Festival de Verano de Barcelona

Needcompany destila la violencia más íntima y visceral de Shakespeare

  • 'Billy's violence' se estrena este jueves en el TNC con un reparto internacional de ocho intérpretes que hablan en castellano e inglés

  • "Las tragedias de Shakespeare son duras y tristes. Todo lo que ocurre en la sociedad está en ellas", recuerda Jan Lauwers, director de la compañía belga

Maarten Seghers, actor y compositor de la banda sonora, en una escena de ’Billy’s violence’.

Maarten Seghers, actor y compositor de la banda sonora, en una escena de ’Billy’s violence’. / Pieter D'Hooghe

4
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

Destilar y explorar las tragedias de Shakespeare desde otra óptica más íntima, visceral y directa es la intención de 'Billy’s violence', la nueva propuesta de la Needcompany, colectivo belga con sello propio capitaneado por Jan Lauwers, que se estrena mundialmente este jueves en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC), con un reparto que va intercalando el inglés y el castellano. 

A diferencia de otras veces, el director se ha concentrado en el trabajo con los actores, dejando a su hijo, el poeta Victor Afung Lauwers, la creación del texto. La dramaturgia es de Elke Janssens y Erwin Jans. "El trabajo de Victor me sorprendió. Hace una relectura desde otro ángulo", señala el director. El texto puede parecer provocador, obsceno, duro y poético. Huye de cualquier juicio moral o psicológico. "Las tragedias de Shakespeare son duras y tristes -reconoce Jan Lauwers-. Pero en realidad, todo lo que ocurre en la sociedad está en ellas".

Bajar a los infiernos

"No quería poner el foco en la guerra y los conflictos sino en la violencia más íntima que hay en Shakespeare. No me interesaba hablar de grandes personajes o de la guerra sino de reflejar a hombres y mujeres de carne y hueso, porque en cualquier tragedia lo que al final queda, es un corazón podrido”, explica el responsable del texto. "Quizás mi situación personal durante el primer confinamiento debido a la pandemia influyó en esta visión. Fue como bajar a los infiernos", admite Victor Afung Lauwers.

La pieza se nutre de 10 de las 13 tragedias shakesperianas a través de algunos de sus personajes, no siempre los más protagonistas. Por ejemplo, en 'Julio César' pone el foco en Porcia, la esposa de Bruto. En 'Otelo', pasa de Yago, el instigador del drama, para centrarse solo en Otelo y Desdémona. "No me interesó el tema del racismo sino la devoción hacia Otelo de Desdémona, personaje que muere sin entender ni por qué la va a matar y aún así pide disculpas antes de morir", dice el autor del texto para quien está claro que los feminicidios y la violencia contra las mujeres vienen de lejos.

Homenaje a la mujer

En honor a ellas ha bautizado cada una de las 10 partes de la obra, que se corresponden con las 10 tragedias que le han interesado: Porcia ('Julio César'), 'Desdémona' ('Otelo'), 'Julieta' ('Romeo y Julieta'), 'Ofelia' (Hamlet'), 'Marina' ('Pericles'), 'Lavinia' ('Titus Andronicus'), 'Imogene' ('Cymbeline'), 'Cordelia' ('El rey Lear'), 'Gruoch' ('Macbeth'), 'Cleopatra' ('Antonio y Cleopatra').

Que nadie espere escuchar los pasajes más famosos de Shakespeare como el "Ser o no ser" de 'Hamlet'. Esa nunca fue la intención en una obra para una compañía famosa por su atrevimiento e innovación. "Victor ha dejado el esqueleto de cada obra. Todo es muy directo y dinámico. Será interesante ver cómo llega a quienes conocen la obra de Shakespeare y a quienes no", comenta el director.

El reparto integra a veteranos de la compañía como Grace Ellen Barkey y Romy Louise Lauwers, el catalán Nao Albet (que ya había trabajado antes con ellos), los argentinos Gonzalo Cunill y Juan Navarro, Martha Gardner, Maarten Seghers (también autor de la música original que en esta ocasión es grabada) y Meron Verbelen. "Siempre soñé con hacer Shakespeare con actores españoles porque me encanta su dicción y su manera de estar en escena", señala Jan Lawers.

Multidisciplinar

Las escenas se suceden en una escenografía blanca y despejada, donde todo el peso recae en el actor. Para Albet, que interpreta a Bruto y a Julio César, "es un sueño participar en este trabajo multidisciplinar que integra música, danza y teatro, algo que encuentro a faltar en el teatro español, con una compañía que incide mucho en la metateatralidad, que es la esencia del teatro contemporáneo", comenta. Al haber escenas muy bestias la obra solo está permitida para mayores de 16 años.  

Noticias relacionadas

Esta es la última obra que presenta Xavier Albertí como director del TNC, el mismo que trajo a la compañía a Barcelona por primera vez hace 25 años cuando era director del Festival Grec. Tras Barcelona el montaje se representará en importantes teatros de España y del extranjero.

'Re-incarnation': todo fluye

Pasado y presente fluyen y se dan la mano en 'Re-incarnation', sorprendente espectáculo de danza creado por el premiado coreógrafo nigeriano Qudus Onikeku. "En nuestra cultura el tiempo no es lineal, todo fluye. La viejo y lo nuevo conviven. No hay una separación entre lo antiguo y lo moderno". Y añade: "En Mauritania, el camello y el Ferrari comparten el mismo camino". Esa conexión entre nuestros ancestros y nosotros está en 'Re-incarnation', que presenta en el Mercat de les Flors este miércoles. Del 10 al 18 de julio trabajará con una serie de artistas en 'Afropolis', en el Graner. El espectáculo resultante se verá el último día en los Jardins dels Drets Humans, con entrada gratuita. Solo hay que reservar.