Aniversario

Brigitte Bardot y Claudia Cardinale: duelo de 'sex symbols' en Colmenar Viejo

Se cumplen 50 años del rodaje en España de ‘Las petroleras’, el eurowéstern erótico protagonizado por B. B. y C. C.

Brigitte Bardot y Claudia Cardinale, en ’Las petroleras’, con el cartel inglés de la película en el centro.

Brigitte Bardot y Claudia Cardinale, en ’Las petroleras’, con el cartel inglés de la película en el centro.

4
Se lee en minutos
Quim Casas

En junio de 1971, las dos actrices europeas más cotizadas del momento, Brigitte Bardot y Claudia Cardinale, llegaron a España para rodar 'Las petroleras', un eurowéstern cómico y erótico con inusual protagonismo femenino –el reverso de los filmes de Terence Hill y Bud Spencer–, producido entre España, Francia, Italia e Inglaterra. El revuelo que causó la presencia de B. B. y C. C. en la provincia de Burgos, Madrid y Colmenar Viejo fue considerable. Eduardo Manzanos, coproductor por la parte española y autor del argumento, tuvo la feliz idea de convertir este wéstern en vehículo para las dos estrellas sin imaginar que, 50 años después, 'Las petroleras' se erigiría en privilegiado ejemplo de empoderamiento en un género y un sistema de producción no propensos a ello.

Dos asociaciones culturales implicadas en la reivindicación de las coproducciones rodadas en la zona en los 60 y 70, Sad Hill y Colmenar Viejo, Tierra de Cine, recuerdan con diversos actos aquel rodaje y lo que supuso la presencia de Bardot y Cardinale, un auténtico terremoto mediático para la época. La película volverá a proyectarse el 4 de septiembre en el Teatro Auditorio de Salas de los Infantes -la localidad burgalesa de la que se utilizó su estación ferroviaria para el rodaje-, con coloquio a cargo del cineasta Víctor Matellano y Diego Montero, miembro de Sad Hill. También están programas exposiciones con fotos y bocetos de la película.

Enfrentadas

 'Las petroleras' enfrenta a Frenchie King (Bardot) y sus cuatro hermanas -el filme se tituló 'The legend of Frenchie King' para el mercado anglosajón–, antiguas forajidas que han comprado un rancho, con Marie Sarrazin (Cardinale) y sus cuatro hermanos, propietarios del rancho vecino. Entre medio, la fiebre del oro negro: en las tierras de Frenchie hay petróleo. Aunque fue una producción limitada, más allá de los salarios de las dos estrellas, de la música se encargó Francis Lai -un año antes había inundado de sones románticos los cines de todo el mundo con el tema principal de 'Love story'- y en el guion participaron Daniel Boulanger (‘Cartouche’, ‘Las tribulaciones de un chino en China’) y el estadounidense Clement Biddle Wood (‘Barbarella’). En el papel del sheriff se contrató a Michael J. Pollard, que cuatro años antes había sido el adolescente del 'gang' de Bonnie y Clyde en el filme homónimo de Arthur Penn.

El decorado en la Dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo donde se rodó parte de 'Las petroleras'.

/ Archivo

En la Dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo se construyó un rancho completo y tres lados y el tejado de otro, y se aprovechó el poblado que había servido de decorado en 'La muerte tenía un precio'. El filme lo inició Guy Casaril, quien acababa de dirigir a Bardot en 'La profesional y la debutante'. Pero ahora no se entendieron. Víctor Matellano nos cuenta que Casaril ·estaba más interesado en primar la acción que en el carácter de vehículo para Bardot y Cardinale. El problema fue que no hacía demasiados primeros planos de ellas, y Bardot se quejó". El rodaje se había iniciado el 18 de junio. Casaril fue despedido y lo reemplazó Christian-Jaque. Hubo un parón de un mes. El filme se completó en septiembre, se estrenó primero en Francia y el 6 de abril de 1972 llegó a Madrid. En España fue un éxito: 1.608.946 espectadores. Aún lo fue más en Francia. Cardinale siguió con su carrera. Bardot hizo dos películas más y dejó el cine en 1973.

Erotismo censurado

Eran dos grandes estrellas haciendo un filme de consumo popular en un país que era una dictadura. Se entiende la convulsión en los lugares donde rodaron. Cardinale resultaba cercana. José Luis López Vázquez, uno de los intérpretes españoles -también participaron Teresa Gimpera, Emma Cohen y Patty Shepard-, recordaba que Bardot no le dirigió la palabra en toda la filmación. Teresa Gimpera también evocó una buena relación con la italiana y más fría con la francesa: Bardot tenía el privilegio de escoger los primeros planos de todas sus compañeras… menos Cardinale, claro. Matellano recuerda que "ellas dos guardaron siempre las formas, pero en la escena de la pelea hay bastante verdad en los golpes y los tirones de pelo. Al principio había un pique manifestado en los coches con los que llegaban al rodaje, a ver cuál era más grande y potente. Fue Cardinale quien zanjó el tema apareciendo un día con un Mini, muy rápido, pero tan pequeño que Bardot se dio por satisfecha".

Noticias relacionadas

Ellas no tenían problema alguno en abrirse las camisas en los planos de desnudos, no se cortaron nada, pero la censura española no pasó una por alto y, ‘frame’ a ‘frame’, rebajó considerablemente el fulgor erótico de la película.