Estreno de 'Tiempo'

M. Night Shyamalan: "Me gusta pensar, cuando dirijo, que soy un cocinero de sushi"

  • El director norteamericano vuelve a reinventar su universo particular en 'Tiempo', una película de una precisión milimétrica basada en la novela gráfica 'Castillo de arena'.

M. Night Shyamalan, en el rodaje de ’Tiempo’

M. Night Shyamalan, en el rodaje de ’Tiempo’ / El Periódico

6
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Después de culminar con 'Glass' la trilogía que comenzó con 'El protegido', M. Night Shyamalan vuelve a demostrar en 'Tiempo' que es un maestro a la hora de utilizar las herramientas del lenguaje cinematográfico a la hora de generar suspense y tensión para componer un exquisito 'thriller' hitchcockiano con elementos sobrenaturales que termina convirtiéndose en una reflexión existencial en torno a la fugacidad de la vida. 

¿Cómo conoció ‘Castillo de arena’, la novela gráfica de Frederik Peeters y Pierre Oscar Lévy y qué elementos le interesaron más a la hora de adaptarla? 

Me la regalaron mis hijos por el Día del Padre, creo que hace unos ocho años. Llevaba tiempo queriendo hacer una película que integrara una serie de elementos y no sabía cómo encajarlos. Había trabajado mucho tiempo en la trilogía Eastrail 177 ('El protegido', 'Múltiple' y 'Glass') y quería hacer algo totalmente diferente, que diera mucho miedo y que al mismo tiempo estuviera impregnada de un humor negro y macabro. Algo provocador, impactante, misterioso, que generara emociones viscerales en el espectador. Y todos esos ingredientes estaban presentes en ese cómic, así que no podía desaprovechar la oportunidad de adaptarlo. 

¿Tenía pensada rodarla antes de la pandemia?

Ya tenía todo preparado para rodarla cuando estalló la pandemia. No sabíamos qué iba a pasar, ni siquiera qué estaba pasando, todo era muy confuso y estábamos desconcertados. Al principio no creíamos que fuera a ser tan grave y en marzo todavía teníamos la esperanza de poder ponerla en marcha en junio. Qué ilusos. Entonces el mundo se paró por completo. Pero eso nos dio la oportunidad de volver a la película, al guion, para repasarla casi por completo. ¿Cuándo puedes hacer eso? Cuanto te introduces en la vorágine de una producción todo se acelera y hay muchas cosas que se hacen de forma precipitada. Así que en el fondo fue un regalo poder dedicarle más tiempo al guion, a los storyboards, a la planificación. Tuve una imagen mucho más nítida de cómo quería abordar la película a nivel visual, cómo sería cada plano. Y el cásting de actores se benefició también de eso a la hora de preparar sus personajes. 

Supongo que fue extraño hablar de una serie de temas que de alguna forma nos han afectado en el último año: encierro, aislamiento, ansiedad, miedo, problemas mentales…

A veces hay películas que están fuera de su tiempo y otras, sin embargo, que encajan a la perfección en el momento en el que aparecen, como si se tratara de una alineación cósmica. Es rarísimo. A nosotros nos costó enfrentarnos a todos esos temas que comentas porque de alguna manera los acabábamos de sufrir, y seguramente en el espectador despertarán una serie de sentimientos mucho más intensos que si no hubiera existido la pandemia. Para nosotros funcionó como una especie de exorcismo, una forma de enfrentarnos a nuestros miedos, y espero que también para el espectador. 

Por lo tanto, hay un mensaje post-pandemia que no había previsto en un principio

Yo creo que todos hemos visto trastocada nuestra noción del tiempo. Un día encerrado en casa puede hacerse eterno, ¿no? En el caso de la película, es una vida entera, pero sí, efectivamente, creo que todavía sentimos los efectos del aislamiento, de la distancia social, hemos perdido el contacto con parte de nuestro entorno, no hemos podido ver a muchos de nuestros seres queridos. Es normal que todo eso nos haya dejado un poco trastocados. E inevitablemente, también es lo primero que les ocurrirá a los personajes cuando se den cuenta de que se encuentran atrapados. En definitiva, sí, la pandemia le ha dado una nueva dimensión a la historia. 

Hacía mucho tiempo que no veía una película en la que cada movimiento de cámara fuera tan importante a la hora de contar la historia. ¿Cómo concibió la puesta en escena? 

Me gusta pensar que soy un cocinero de sushi que tiene que rentabilizar al máximo los ingredientes que utiliza. No soy de desperdiciar, prefiero pensar que tengo lo mínimo para cocinar y a partir de ahí lo preparo todo, lo cuezo en mi cabeza. Por eso, intento no caer en la tentación en hacer más grandes mis películas de lo que son, meterles muchos efectos CGI y cosas así. Hay directores que hacen cosas maravillosas con ellos, pero yo no podría hacer esas grandes superproducciones porque intento ser lo más minimalista y artesanal posible. 

También es muy detallista

En este caso teníamos una playa en la que no había nada. Los personajes prácticamente llevan la misma ropa toda la película. Así que, por ejemplo, el color de la sombrilla resultaba fundamental. Probamos y probamos todas las gamas posibles, todos los tamaños de rayas. ¿Cómo de grande debía ser? Teníamos varias tallas para diferentes tomas y cada una de ellas fue importante. Después, las toallas, que acompañarían a los personajes desde que son niños a adultos. ¿De qué color deberían ser? Cada elemento es crucial, aunque no lo parezca. 

Para usted el aspecto visual y el narrativo van íntimamente unidos

En este caso todavía se ponía más de manifiesto. Cada decisión repercutía en la atmósfera y en la tensión que se debía crear. ¿Por qué un gran angular para filmar la playa? ¿Por qué una Dolly en vez de una 'steady cam' cuando sería más fácil? ¿Por qué una cámara moviéndose independientemente alrededor de los personajes? Porque todo eso era importante para generar esa sensación de que algo raro pasa con el tiempo, para que el espectador pudiera sentir esa extrañeza. Puedes intentar contar lo que tú quieras, pero sin toda esa planificación secuencial, sin toda esa coreografía, no funcionaría igual. 

M. Night Shyamalan, en el rodaje de 'Tiempo'

/ Universal

A nivel narrativo, ¿qué temas quería abordar? 

Los personajes de la película nunca parecen haberse sentido cómodos en su relación con el tiempo. Recuerdan algo que sucedió en el pasado, piensan en cosas que podrían haber ocurrido, se reprochan decisiones, o echan de menos aquello que se han perdido. De pronto todo empieza a pasar demasiado rápido, y ya no hay espacio para el futuro y eso les causa pavor. Así que los únicos que encontrarán algo de paz en esa playa son los que vivan el presente. 

¿Cómo eligió el casting, sobre todo en el caso de los personajes que vemos en diferentes edades? 

Elegí un grupo de edad, los que representaban de los 15 a los 30. Y a partir de ellos, los mayores y los pequeños. Creo que cuando Thomasin McKenzie y Alex Wolff aparecen en la película, se convierten en los verdaderos protagonistas, sobre ellos pivota toda la acción. Comienzas con el punto de vista de una generación, la de los padres (Vicky Krieps y Gael García Bernal) y terminas con la siguiente, con la de sus hijos. Me pareció un truco de guion interesante. 

En esta película el escenario, la playa, se convierte en un personaje más

Intento que sea así en todas mis películas. Si ruedo en una casa, esa casa lo es todo. Es lo que te comentaba de la personalidad que ha de tener cada elemento. En este caso teníamos una playa preciosa rodeada de rocas. Un paraíso que de repente se convierte en prisión. Me gusta esa yuxtaposición de conceptos, un espacio al aire libre que se vuelve claustrofóbico y terrorífico.

Noticias relacionadas

He leído que con esta película quería que el espectador se sintiera como si estuviera viendo un capítulo de ‘The Twilight Zone’, pero también se pueden rastrear otras referencias. ¿Quizás Buñuel y ‘El ángel exterminador’?

Es una gran, gran influencia. De hecho, uno de los personajes decía una frase que al final cortamos y que se refería explícitamente a 'El ángel exterminador'. Qué película tan perturbadora, creo que me volví loco cuando la vi. Gracias por recordármela, no olvidaré mencionarla como influencia directa de ‘Tiempo’ a partir de ahora.