Nuevas visiones del cine de género

¿Por que en España no hay cine de terror dirigido por mujeres?

Fotograma de ’Salvación’, de Denise Castro

Fotograma de ’Salvación’, de Denise Castro / El Periódico

3
Se lee en minutos
Beatriz Martínez y Julián García

En 2016, la directora barcelonesa Denise Castro presentaba en el Festival de Sitges su ópera prima, 'Salvación', evanecescente cuento fantástico sobre una niña enferma del corazón y un joven vampiro que le promete la inmortalidad. Un par de años después, regresaba al mito vampírico con la sarcástica 'Drácula de Denise Castro', falso documental que confirmaba su irresistible atracción por el cine de género. "No concibo la vida sin la fantasía", afirma Castro, rara avis de una cinematografía española en que las directoras, por una extraña tradición, apenas se han acercado a lo fantástico.

"Es una notica estupenda que 'Titane' [de Julia Ducournau] haya ganado la Palma de Oro en Cannes, porque ya no es solo el hecho de que sea una mujer, sino que se haya premiado al cine de género, y en concreto una forma muy radical y transgresora de entenderlo", apunta Castro, que recuerda que la ópera prima de Ducournau, 'Crudo', ya había conquistado a la mejor dirección novel en el Festival de Sitges de 2016. "Pero esto de Cannes ya es algo muy serio. Imposible apuntar más alto". Para la directora catalana, es un hecho indiscutible que hay muy pocas mujeres en España que se hayan atrevido con el cine fantástico, salvo ella misma y Alice Waddington, que en 2019 estrenó la estilizada distopía feminista 'Paradise Hills'. "¿La razón? No ha habido tradición, es cierto. Existe el prejuicio de que las mujeres se sienten más cómodas en el drama o la comedia, que el género es más difícil de rodar. Pero por fortuna es solo un prejuicio y tengo la sensacion de que cada vez hay y habrá más miradas femeninas hacia el género", vaticina Castro.

Falta de referentes

La directora Judith Colell, actual presidenta de la Acadèmia del Cinema Català, dio sus primeros pasos en el cine con la intención de hacer género. "No es algo que haya contado mucho, pero e mis inicios era muy fan de Cronenberg y, de hecho, mi primer corto, 'Clara foc', ya era de género, pero pronto vi las dificultades de seguir por ahí. Estamos hablando de hace casi 30 años y el panorama era un desierto. No había mujeres que hicieran cine de género, no había referentes, y al final piensas que las mujeres no servimos para hacer este tipo de cine y… lo abandonas", relata la autora de '53 días de invierno'. En este sentido , la Palma de Oro para 'Titane' es un hito crucial de cara al futuro: "Demuestra, por si aún no se sabía, que las mujeres podemos hacer todo tipo de cine: terror, acción, drama, comedia, 'thriller'. Todo".

Noticias relacionadas

Belén Funes, ganadora del Goya a la mejor dirección novel por 'La hija de un ladrón', apunta también a la falta de referentes para intentar entender la falta de directoras de fantástico en España. "Es que no hay modelos previos. Por eso es importante que Ducornau exista y que 'Titane' haya ganado la Palma de Oro". Para la directora de Ripollet, la rotunda victoria de Ducournau "es una inspiración para nosotras, pero también para las niñas que ahora mismo piensan en ser directoras y sueñan con acercarse al mundo a través de los ojos del cine de género".

En opinión de Júlia de Paz, que acaba de estrenar en cines su opera prima, 'Ama', la Palma de Oro de 'Titane' es fundamental para acabar, o al menos combatir, la discriminación de la mujer dentro de los viciados engranajes de la industria del cine. "Que Ducournau haya ganado en Cannes pone en manifiesto hasta qué punto debe desaparecer el estigma de que ‘las mujeres suelen hacer películas más de autor e intimistas’, porque esa es otra herramienta de discriminación por parte de la industria cinematográfica hacia nosotras". En este sentido, De Paz apunta que "el terror, el gore o el thriller proceden de los inicios del cine, con todo el clasicismo que eso conlleva en su lenguaje y su narrativa; por ejemplo, en la sexualización del cuerpo de la mujer en sus tramas. Y con su primera película, Crudo, Ducournau ya había demostrado que se pueden romper con estas normas y estigmas, abriendo nuevas visiones de la realidad o la ficción".