Festival de Venecia

Juanjo Giménez: "Los cortometrajes salvaron mi carrera"

Ganó la Palma de Oro de Cannes con su corto ‘Timecode’. Esta sábado ha estrenado en la Mostra su segundo largo, ‘Tres’

Juanjo Giménez y Marta Nieto, director y protagonista de ’Tres’, en Venecia.

Juanjo Giménez y Marta Nieto, director y protagonista de ’Tres’, en Venecia. / Álvaro Padilla (EFE)

2
Se lee en minutos
Nando Salvà

‘Tres’ está protagonizada por una mujer cuyo cerebro empieza a procesar el sonido más tarde que las imágenes. ¿Cómo surgió esa idea?

En la idea original el protagonismo no recaía en ella sino que la protagonista era la desincronía misma: aparecía en nuestro mundo y arrasaba con todo. Luego decidí asociarla a un personaje, y que la desincronía externa se convirtiera en reflejo de su desincronía interna. Es una mujer que ha perdido su centro; no vive el presente, y está descolocada, y creo que todos podemos identificarnos con esa sensación.

‘Timecode’ ya jugaba con el concepto de la comunicación asíncrona. ¿Es causal?

Es más barato hacer terapia, pero en todo caso el cine te sirve para conocerte un poco más. A mí me cuesta ser extrovertido y hablar de mis sentimientos, y por eso no es casual que en mi película nadie diga las cosas a la cara. Me fascina que en el cine americano todos los personajes cuenten lo que les sucede con rapidez y total claridad, y que sus interlocutores siempre les respondan justo con la frase más adecuada. En la vida eso no pasa.

¿Es consciente de que ‘Tres’ no se lo pone fácil al espectador?

Por supuesto. Hablé con neurocientíficos para prepararla, y aprendí que nuestro cerebro tiene un mecanismo que intenta sincronizar en todo momento el sonido que no está sincronizado; en consecuencia, la desincronía nos crea una incomodidad muy particular. Basar una película en un dispositivo dramático que el espectador está biológicamente incapacitado para aceptar plantea un reto tremendo, pero en fin.

¿Cómo gestionó el enorme éxito cosechado por ‘Timecode’?

He tenido la suerte o la desgracia de que me llegó cuando yo ya tenía una carrera larga detrás. Soy consciente de que, cuando algo así sucede, al cabo de cierto tiempo tienes que volver a sentarte en tu oficina para enfrentarte al siguiente proyecto, y volver a llamar a muchas puertas. El éxito de ‘Timecode’ ayudó porque me convirtió en una figura relativamente conocida, pero afortunadamente supe relativizarlo.

Usted ha seguido una trayectoria muy singular. ‘Tres’ es solo el segundo largometraje que dirige en 25 años, y en ese tiempo se ha centrado en hacer cortometrajes...

Sí, pasé ser una promesa a protagonizar retrospectivas. Mi primer largo me costó un esfuerzo increíble y, aunque funcionó bien en festivales, fue un suicidio a nivel financiero. Me costó mucho pasar página. Afortunadamente los cortometrajes salvaron mi carrera, porque me mantuvieron vivo como director.

Noticias relacionadas