Festival de Venecia

La Mostra homenajea a Jamie Lee Curtis, la reina de ‘Halloween’

  • La actriz recibe un premio a su carrera al tiempo que estrena 'Halloween kills', nueva entrega de la longevísima saga de terror

Jamie Lee Curtis, en Venecia.

Jamie Lee Curtis, en Venecia. / MARCO BERTORELLO (AFP)

3
Se lee en minutos
Nando Salvà

Si la trayectoria profesional de Jamie Lee Curtis la hace o no merecedora del León de Oro honorífico que el miércoles le ha concedido la Mostra de Venecia es una cuestión que tal vez genere división de opiniones. En todo caso, sin duda es más fácil ponerse de acuerdo en que la nueva película de la actriz, que el festival proyectará tras hacerle entrega del premio, no es especialmente representativa de sus logros artísticos. Es cierto, por un lado, que ‘Halloween Kills’ pertenece a la longevísima saga de ficciones de terror por las que su carrera es y será principalmente definida -lleva vinculada a ella desde que el director John Carpenter le dio magnífico inicio con ‘La noche de Halloween’ (1978)-; sin embargo, no solo es una película más bien decepcionante, sino que la presencia de Curtis en su metraje es puramente anecdótica.

“Se me hace raro recibir este galardón, porque parece querer representar un cierre a mi carrera, y lo cierto es que actualmente estoy trabajando más que nunca”, ha afirmado la californiana en Venecia. De hecho, en breve empezará a rodar ‘Halloween Ends’, que supondrá la despedida del personaje que ella interpreta en la saga, Laurie Strode. En la película original, Laurie era una adolescente cuya vida queda conectada para siempre con el brutal asesino Michael Myers; nueve secuelas y ‘reboots’ más tarde, en ‘La noche de Halloween’ (2018) la adolescente se había convertido en una abuela superviviente preparada para vengarse del monstruo; y sin duda ‘Halloween Ends’, que se estrenará en 2022, le proporcionará ese duelo final. Entretanto, ‘Halloween Kills’ no da al personaje nada que hacer; Laurie aparece en pantalla durante escasos minutos, y pasa buena parte de ellos postrada en una cama. El director David Gordon Green prefiere abrir plano para retratar a una comunidad que, cuatro décadas después, sigue traumatizada por aquella sangrienta noche de 1978.

Si la película de 2018 funcionaba como reflejo de la sororidad impulsada por el ‘MeToo’, de la estrenada hoy en Venecia podría decirse que es una metáfora sobre los peligros del ‘trumpismo’ de no ser porque no hay nada alegórico en la insistencia y la tosquedad con la que los personajes dejan claro ese paralelismo a través de sus diálogos. Entretanto, Green ofrece un abundante surtido de asesinatos en el que no se detecta ni mucha inventiva ni una sola idea en términos de puesta de escena; nada que ver con las dos entregas de ‘Halloween’ dirigidas por Rob Zombie, visualmente deslumbrantes. Y por supuesto nada que ver con la película original, en la que Carpenter dio toda una lección de lenguaje cinematográfico. Quizá Curtis aún esté a tiempo de intentar convencer al viejo para que se encargue él mismo de dirigir ‘Halloween Ends’.   

Superhéroes de circo

El primer largometraje del italiano Gabriele Mainelli, ‘Le llamaban Jeeg Robot’, era una curiosa subversión del cine de superhéroes; su nueva incursión en el género, en cambio, más bien parece diseñada con el fin de convencer a alguien en Hollywood para que lo contrate. Presentada este miércoles a concurso en la Mostra, ‘Freaks Out’ es una versión ‘low cost’ de una película de los X-Men, ambientada en la Italia invadida por Hitler y protagonizada por cuatro miembros de una ‘troupe’ circense que logran escapar de los nazis gracias a las mismas habilidades que los convierten en atracciones de feria. Considerando que aqueja los mismos tics a menudo atribuidos al cine de Marvel -el metraje inflado, las excesivas pretensiones, las confusas secuencias de acción-, es posible que Mainelli pronto reciba una llamada.

 

Noticias relacionadas