Estrella de la ópera

Juan Diego Flórez : "Me gusta que el Festival de Cap Roig se abra a la lírica"

  • El divo peruano debuta en la muestra de Calella de Palafrugell con un programa especialmente diseñado para todo tipo de público

Juan Diego Flórez, en una imagen promocional.

Juan Diego Flórez, en una imagen promocional. / Gregor Hohenberg

5
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

Entre tanta oferta de pop y rock, destaca en la programación de este año del Festival de Cap Roig (Calella de Palafrugell) el debut local, el sábado por la noche, de una de las grandes estrellas de la lírica internacional, el tenor peruano Juan Diego Flórez. Acompañado por Vincenzo Scalera desde el piano, el divo presentará un programa cargado de sorpresas, aunque no faltarán arias de sus compositores de cabecera, como Gioachino Rossini o Gaetano Donizetti, a las que se unirán golosas propuestas de autores que han ido ampliando paulatinamente su repertorio, como Giuseppe Verdi o los franceses Jules Massenet y Charles Gounod, entre otros.

En conversación telefónica desde Viena, ciudad en la que reside, Flórez se muestra entusiasta con el regreso de la música en vivo a los teatros y festivales. Ya pudo degustarlo cuando en abril tuvo el honor de reabrir la Ópera de Viena con la incorporación a su repertorio de un personaje emblemático, el Fausto de la ópera homónima de Gounod. “Fue una gran emoción para todo el reparto -asegura el cantante-, porque después de tanto tiempo de cantar solo en ‘streaming’ y sin público en conciertos y recitales, incluso óperas completas como ‘La Traviata’, ese ‘Faust’ fue maravilloso. En los ensayos, y debido a la pandemia, no sabíamos si podríamos hacer funciones con público presencial, lo que finalmente sí se pudo hacer y acabó siendo un gran éxito. Para mí fue una doble satisfacción, ya que se trataba de un personaje muy importante en el repertorio de tenor”.

El cantante va más allá en su evocación de aquel reencuentro: “También fue increíble cómo nos llegó la energía del público en la sala. Nos quedó claro que, sin el público, el artista no puede dar lo mejor de sí, porque en nuestro trabajo la comunicación con quienes te escuchan es fundamental. Lo sientes, lo ves, están allí. Es como contarle un cuento a alguien y que ese alguien te escuche, porque eso lo sientes. Ya sabíamos que en lo nuestro el público es necesario, pero ahora lo vivimos de una forma muy especial. Más todavía en Viena, donde la música y la ópera es algo cotidiano. El público lo necesitaba tanto como nosotros”.

Nuevos retos

Juan Diego Flórez saltó a la fama como uno de los más importantes intérpretes de Rossini de su generación, un repertorio que mantiene pero que, por la lógica evolución de la voz que llega con la madurez y los años, se ha ido ampliando con nuevos retos, como son ciertos papeles verdianos –Alfredo de ‘La Traviata’ o el Duca de ‘Rigoletto’–, además de roles paradigmáticos de la ópera francesa. “Faust es un papel genial y que me va muy bien, posee una música bellísima y me encanta. Era un reto que venía después de hacer varios personajes importantes de este repertorio, como Romeo [en ‘Roméo et Juliette’, de Gounod], Werther [‘Werther’, de Massenet] o Des Grieux [‘Manon’, también de Massenet] y que difiere mucho de otros papeles que he cantado, ya que tiene muchas notas graves extremas, casi baritonales. Hay una escena que el tenor canta con un bajo y un barítono y es el tenor el que da la nota más grave, y esto es algo que no se conoce. Además, es un papel que como actor te exige mucho, porque se ha representar al personaje en diferentes etapas de su vida, como joven y anciano, y eso también es muy interesante”.

En su debut en el Festival de Cap Roig, sus seguidores líricos podrán disfrutar de escenas operísticas muy populares que son auténticos ‘hits’, como el aria principal de Werther, 'Pourquoi me réveiller!'; la del Duca de ‘Rigoletto’, 'La donna é mobile', y la de Nemorino de ‘L’elisir d’amore’, 'Una furtiva lagrima', “además de un aria de Puccini muy bonita, que estoy seguro que gustará mucho”, adelanta. “Es que hemos preparado un programa pensado expresamente para un festival que no es estrictamente de música clásica, y por eso no será excesivamente operístico”. “En este contexto -aclara-, puedo hacer piezas más ligeras y conocidas, como canciones napolitanas, o éxitos de todos los tiempos, como ‘Amapola’ o ‘Contigo en la distancia’”.

Despertar interés

La idea es pasarlo bien y, de pasada, poder despertar en ese público el interés por la ópera. “Me gusta que el Festival de Cap Roig se abra a la lírica, pero no hay que saturar con un repertorio muy exigente. Hay temas que en estas situaciones los puedes cantar y son interesantes para un público variado”. No faltarán las propinas, en las que Flórez suele ser generoso y en las que a menudo aparece con su guitarra para maravillar al público con su voz de oro. “Sí, esta vez también iré con la guitarra”, apunta cómplice, y añade que es necesario “revalorizar el repertorio clásico de cara al público joven y a otros públicos que no están familiarizados con él. Es genial que se puedan incorporar este tipo de música en este entorno".

Noticias relacionadas

El tenor recurre a un recuerdo personal para apuntalar su argumento. "En mi casa no se escuchaba ópera y hasta que escuché por primera vez una ópera con 15 o 16 años no descubrí lo que era una voz lírica y la música clásica. Yo no crecí con la ópera, ni la escuchaba”. En su juventud lo que le interesaba era el pop y el rock, y en ese repertorio también hizo sus pinitos con una banda. Hasta que descubrió que su voz daba para mucho más. “En mi caso, el encuentro casual con la música clásica me cambió la vida, y eso puede suceder en un festival como el de Cap Roig. Así se crea la afición del mañana, porque esta es música profunda, que llega al corazón, al alma”.

Aunque en su agenda todavía no hay nada cerrado con los diferentes teatros españoles respecto de su nuevo repertorio, sí tiene dos conciertos en el país en el próximo curso, en el Teatro Real de Madrid, el 12 de septiembre, y en el Teatro Cervantes de Málaga, el 31 de octubre, para celebrar los 150 años del coliseo andaluz.