotaron en horas-, el certificado de vacunación, obligatorio en Italia para acceder a cualquier espacio cerrado. El Teatro Massimo de Palermo, uno de los más importantes de Italia, volvía a abrirse al público, pero solo con la mitad de su aforo debido a las restricciones impuestas por la pandemia. En los atriles, la popular 'Carmen' de Bizet, y sobre el escenario el recorrido y españolísimo montaje de Calixto Bieito del que ya hay tres o cuatro 'clones' deambulando por el mundo debido a su éxito de programación. Precisamente en su estreno palermitano, en 2010, se hizo con el premio de la crítica italiana.

En este triunfal regreso daba vida a la gitana toda una estrella internacional, la mezzo italiana Annalisa Stroppa. A su lado y como Micaela, otra luminaria, la soprano zaragozana Ruth Iniesta.

Violencia machista

La visión de Bieito sigue fresca e impactante desde que viera la luz hace 11 años en el Liceu barcelonés a imagen y semejanza de la estrenada en el Festival Castell de Peralada en 1999. El enfoque triunfa e invita a pensar allí dónde se exhibe al mostrar la violencia machista como asunto cotidiano, una lacra de la que ni Sicilia ni Italia se han librado.

Stroppa, en espléndida forma, dibujó una Carmen elegante y empoderada, de voz pastosa y sin caer en excesos, degustando las melodías con una línea impecable. La cantante ya había interpretado este montaje, por lo que su actuación actoral fue siempre segura y convincente.

Iniesta ofreció un festival de buen gusto con su canto, dueña de un fraseo siempre bien planteado, dominando todos los rincones de su personaje con pianísimos y acentos.

Noticias relacionadas

La versión musical, algo errática, mostró cortes en casi todos los recitativos, sin un concepto claro. Los salvó sobre todo el perfecto francés de Jean-François Borras, un Don José de agudos potentes y de voz fascinante cuando canta en 'forte', dominando el excesivo 'vibrato'. Al Escamillo de Bogdan Baciu le faltó presencia vocal en su popular aria de entrada, superándose más tarde, y el cuarteto de amigos de Carmen funcionó con competencia, así como los oficiales y el amplio equipo de actores. 

Omer Meier Wellber, director musical del Massimo, conoce el material que tiene a su cargo e hizo brillar a la orquesta mientras luchaba con éxito con el coro para que todo estuviera en su sitio. La reposición, a cargo de Alexander Edtbauer, funcionó con energía; solo le faltó mayor cohesión y variedad en la actitud de las masas.

Temas

Ópera