Las anécdotas del filme de terror 'Un lugar tranquilo 2'

  • Tuvo un presupuesto tres veces mayor que la primera entrega y se rodó en 47 días

  • Cillian Murphy quiso enviarle al director una carta para felicitarle y ahora forma parte del elenco

  • John Krasinski la rodó con tomas largas y sin cortes que pudieran aliviar la tensión para mantener al público en alerta

John Krasinski da instrucciones a Emily Blunt durante el rodaje.

John Krasinski da instrucciones a Emily Blunt durante el rodaje. / PARAMOUNT PICTURES

7
Se lee en minutos
Eduardo de Vicente
Eduardo de Vicente

Periodista

ver +

En el año 2018, una angustiosa película de terror revolucionó la taquilla pese a ser prácticamente muda. Se trataba de Un lugar tranquilo, filme de bajo presupuesto dirigido, producido, escrito y protagonizado por el actor John Krasinski (Jim Halpert en The office), junto a su mujer en la vida real, Emily Blunt (El regreso de Mary Poppins, Jungle Cruise) y los dos mismos niños, la joven Millicent Simmonds (Wonderstruck, el museo de las maravillas) y el pequeño Noah Jupe (visto en la dramática Wonder). Se centraba en una familia que permanecía refugiada en su granja ante el peligro de unos monstruos alienígenas que salían a la superficie en cuanto oían sonidos. Por este motivo, todos ellos debían evitar hacer ruido, guardar siempre silencio y comunicarse en lenguaje de signos.

Pese a su sencillez fue un éxito rotundo que reventó las taquillas de todo el mundo y provocó el rodaje de una segunda parte que ha llegado ya a nuestras pantallas con un retraso de un año. Ahora, los protagonistas descubren que hay más supervivientes cerca de ellos y buscan nuevas formas de enfrentarse a las agresivas criaturas. La niña decide tomar las riendas de su destino y se convierte en adulta soportando el peso de la familia. La película tiene muchas anécdotas que pasamos a relatar.

-Las cifras. Un lugar tranquilo fue un éxito de taquilla monumental, un éxito instantáneo y un fenómeno cultural. Recaudó cerca de 336 millones de dólares en todo el mundo partiendo de un presupuesto estimado de 17 millones. Por lo tanto, se planeó muy rápidamente esta secuela. El presupuesto de la película fue tres veces mayor que el de la primera película y se rodó en 47 días; 11 más que su predecesora.

-La negativa inicial. El director John Krasinski declaró, en un primer momento, que no quería estar involucrado en esta secuela ni como director ni como guionista, pero el productor lo convenció de que presentara sus ideas al estudio. Después de tres semanas de conversaciones le pidieron que escribiera la historia con la intención de que las funciones de dirección pasaran a manos de otro cineasta. Cuando finalmente se decidió por una idea, John Krasinski pudo escribir su primer borrador de guion en solo tres semanas y media y, finalmente, se ofreció a regresar como realizador, bromeando con que él era "el Jedi engañado para firmarla".

La película pretende hablar de lo que los padres sacrifican por los hijos.

/ PARAMOUNT PICTURES

-Padres e hijos. John Krasinski explicó que la primera película era una metáfora sobre lo que supone tener hijos y los sacrificios que conlleva y era una carta de amor a los suyos. Este es un mensaje que quería seguir transmitiendo y por eso quería reaparecer en el prólogo de la nueva película.

-¿Quieres más tensión? Emily Blunt, esposa también en la vida real de Krasinski, admitió que inicialmente dudaba en unirse al proyecto, ya que no sentía que pudiera superar la tensión de la primera película. Sin embargo, ya en pleno rodaje de la primera escena del autobús, descubrió su error. Asegura que estaba totalmente aterrorizada cuando, pese al trucaje, vio que tenía el autobús acercándose a ella a 64 kilómetros por hora.

La niña Millicent Simmonds es sorda desde la infancia por una sobredosis de medicamentos.

/ PARAMOUNT PICTURES

-La heroína sordomuda. La joven Millicent Simmonds, que interpreta a la hija de la familia, es sorda en la vida real desde la infancia tras haber perdido la audición por una sobredosis de medicación. Krasinski volvió a escribir su papel como consecuencia de la admiración que siente por Millie como actriz. Después de ver lo que era capaz de hacer en la primera película, el director sabía que podía apoyar buena parte de esta película sobre sus hombros y asegura que ha estado a la altura del reto convirtiendo a su personaje en una heroína con una gran humanidad.

-Reclutando a un fan. Cillian Murphy, el famoso protagonista de la serie Peaky Blinders, que es la principal incorporación a esta segunda entrega, asegura que después de ver Un lugar tranquilo se quedó tan impresionado que pensó que tenía que escribir a Krasinski para decirle cuánto le había gustado la película. Explica que escribió un mensaje de correo electrónico muy efusivo, pero al final le dio vergüenza y no se lo envió. Un año más tarde, Krasinski le llamó de forma inesperada y le dijo que iban a hacer una segunda película y le preguntó si estaba interesado. Para él fue una maravillosa casualidad.

El 'peaky blinder' Cillian Murphy era un admirador de la primera entrega.

/ PARAMOUNT PICTURES

-Un guiño a Spielberg. En la escena inicial en la ciudad, el padre de la familia pasa por el establecimiento Brody's Pizza. El nombre de la pizzería es un guiño al personaje del sheriff Brody interpretado por Roy Scheider en Tiburón, de Steven Spielberg.

-Del preestreno al interminable estreno. El preestreno de la película tuvo lugar el 8 de marzo de 2020 en la ciudad de Nueva York, pero su lanzamiento tuvo que posponerse a nivel mundial durante más de un año debido al brote del coronavirus. Finalmente llegó a las pantallas de diferentes países a partir de mayo del 2021.

El preestreno de la película tuvo lugar en Nueva York en marzo del 2020 pero ha tardado un año en estrenarse.

/ FACEBOOK

-El piropo. El prestigioso director de El exorcista, William Friedkin, alabó en Twitter esta continuación definiéndola como "una película de terror clásica" y asegurando que, con ella, "el cine ha vuelto".

-El diseño de las criaturas. Al transcurrir esta segunda parte casi toda durante el día, la textura y el color de la piel de las criaturas son más visibles. Su inspiración fue la gente del pantano, esos hombres y mujeres que han sido encontrados momificados en pantanos en el norte de Europa y algunos de los cuales se remontan a tiempos prehistóricos. Las criaturas tienen una piel que parece cuero curtido muy antiguo, casi prehistórico y, por primera vez, veremos que tienen garras, pero no quisieron variar demasiado su apariencia sino convertirlas en más inteligentes.

En esta segunda entrega, las criaturas han evolucionado.

/ EPC

-Las criaturas evolucionan. En esta entrega, John Krasinski reflexionó sobre cómo las criaturas pueden aprender de los humanos y, así, volverse aún más poderosas: "Todos crecimos viendo películas en las que las criaturas alienígenas inteligentes tienen la voluntad consciente de apoderarse de nuestro planeta. Pero no he visto muchas en las que una forma de vida alienígena sea más un parásito que haya evolucionado lo suficiente como para aniquilar seres humanos. En la primera película, las criaturas corren y atacan cualquier cosa que haga ruido. Pero, como todo en la vida, evolucionan, aprenden y descubren que, cuanto más silenciosas son, más efectivas son para rastrear a los humanos. Ahora hacen mucho menos ruido, lo que las hace aún más peligrosas".

-Una fábrica real. Para recrear la fábrica que aparece en el tramo final recurrieron a vestigios de la ciudad Lackawanna, de cuando era el hogar de una de las empresas siderúrgicas más importantes del mundo: la planta Bethlehem Steel. Esta fábrica era tan colosal que tenía su propio departamento de servicio, sus bomberos, su propio hospital y su propia policía. Todo el pueblo se construyó literalmente en torno a las necesidades de los trabajadores de la acería. No ha estado en servicio durante casi 40 años, pero su estado de deterioro actual fue increíblemente positivo para la película. Tuvieron que limpiar el lugar y retirar ciertas ruinas para que resultase seguro para los actores y el equipo técnico, y después tuvieron que hacer que pareciese aún más abandonada, más invadida por la naturaleza, lo que supuso un tremendo trabajo para el departamento encargado de las plantas.

La fábrica que aparece en el filme fue una importante empresa siderúrgica hace 40 años.

/ PARAMOUNT PICTURES

-Sin cortes. Krasinski quería rodar tomas largas, sinuosas y que fueran fluidas. Que no hubiera cortes que pudieran aliviar la tensión para mantener al público alerta y en la incógnita sobre lo que sucedería al final de cada escena. Para ello utilizaron la steadicam, muchas grúas e incluso un coche eléctrico para que la cámara se moviera junto a los actores.

-Los colores. El cineasta quería la mayor cantidad de colores vivos posible para retratar a la familia protagonista para lo que utilizaron una película de celuloide de 35 mm. En la original quería usar muchos colores cálidos y saturados y, en este caso, la fotografía se centró en la iluminación natural, en la frialdad del la luz de la luna y el calor del fuego. La directora de fotografía, Polly Morgan explica que “cuando es de día, estás expuesto. Esta sensación de vulnerabilidad se agrava aún más porque sabes que las criaturas pueden surgir de cualquier lugar, lo que es aún más aterrador que algo que acecha en las sombras y la oscuridad, todas las escenas diurnas de la película ayudan a crear el ambiente para escenas más oscuras".

Noticias relacionadas

El tratamiento del color en la película fue especialmente cuidado.

/ PARAMOUNT PICTURES