Estreno de cine

Crítica de 'Cuestión de sangre': del Medio Oeste a Marsella

McCarthy saca partido de la ambigüedad política del personaje interpretado por Matt Damon

Estrenos de la semana. Tráiler de ’Cuestión de sangre’

1
Se lee en minutos
Quim Casas

'Cuestión de sangre'

Dirección: Tom McCarthy

Intérpretes: Matt Damon, Abigail Breslin, Camile Cottin, Lilou Siauvaud

País:  Estados Unidos

Año:  2021

Estreno:  13 de agosto de 2021

Puntuación:  ★★★

En una secuencia hacia la mitad de ‘Cuestión de sangre’, una joven francesa le pregunta al personaje de Matt Damon, estadounidense del Medio Oeste instalado en Marsella para ayudar a su hija encarcelada, si en las anteriores elecciones presidenciales de su país votó a Donald Trump. Él contesta que no. La amiga de Damon, también francesa, parece comentarle a otra: "Ves, ya te lo decía". Pero tras la pausa, Damon dice que no lo votó porque no fue a votar, ya que tiene antecedentes penales. Queda entonces la duda, no resuelta a lo largo de lo que queda de película, de si el protagonista comulga con las ideas del anterior presidente estadounidense.

Noticias relacionadas

En esa ambigüedad se sitúa de forma fructífera el filme realizado por Tom McCarthy, un cineasta del ala izquierda del ‘indie-Hollywood’, pero no demasiado radical. ‘Cuestión de sangre’ se centra en el esfuerzo de Damon por volver a ser padre ayudando, de manera torpe, a su hija a esclarecer los motivos por los que está confinada en una cárcel de Marsella. En este sentido, lo que mejor funciona en el filme son las escenas compartidas por ambos, sobre todo el segmento en el que la joven tiene un permiso de un día y su padre la lleva junto al mar y después a comer a casa de su amiga marsellesa.

También funciona bien la relación entre la pequeña hija de esta y Damon. Pero los preliminares de la pesquisa criminal, cuando tanto Damon como el espectador se están situando frente a la historia, e, incluso, el resultado final, bastante precipitado en comparación con la mesurada cadencia de todo lo anterior, carecen de la misma intensidad.