Estrenos de cine

Santiago Segura: “Era el payaso de la clase y me encantaba”

  • A los taquillazos ‘Padre no hay más que uno’ y ‘Padre no hay más que uno 2’ les sigue ahora ‘¡A todo tren! Destino Asturias’, que llega este jueves a los cines. Santiago Segura se ha convertido en el rey de la comedia familiar española. Un destino improbable para el cómico, pero ya materializado.

Santiago Segura, en una imagen promocional

Santiago Segura, en una imagen promocional / Goyo Conde

4
Se lee en minutos
Ramón Vendrell
Ramón Vendrell

Periodista

Especialista en pop antiguo, tebeos, libros, rarezas y juventud

Escribe desde Barcelona

ver +

En 1990 escribía con el seudónimo de Bea, para añadir morbo, los guiones de las historietas porno ‘Pequeñas viciosas’, publicadas en ‘el Víbora’. Ahora es el rey de la comedia familiar española. Menudo arco temático.

Menudo arco temporal, más bien. Han pasado 30 años. Es como el que te dice: ‘Ahora resulta que es usted vegano cuando vaya chuletones se comía de joven’. Y qué. La edad te va marcando lo que haces. Yo ahora mismo tengo una fuente de inspiración en casa brutal con mis dos hijas.

¿Cómo definiría su humor actual?

Asistí a una proyección de ‘Torrente 4’ en una sala de Sevilla donde la mitad de los espectadores eran niños de ocho o nueve años. Y me avergoncé. No creo que deba prohibirse el boxeo pero no me parece que deba llevarse a un niño a una velada de boxeo. El humor es como la rueda de volumen del amplificador: lo puedes poner muy alto o muy bajito. Pero la música sigue siendo la comedia.

¿Ahora está bajito su humor?

Está para que se rían el abuelo, el padre y el niño. De repente hacer una película para que se ría toda la familia es un reto. Y de momento lo he conseguido dos veces. Haber renovado mi público me produce satisfacción.

Usted parecía un cómico dispuesto a cualquier cosa para conseguir la risa del espectador. ¿Tenía límites?

No. Era como el niño pequeño que fuerza para ver hasta dónde puede llegar, hasta que su madre no puede más y le da un tortazo.Yo parecía que estaba buscando eso.

Límites, decíamos.

Los famosos límites del humor… Yo creo que sé dónde están. Para mí, si de 100 espectadores tres se ofenden y el resto se troncha, ese riesgo o ese cruzar la línea ha estado bien. Pero si hay 70 que se ríen y 30 que se sienten muy mal, pues no. Yo era el payaso de la clase y me encantaba serlo. Al final lo que quiere uno es que le quieran, y para eso sirve el humor para mí, no para que me odien.

¿Su vida merece un biopic?

Cuando se estrenó ‘El gran Vázquez’ le preguntaban a [el dibujante Francisco] Ibáñez si no habría merecido más él un ‘biopic’. ‘Qué coño un biopic, si he estado toda la puta vida dibujando en la mesa, para eso Vazquez’, respondía. Ve a buscar gente con vidas interesantes, la mía ni de coña. No lo veo y mira que tengo ojo para lo que le interesa a la gente.

“Yo era como el niño que fuerza para ver hasta dónde puede llegar”

¿Por qué en sus películas hay más actores, por así decirlo, que en las películas de catástrofes de los años 70?

A mí de niño me flipaban los carteles de ‘Aeropuerto’ y de hecho los carteles de ‘Torrente’ y ‘Torrente 2’, con los cuadraditos abajo con las fotos de los que salen, son como esos. Me gusta que en una película esté la gente que el espectador quiere ver, porque tiene gracia o porque ha tenido su momento, o para que el público se pregunte ‘cómo ha conseguido que esta persona haga esto’. Creo que mis ‘cameos’ no son forzados. A Guillermo del Toro, que del famoseo español no tiene ni idea, solo le ha chirriado el de Belén Esteban.

El título ‘A todo tren. Destino Asturias’ invita a pensar en secuelas. ‘Destino Extremadura’, por ejemplo.

O Granollers. Si hablaras con otra persona te diría ‘no, hombre, no’, pero hablando conmigo sería lo más normal. Si todavía hacía cortometrajes y ya hacía ‘Evilio’ y ‘Evilio vuelve’. No concozco a nadie más que haya hecho una secuela de un cortometraje. A mí todo lo que es precuelas, secuelas, tráilers, pósters… me chifla.

¿Por qué destino Asturias?

Primero porque es un paraíso natural. Y con toda sinceridad: porque firmamos un acuerdo con el principado para ser subvencionados.

¿Qué opina de la familia como estructura social?

Yo soy cáncer, que es el signo más familiar que hay, pero me pasa como con la democracia: es lo mejor que conocemos pero perfecta no es. Y estoy buscando a quien inventó la monogamia para que me lo explique bien.

"En el humor hay el mismo machismo que en las carnicerías”

¿Cómo es trabajar con niños?

Hitchcock decía que era un horror trabajar con niños y con animales. Yo estoy de acuerdo con el maestro sobre los animales, pero con los niños a mí me ha ido muy bien. Son disciplinados y su retentiva es mejor que la de muchos adultos. Y luego me dan envidia porque se lo pasan bien todo el rato, cuando ruedas y cuando cortas.

El episodio La Chocita del Loro ha aflorado el machismo en el mundo del humor.

El machismo está en todas partes, la sociedad sigue siendo machista por desgracia. En el humor hay el mismo machismo que en las carnicerías. Nos cuesta desprendernos del machismo, pero es que son muchos años.

Noticias relacionadas

¿Todavía colecciona orignales de cómic?

Cada vez más. Es una pasión y estoy superorgulloso de mi colección. Jamás pensé que podría tener páginas que me impresionaron de niño. Tener una página de Will Eisner que te fascinó no tiene precio. Mis películas me gustan, pero el placer que me producen no es comparable al que me producen mis originales de Hal Foster, Alex Raymond, Alfonso Font, Carlos Giménez, Pepe González, Vázquez, Ibáñez, Peñarroya, Jack Kirby o Crumb. Es una colección muy ecléctica porque yo leía muchos cómics. Tuve la suerte de que empecé hace 20 años, cuando había cosas asequibles. Un amigo me dio el mejor consejo: no compres nada por lo que se pueda revalorizar, compra solo porque te guste.