Cultura al aire libre

‘Orlando’, entre Händel y Virginia Woolf

  • El Festival Castell de Peralada estrena una nueva producción, rompedora e innovadora, de la ópera barroca inspirada en la obra literaria de la escritora inglesa que firma Rafael R. Villalobos

Los artistas de ’Orlando’, tras la presentación a la prensa.

Los artistas de ’Orlando’, tras la presentación a la prensa. / JOAN CASTRO / ICONNA

3
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

Un año más, el Festival Castell de Peralada apuesta por el barroco de Händel, hermoso, hedonista, lujoso, pero en este caso, el de la ópera ‘Orlando’ (1733), también rompedor e innovador. "El compositor escribió el protagonista para el castrado Senesino, la última colaboración entre ambos", afirma el contratenor Xavier Sabata, intérprete del rol y motor de este montaje que se estrena este jueves en una única función y que firma Rafael R. Villalobos dándole la vuelta a la obra al plantear una propuesta tan rompedora como la del propio compositor.

Este nuevo ‘Orlando’ se ofrecerá en el Auditorio Parc del Castell -escenario inmenso para el repertorio barroco- con Dani Espasa en el podio del conjunto Vespres d’Arnadí -de 22 músicos- y un reparto que completan Marie Lys, Sabina Puértolas, José Antonio López y Eve-Maud Hubeaux. Espasa ha reforzado el sonido con amplificación al llevar la obra al aire libre. Villalobos, en todo caso, utilizará esa ‘microfonía’ en su dramaturgia, y así introduce a Soroastro como un personaje que se mueve en un nivel superior a los demás.

Un héroe que se vuelve loco

Sabata afirma que al personaje de Orlando siempre le vio "cierta contemporaneidad". "Persigue un objetivo que no alcanza, batalla por un amor perfecto que le lleva a la locura. Creo que simboliza esa necesidad que tenemos hoy de querer lo que no podemos tener. En la ópera de Händel el personaje tiene muchos retos vocales, pero a Senesino no le gustó nada por el carácter que posee y porque es un héroe que se vuelve loco".

Para el contratenor catalán la obra es muy innovadora. "Händel escribe para esta ópera arias ‘da capo’, las típicas de la época, pero algunas se acaban transformando en formas más raras, como en la gran escena de la locura de mi personaje", un papel al que regresará en el futuro. "Tengo en agenda otras dos nuevas producciones, la primera la temporada próxima para celebrar el centenario del Festival Händel de Halle (Alemania)", concluye.

La amante de Virginia Woolf

Noticias relacionadas

En esta propuesta su Orlando pasa casi a un segundo plano. "La producción es un reto porque el personaje, en este montaje, ya no es el protagonista, sino el resultado de unas relaciones determinadas. Está llevado al extremo, lleno de giros dramatúrgicos interpretativos, y eso es fascinante". Villalobos ha sido el encargado de este cambio fundamental: "Me he inspirado sobre todo en la ‘no-biografía’ ‘Orlando, A Biography’ (1928), de Virginia Woolf, que rompe con la forma de la novela y de las biografías para presentar a un personaje sin género (‘genderless’). En esta obra ella se inspira en la vida de su amante, Victoria Sackville-West, Vita, quien a su vez era amante de Violet Trefusis. Viendo la relación entre ellas llegué a la conclusión de que el Orlando de Woolf tiene mucho de la vida de las tres. Por ello esta producción no cuenta precisamente la historia de Orlando, sino el del triángulo que personifican Dorinda / Vita, Medoro / Victoria y Angelica / Violet, tres mujeres que tienen visiones diferentes de la vida y del sexo. Orlando sería obra de las tres y tiene parte de las personalidades de todas ellas. La música de Händel nos da alas para crear mucho más allá de la historia carolingia original y finalmente resulta una reflexión sobre la creación literaria y artística en general, de ese espejo en el que el propio autor siempre se ve reflejado de alguna manera".

Salpicada de citas a la obra de Woolf en general, al cine y a la de otros creadores literarios, esta "locura de producción", como la define Sabina Puértolas (Angelica), ha sido, dice la soprano "un milagro. Hemos hecho en dos semanas lo que en un teatro se haría en mes y medio".