Ampliación

El Palau de la Música estrena nuevo espacio

  • La Fundació Orfeó Català-Palau de la Música ha alquilado un edificio de 900 metros cuadrados a pocos metros para ganar espacio para ensayos de los coros de la institución

  • La sala de conciertos del auditorio modernista cerrará por reformas del 21 de julio al 19 de septiembre. Durante este periodo se organizarán cenas en el Foyer con música en vivo

Entrada del Espai Palau en la calle Ortigosa 10.

Entrada del Espai Palau en la calle Ortigosa 10. / FERRAN SENDRA (EPC)

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

El Palau de la Música Catalana acaba de estrenar Espai Palau, un nuevo espacio situado a pocos metros del auditorio modernista que le permitirá disponer de más locales de ensayo para sus siete corales y para organizar su proyecto social. El loca es un edificio modernista de una sola planta de 1910 -el Palau es de 1908- y está situado en la calle Ortigosa número 10. En los últimos años había sido la sede de la escuela de ballet de Ángel Corella y fue reconvertida en escuela de idiomas después.

El espacio consta de 900 metros cuadrados que se utilizarán para los ensayos de la Escuela Coral del Orfeó Català y como sede de Palau Vincles, el proyecto social del Palau. Este verano acoge el casal de música coral donde participan cada semana una sesentena de niños de entre 6 y 12 años. El local dispone, entre otros servicios, de una sala polivalente de 185 m2 equipada tecnológicamente; de 13 aulas de entre 19 y 30 m2 y un patio interior.

"Tenemos siete coros, cada vez hacemos más producciones propias y también nos irá bien para disponer de más espacio para hacer talleres y otro tipo de actos.Tendremos que reforzar la insonorización pero no es un gran gasto", ha explicado Joan Oller, director general de la Fundació Orfeó-Palau. El acuerdo de alquiler es para los próximos 25 años. "Ha sido una decisión valiente por parte de Mariona Carulla, la presidenta de la Fundación", ha añadido.

Pérdidas en el 2020

"El 2020 año ha sido un año muy difícil pero las cuentas de la institución se han cerrado con una pequeña pérdida de 27.000 euros pese a la bajada de ingresos", ha señalado Oller. Los Ertes, las ayudas de la Administración y el dinero del expolio del Palau recuperado ha evitado peores resultados económicos en el primer año de la pandemia. Los últimos tres millones rescatados tras el expolio de Fèlix Millet, antiguo presidente de la Fundación Orfeó-Palau, han ayudado a sanear cuentas en estos tiempos de pandemia con actividad reducida, sobre todo en visitas al edificio debido a bajón del turismo. Por ahora se han recuperado más de nueve millones de los 23 millones que la sentencia judicial obliga a devolver a los culpables del escándalo del Palau: Fèlix Millet y Jordi Montull y su hija Gemma, responsables de las finanzas de la fundación.

Reformas en la sala principal

Tras la actuación de Gregory Maqoma con el Cor Jove del Orfeó Català el próximo domingo y lunes con 'Broken Chord', el Palau cerrará la sala de conciertos modernista para hacer en ella unas "reformas técnicas" entre el 21 de julio y el 19 de septiembre. Las mejoras se enmarcan en el programa de mantenimiento y conservación continuada de edicifio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se restaurará la madera del escenario, se renovará la maquinaria de la grada móvil que hay debajo y se limpiarán los tubos del órgano. También se renovará el tapizado de las butacas más gastadas y se realizará una revisión y limpieza del techo cerámico de la sala modernista y de la luciérnaga. Costará un millón de euros y la mitad se cubrirá con una subvención del Departament de Cultura de la Generalitat. Además, se aprovechará para colocar iluminación led de bajo consumo en la sala, con un presupuesto de 600.000 euros.

Aprovechando el cierre de la sala de conciertos, en el Foyer del Palau se organizarán cenas con música en directo los viernes y sábados hasta el 11 de septiembre organizadas por Balot Restauració, empresa que gestiona el Cafè Palau.

Noticias relacionadas

Necesidad de crecer

Desde su creación el Palau de la Música no ha dejado de crecer. La primera ampliación fue en los años 80. El edificio de Lluís Domènech Montaner ganó espacio tras reducir la longitud de la iglesia de Sant Francesc de Paula que había junto al Palau para construir el llamado edificio isla donde se ubicaron camerinos, despachos y el Centro de Documentación del Orfeó Català (CEDOC), entre otros. La segunda gran ampliación, entre 1998 y 2004 incluyó el traslado de la antigua iglesia que impedía ver el edificio. En su lugar ahora hay una gran plaza al aire libre. Se ganaron 2.700 metros cuadrados que sirvieron para construir el Petit Palau, una sala polivalente y subterránea, un restaurante, zonas de servicio y varias salas que no han sido suficientes para la fundación Orfeó-Palau que en los últimos años ha reforzado e impulsado la actividad coral.