Estrevista

Lola Índigo: "No hago canciones feministas: soy una feminista que hace canciones"

Ha sido un largo parto, pero Lola Índigo (Madrid,1992) ya tiene la parejita. A su primer álbum, 'Aquelarre', se une ahora 'La niña', en el que hay reguetón, guitarras eléctricas, baladas y canciones tan rosa chicle como alguno de sus vídeos. Pero sus letras cuentan más de lo que parece. Y por ellas planea un empoderamiento que no parece impostado. Luchadora tenaz, no entiende que se le acuse de instrusismo por doblar a Lola Bunny. Pero acaba de pedir perdón a quien le ha quitado el puesto. Y donará el dinero.

Lola Índigo, en una imagen de promoción de su segundo álbum: ’La Niña’.

Lola Índigo, en una imagen de promoción de su segundo álbum: ’La Niña’. / UNIVERSAL

5
Se lee en minutos
Inés Álvarez
Inés Álvarez

Periodista

Especialista en programas de televisión y series

Escribe desde Barcelona

ver +

¿Qué le gusta de 'La niña'?  

Que es otra parte de mí que no tiene nada ver con 'Aquelarre' y lo que he hecho antes. Es la pura esencia de lo que he ido mamando en cuanto a música y acultura pop. ¡MTV! Es Missy Elliot, Wenster Fanny, Spears, Christina y es yo. En lo que me he convertido.

Hay reguetón, guitarra eléctrica... ¿Quería que fuera variado?

Es una mezcla de toda la música que he escuchado, con el sonido de Lola índigo, que es la melodía que le hemos metido a la gente en la cabeza durante cuatro años (ríe).

¿'La niña de la escuela' es la historia de la revancha de una pequeña a la que llamaban gorda?

La revancha de los 'nerds' (ríe). Todos hemos sido en algún momento de la vida un poco inadaptados. Cuando te dedicas al mundo de arte, es que no estás muy bien de la cabeza. Al menos. no te adaptas muy bien a lo establecido.

'Culo' habla de empoderamiento femenino. ¿Qué quiere contar?

Que he tenido que currar para tener lo que tengo. Es una manera divertida de explicar: si quieres esto, te lo tienes que currar. Tú ahora quieres estar conmigo porque tengo este culo. Que no es el culo en sí, es mi éxito. Y si quieres este culo, tienes que trabajar. No puedes ser una puñetera garrapata.

Cultiva un reguetón feminista.

Yo no hago canciones feministas: soy una feminista que hace canciones. No sé ser de otra manera. Igual que hay una canción que se llama 'Killa', que se la dedico a una mujer porque tenía sentimientos y me sale decirlo. No lo planeo. Lo mismo pasa con el empoderamiento.

Su favorita es 'Spice Girls'. En ella habla de la soledad del artista. ¿La siente?

Sí y no. Porque justo cuando me ha contactado por Zoom acababa de hablar con mis amigos del pueblo, que están muy presentes en mi vida. Estoy muy conectada con todo lo que yo soy. Tengo la raíz en la tierra muy 'apretá'. Y todo esto que me pasa son unas nubes maravillosas en las que yo me subo y me bajo, pero no me quedo.

Eso queda claro, porque no se separa de sus chicas. Sus bailarinas.

Son mis mejores amigas y no pueden ser otras. Soy muy fiel a la gente que celebró conmigo cuando me empezaron a pasar cosas buenas y confió en lo que yo quería hacer. Por eso es un equipo muy unido. Es que crecimos juntos.

En el álbum hay muchas colaboraciones. ¿Le gusta trabajar en equipo?

Sí, porque yo he crecido en eso. Si escribo una canción como 'La llorera', que es una cosa que me sucede en un momento en que estoy sola y es algo muy personal, es otra cosa. Pero es una canción de fiesta, cuanta más gente en el estudio, más divertido. Más se baila.

La cantante, en una foto promocional del álbum 'La niña de la escuela'.

/ Universal

Ha vuelto a los conciertos. ¿Tenía 'mono'?

Muchísimo. Desde la pandemia, piso el escenario con más ganas, más rabia y más confianza. Porque he aprendido a valorar la posición que el público me ha dado. Al principio tenía muchas inseguridades y sentía que me habían empujado al escenario sin saber muy bien qué hacer. Y a raíz del parón fue como: este es mi lugar . Y estoy empezando a disfrutar las cosas. Porque hay que disfrutar. No puedo 'rayarme', porque he luchado toda mi vida para conseguir esto .

No es muy habitual ver danza en el 'prime time' de la tele. ¿Ha disfrutado mucho con 'The dancer'?

Ha sido el regalo de mi vida. Es como un traje a medida para mí. Y siento que va a hacer mucho por los bailarines y la industria de la danza en España. Mi sueño es tener una escuela. Entonces, que este programa provoque que la gente llene las escuelas de baile, me llena el alma. Ver cómo crece algo cultural en la televisión y poder poner mi granito de arena es maravilloso.

Además, no ha tenido que juzgar.

No. No era jueza, sino 'coach'. He estado dándoles apoyo, protagonismo, oportunidades... Ensalzando lo bueno de cada uno.

En su momento fue juzgada. Y fue la primera en salir de 'OT 2017'. ¿Le han dicho que se equivocaron? ¿O fue mejor así?

Todos tenemos un proceso y un camino diferente. Yo quería estar ahí porque había muchos artistas y quería aprender a cantar mejor. Yo era la diferente, yo bailaba y todos mis compañeros habían estado en el conservatorio. O habían estudiado un instrumento o canto. Mi camino fue diferente y me tocó estudiar más canto cuando salí del programa. Mi proceso ha sido el que ha sido y ha sido maravilloso. “Lo que sucede conviene”, que dice Rafa Méndez.

Doblará al personaje de Lola Bunny para la secuela de 'Space Jam'. Y en Twitter le han acusado de intrusismo.

Fue decisión de Warner Pictures. La idea de ellos era tener una persona pública. Y tenían muchas ganas de que lo hiciera yo. Me llamaron para hacer un 'casting' y me preparé para ello: estudié por internet, me busqué un 'coach' de doblaje... Porque necesito estar preparadada para las cosas que se presentan. Estuve esperando como loca, como una niña un regalo de Navidad, porque la Warner Pictures de EEUU tenía que dar el visto bueno. Y de allí me llamaron para decírmelo, momento que recoge el vídeo que está en Twitter.

¿Y proyecta hacer algo de interpretación?

Estuve haciendo un curso, porque me llamaron para un par de 'castings' que al final no salieron. Y pensé que tenía que estar preparada. En cuanto al intrusismo laboral, a mí nunca se me había pasado por la cabeza. Yo no he caído en el mundo siendo Lola Índigo. Llevaba muchos años trabajando de bailarina y he hecho muchos ‘castings’ en los que han cogido a chicas que no tenían mi formación, pero como eran modelos guapísimas y más altas y delgadas cuadraban mejor para la cosa. Y si en ese trabajo las consideraban aptas, a mí nunca se me ocurrió bardear a alguien. Y menos públicamente.

¿Piensan que es una enchufada?

Al final es una decisión de la empresa. Y en cuantísimos 'castings' me han dicho a mí que no. Por eso me choqueó mucho. Había mucho comentario tipo: es que tienes un posición privilegiada. Ya, pero es una posición por la que he llevo luchando muchos años. Y me han dicho que no en 'castings', me han despedido habiendo firmado el contrato, me han estafado... ¡Me han hecho de todo! Yo estaba muy iusionada y no me esperaba esto. Y pensé: tiene que haber alguien que se alegre por mí. Y, sí; la hay. Yo intento ser honrada y prepararme para las cosas que vienen.  

Noticias relacionadas

(Esto lo decía la cantante hace unos días. Este miércoles ha pedido perdón en Twitter a quien le quitó el puesto y ha donado el dinero que recibirá a @UnidadELCA y @ADANERGRANADA, dos asociaciones que luchan contra los trastornos alimentarios)