Entrevista

Loquillo: “Hay artistas testigos de su tiempo, pero a mí me gusta ser protagonista”

  • El cantante del Clot respondió el año pasado a la pandemia con una gira poética para auditorios reducidos y grabando un disco de rock que verá la luz a principios del próximo año.

  • Mientras llega, oficializa su vuelta al rock’n’roll con ‘El último clásico’, un ‘tour’ de reinicio en el que se ve a sí mismo como “una pantera encerrada”. Este lunes actúa en el Festival Jardins de Pedralbes.

José María Sanz, el Loco, en su ensayo en Zaragoza.

José María Sanz, el Loco, en su ensayo en Zaragoza. / FERRAN SENDRA (EPC)

9
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Entra el Loco en la sala de ensayo, hay sonrisas y abrazos con los músicos, pero están para lo que están, y el sentido del deber impone su ley: sin que el mariscal alce el tono, cada uno se coloca en su posición para pasar una vez más el rastrillo por las canciones. “Y yo solo observo el sol”, canta impávido Loquillo deleitándose con los engranajes de la súper-banda y cuidando del recién llegado, el bajista Pablo Rodas (exSex Museum), que suple a Alfonso Alcalá, cuya baja por covid-19 motivó el aplazamiento de la nueva gira.

Estamos en el Espacio Las Armas, de Zaragoza, el cuartel general, sede de su ‘management’, cruce de caminos entre Madrid, Barcelona y el País Vasco. “Un lugar perfecto para mí”. La banda se pone a tono para el arranque del ‘tour’: el pasado viernes en Peñíscola y este lunes en el barcelonés Festival de Pedralbes. En un receso, nos sentamos a hablar mientras Igor Paskual apura el último ‘riff’.

Viene de San Sebastián, la ciudad en la que vive.

Desde hace 15 años. Josu (García) es nacido en Donosti, criado en Zaragoza y vive en Madrid. Igor es de Gijón. Luego está la sección madrileña, y Pablo, uruguayo, que ha entrado en el grupo para hacernos un gran favor. Alfonso Alcalá estuvo en la UVI y ha sido muy duro para todos. Una más de las cosas que nos han pasado. La pandemia empezó una semana antes de comenzar los ensayos y llevo 975 días sin hacer un concierto de rock. El verano pasado, como no podíamos hacer rock’n’roll, llamé a Gabriel (Sopeña) y decidimos defender nuestro oficio y lanzarnos a la carretera con un espectáculo de poesía en el peor momento posible. Yo no iba a degradar mi repertorio de rock saliendo con una guitarra acústica y una zambomba. Quiero agradecer a los artistas que se atrevieron a salir, como León Benavente. Dar la cara costó mucho. Yo convivo con una persona de riesgo, y Gabriel fue baja al final de la gira y estuvo un mes en el hospital. Y eso coincidió con una situación mía, un susto tremendo. Tuve la sensatez de no decir nada.

 

¿Un susto? ¿De qué se trató?

Unos bultos que me aparecieron en el cuello. Estaban al lado de las cuerdas vocales y la primera opción era operar. Eso significaba que me las podían rozar y que igual me quedaba sin voz. Así que antes dije: “señores, vamos a grabar”. Pensé: “si la garganta se va a la mierda, habré hecho un último gran disco”. Por suerte, esos bultos desaparecieron. Se trataba de un bocio, autoalimentado, a raíz del estrés, supongo, del golpe que sufrí con la suspensión de la gira. De un día para otro, 35 personas habían dejado de trabajar, todos con sus familias… Pero la vida es una batalla campal, y cuando te caes, te levantas.

 La pandemia no le ha llevado a la introspección ni a la melancolía.

Yo le tenía más miedo al silencio que a la pandemia, y lo que hice fue poner todo a funcionar. Llamé a los compositores más importantes de mi vida, Sabino Méndez, Gabriel e Igor, y nos pusimos a trabajar en un disco. La idea es sacarlo a principios del año que viene. No es un disco sobre qué mal lo he pasado en la pandemia, sino el que tiene que hacer un artista con 60 años.

 Pero ahora sale de gira con el álbum ‘El último clásico’, publicado en noviembre de 2019 y que no llegó a presentar en vivo.

Ese es solo el nombre de la gira, porque lo que iba a hacer ya no podrá ser. Quien tuviera una imagen de mí de marzo de 2020, que piense que esa imagen ya no existe. Esta es una gira de inicio y quienes estén atentos lo verán. Hay una banda en progreso y un artista diferente, y en los conciertos habrá canciones del disco, pero todo ha saltado por los aires. Me siento un poco como en una película de Jacques Tourneur: una pantera encerrada, un zombi entre dos mundos, alguien que tiene un pasado.

 

¿En qué se siente diferente?

Dejé el pabellón altísimo en la gira de 40º aniversario, y después de eso se empieza de cero. Lo veo como una tercera oportunidad. La primera te la dan; la segunda la tienes porque la cagaste en la primera, y la tercera es porque la segunda la hiciste bien.

Ensayo de Loquillo y su banda en Zaragoza previo al inicio de la gira 'El último clásico'.

/ FERRAN SENDRA

 

¿Hacia qué temáticas va el nuevo disco?

Mi tema es la libertad individual. Yo soy libertario. Nos preocupan las consecuencias de lo que ha ocurrido. No somos dueños de nuestro destino. Es la primera vez, desde la mili, que no lo soy. Hay artistas que son testigos de su tiempo, pero a mí me gusta ser protagonista. Donde está el lío, ahí estoy yo. Ahora temo que quede un poso, algo a lo que nos tengamos que adaptar. Me preocupan las libertades individuales, y lo políticamente correcto, y la cultura de la cancelación. Esas cosas ante las que la mayor parte de los músicos se han callado la boca. Cuando veo una entrevista a Jota, de Los Planetas, o a Kiko Veneno, la leo y digo “¡menos mal!”, porque igual no estoy de acuerdo con ellos, pero dicen lo que piensan. El nuevo disco tiene que ver con esto, y no tanto con “paz, amor, hermanos, qué mal lo hemos pasado…” No, gracias.

 

Hombre, por algo viene del punk y no de los hippies.

Nuestra profesión tiene que tomar nota. Llevamos cerca de tres años sin desplegar el Estatuto del Artista y está pendiente la Ley del Mecenazgo. Cuando se han pedido ayudas, nos han dicho “págate un crédito ICO”. Lo digo desde un punto de vista de clase trabajadora, porque yo soy de clase obrera. No es verdad que se esté abriendo la actividad y “qué bien todo”.

 Hablaba de la cultura de la cancelación. Ya la vivió hace muchos años con ‘La mataré’.

‘La mataré’ empezó siendo una canción premiada por ‘Rockdelux’ y Radio 3, que denunciaba la violencia de género, y un buen día se decidió que significaba lo contrario. ‘Cancelación’ es un concepto anglosajón. Aquí lo cambiamos por ‘paseíllo’. Estamos acostumbrados a eso.

 En su caso, hablamos del artista de rock’n’roll, un género o estética musical de la que se cantan las exequias. ¿Siente que está amenazada la figura que representa?

Mira, ya desde los 80, a todo el mundo le encanta la estética del rock’n’roll. Todos quieren ser como nosotros: desde el cantautor que se electrifica hasta el trapero que adora los excesos de las estrellas del rock. ¡Y el político, que se cree ‘rock star’! Lo veo desde fuera y me parto. ¿Alguien se ha parado a pensar en C. Tangana y Ramoncín, que tantas cosas tienen en común?

 

Y va y gana Eurovisión una canción de rock con brillos glam.

¡Si yo pensé que estaba ahí tocando Igor! Y luego, el público más fiel que existe es el ‘heavy’. Alucino con la escasa cobertura que se da al festival ‘heavy’ de Santa Coloma (Rock Fest) y la que tienen los festivales de música electrónica. ¿Por qué se excluye eso? ¿Y por qué se ha tardado 50 años en hacer una exposición de la contracultura en Barcelona? Y yo era de ‘Star’ y no de ‘Ajoblanco’, ¿eh? Dice mucho que intenten esconder todo eso. Pero luego ves el anuncio de moda con unos ‘teddy boys’ con levitas. Así que quizá revistas como ‘Ruta 66’ o ‘Popular 1’ marcan más tendencia que otras.

 

Se hace tarde y Loquillo es apremiado para terminar la entrevista, pero quedan flecos por tocar. Está, antes que nada, esa nueva versión de ‘La mafia del baile’ para su programa de entrevistas del mismo título, en Rock FM, por el que han pasado Marc Ros (Sidonie), Ramoncín o Alfred Crespo (codirector de ‘Ruta 66’). Tribal revisión del tema, muy Bo Diddley, con la que se ha tomado la revancha, 35 años después, de la insatisfactoria producción original. Y hay que hablar de su relación con Barcelona, después de que en Madrid se haya anotado en los últimos tiempos tantos ostentosos, como los llenos en Las Ventas y el Wizink Center.

 

¿Se ha alejado de su ciudad?

Hombre, metí a 10.000 personas en el Palau Sant Jordi, algo que no había hecho en mi vida. Yo soy el artista con más temas sobre Barcelona, si bien empecé haciendo mi carrera en Madrid. Hay signos que indican que te tienes que ir, y creo que lo hice en el momento adecuado. No miro atrás, ni tengo una sensación de nostalgia. Yo soy barcelonés y voy a Barcelona a ver a mi familia, a las personas que quiero, y la ciudad está presente en mis canciones.

De izquierda a derecha, Josu García, Loquillo, Pablo Pérez e Igor Paskual.

/ FERRAN SENDRA

 

Pero, ¿se siente más ‘underground’ en Barcelona que en Madrid?

La palabra ‘underground’ siempre me ha parecido extraña. Yo hago música popular, y quiero que mis canciones las cante todo el mundo. A veces, quienes se esconden en el ‘underground’ lo hacen porque están imposibilitados para hacer canciones que gusten a todo el mundo.

 

Lo peor es ser un artista de culto.

¡Ni de coña! Los artistas de culto suelen ser chicos de buenas familias. Nosotros tenemos claro que somos trabajadores. Esta banda es como la división 101ª, que la lanzas donde sea y hace su trabajo, y donde el peor soy yo. Siempre he procurado trabajar con los mejores, y ser yo el peor, y me ha ido muy bien.

 

Antes se refería a las consecuencias de la pandemia, que están todavía por ver. Lo que parece claro es que ya nunca más daremos nada por sentado.

Pero, mira, mi padre estuvo en la Guerra Civil y a mí me educaron para situaciones duras. No crecí entre algodones, sino durmiendo en un sofá en el pasillo de casa. Hemos perdido a demasiada gente y parece que ahora tengamos que estar de fiesta. Y no, yo no estoy de fiesta, estoy jodido. Hay que picar piedra y convencer a la gente que tenga miedo para que vaya a los conciertos.

 

Hace un tiempo que no responde a preguntas políticas en las entrevistas. ¿No volverá a dar su opinión nunca más?

No es mi negociado. Solo hay algo peor que un político dándoselas de estrella del rock, que es una estrella del rock dándoselas de político. Punto. Insisto en eso: no es que no vaya a volver a hablar, es que no es mi negociado.

Noticias relacionadas