Misterio nacional

El culebrón del testamento de Raffaella Carrà

Raffaella Carrà.

Raffaella Carrà.

3
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

Lo del testamento millonario de Raffaella Carrà ya es culebrón declarado. Nadie sabe quién se quedará con la millonaria herencia de la diva italiana, y el asunto probablemente se debatirá hasta que ‘el misterio’, como lo han tildado en Italia y ahora también dice la prensa del corazón internacional, no se aclare. Sobre todo porque se apunta a que la artista, fallecida el 5 de julio, tenía un jugoso patrimonio

Se trata del lujoso apartamento del barrio romano de Vigna Clara, donde vivía hasta que murió. Además, hay una mansión de cala Piccola, en el Monte Argentario, cerca del selecta localidad balnearia de Porto Santo Stefano, una de los pueblos costeros más ‘in’ y codiciados por la burguesía romana. Y también existe otra casa en el burgo medieval de Montalcino (célebre por el homónimo vino) y situada también en Toscana, así como cuentas corrientes, y otros bienes que Raffaella Maria Roberta Pelloni, la Carrà, había coleccionado en vida.

Muy dada a la beneficencia

La cuestión es que Raffaella nunca se casó, no pudo tener hijos, y, a dos semanas de su muerte, aún no es público si redactó o no un testamento. De ahí que se desatara una especie carrera a la elucubración. Algunos han supuesto que la herencia acabará en manos de sus dos sobrinos, Matteo y Federica Pelloni, a los que estaba muy unida desde la muerte de su hermano Renzo, o a las hijas de su anterior pareja, el fallecido Gianni Boncompagni. Otros han especulado que un beneficiario podría ser el director de cine Sergio Japino, antiguo compañero sentimental de Raffaella durante 15 años.

Pero también ha habido hipótesis más fantasiosas. Una: que Raffaella habría donado toda su fortuna a las decenas de niños que en los años fueron beneficiarios de sus iniciativas a favor de la adopción a distancia, o a alguna otra organización especializada en proyectos de inclusión social. El mejor indicio que apoya esta eventualidad procede de una revelación que se ha sabido tras su muerte: pocas semanas antes de fallecer, Raffaella donó el gigantesco gimnasio —de 160 metros cuadrados y cinco metros de altura— en el que solía entrenarse en el pueblo de Porto Santo Stefano.

La beneficiaria han sido la Confraternidad de la Misericordia, un ente benéfico que realiza tareas de protección social. “Hace pocas semanas me llevó ante un notario de Roma. Me había llamado unos días antes para decirme que quería donar un inmueble de Porto Santo Stefano. Un regalo de grandísimo valor inmobiliario”, ha contado el delegado de la organización, Roberto Cerulli, al añadir que ya meses antes Carrà le había pedido informaciones “en detalle” sobre la organización, incluyendo “las dificultades que enfrentamos por el Covid”.

El precedente de Maradona

Lo que resulta curioso es que, al parecer, Raffaella detestaba las discusiones que provocaban las herencias de los famosos. Así lo dejó claro el año pasado, al comentar la muerte de su amigo Diego Armando Maradona. “Ahora, lamentablemente, arrancará la telenovela sobre la herencia. Pero digo yo, bendito hombre: ¿no podías usar condón? Le siguen saliendo hijos ilegítimos. Qué caballo más loco Diego, pero de pura cepa”, decía en noviembre pasado. 

Noticias relacionadas

Otro frente del debate es que tampoco está claro en concreto a cuánto asciende el patrimonio de la estrella hípereservada en su vida privada, y que, en su momento, llegó a ser una de las presentadoras mejor pagadas de la RAI, el canal público italiano. Tanto que se ha recordado que en 1984 incluso el líder socialista Bettino Craxi llegó a pedir que le bajaran el sueldo, cuando se discutía de un contrato de 6.000 millones de liras (la moneda italiana antes del euro), cuyo fin era que el magnate Silvio Berlusconi no lograra contratarla para Mediaset. 

Pero de esto han pasado tres décadas. “Al momento el patrimonio total no ha sido calculado, pero no solo está compuesto por sus propiedades sino también por sus ingresos derivados de sus derechos de sus canciones”, ha subrayado el medio digital Il Sussidiario que ha especulado que es probable que un testamento exista pues la diva luchó contra la enfermedad que la aquejaba, un cáncer de pulmón, por mucho tiempo. El misterio aún no se ha resuelto.