PREMIO CERVANTES

Intelectuales españoles y latinoamericanos dan su apoyo a Sergio Ramírez

Daniel Ortega ha hecho emitir una orden de detención contra el autor nicaragüense a causa de la visión crítica de su novela 'Tongolete no sabía bailar'

El escritor Sergio Ramírez, tras recibir del Rey la medalla del Premio Cervantes 2017.

El escritor Sergio Ramírez, tras recibir del Rey la medalla del Premio Cervantes 2017. / POOL (Europa Press)

1
Se lee en minutos
El Periódico

Las protestas y las muestras de apoyo al escritor y premio Cervantes nicaragüense Sergio Ramírez se multiplican después de que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que controla todas las instituciones del Estado, haya dictado una orden de detención para el autor. Al parecer al exguerrillero Ortega no le ha gustado la última novela de Ramírez, 'Tongolete no sabía bailar' , un trabajo que explora críticamente la ola de protestas y manifestaciones que fueron aplastadas con extrema violencia por la policía.

Escritores como Héctor Abad Faciolince, Sebastià Alzamora, Gonzalo Celorio, Almudena Grandes, Luis Landero, Gemma Lienas, Elvira Lindo, Julio Llamazares, Gabi Martínez, Rosa Montero, Olga Merino, Antonio Muñoz Molina, William Ospina, Patricio Pron, Laura Restrepo, Piedad Bonnett, David Rieff, Mario Vargas Llosa, Juan Gabriel Vásquez, además de la actriz Aitana Sánchez-Gijon y la cantante Ana Belén son algunos de los firmantes de una larga lista. Desde que saltó la noticia de la orden de detención, que impide a Ramírez regresar a Nicaragua ya que cuando se dictó se encontraba en México promocionando su novela, las muestras de adhesión para con el escritor se han multiplicado.

Vicepresidente con Somoza

La de los intelectuales asegura que la persecución que lleva a cabo el Gobierno de Nicaragua contra el escritor Sergio Ramírez es “un atentado a la libertad y un insulto a la inteligencia.” Y añade: “Sergio Ramírez no sólo es un intelectual de primer orden, sino que también ha sido siempre un hombre comprometido con el destino de su país, al que ha rendido servicios inolvidables. Los cargos que se han fabricado contra él —y contra casi 40 presos políticos— son la demostración palpable de la deriva represora del régimen, decidido a acallar a sus opositores mediante la cárcel u obligándolos al exilio.

Noticias relacionadas

 Se da la circunstancia que Ramírez fue vicepresidente de Daniel Ortega en el primer gobierno sandinista tras la caída de Somoza en 1979. El pasado domingo, la RAE también emitió un comunicado en el que calificaba a Ortega como “uno de los más lúcidos pensadores y literatos del universo hispanohablante” y también como un “valiente luchador por las libertades en su país”.