Luto en el mundo de la escena

Muere Gabriel Latorre, actor secundario de lujo de cine y televisión

  • Nacido en 1953, desplegó su talento en la radio, el teatro, el cine y la televisión. Participó en series como 'Ramón y Cajal' o 'Amar en tiempos revueltos' y en películas como 'Réquiem por un campesino español' o 'Soldados de Salamina'

Fallece Gabriel Latorre, secundario de lujo del cine español

Fallece Gabriel Latorre, secundario de lujo del cine español

3
Se lee en minutos
El Periódico de Aragón

Luto en el mundo de la escena aragonesa.El Periódico de Aragón informa que el actor zaragozano Gabriel Latorre ha fallecido dejando tras de sí una larga y prolífica carrera en radio, teatro, cine y televisión en la que desplegó todo su talento. Nacido en la capital aragonesa en 1953, pronto pasó a formar parte de los secundarios de lujo del cine y el teatro español participando en series tan conocidas como 'Ramón y Cajal' o 'Amar en tiempos revueltos' y en filmes como 'Réquiem por un campesino español' o 'Soldados de Salamina'. Antes de trasladarse a Madrid para dedicarse de lleno a su labor actoral, Latorre destacó en las ondas gracias a su bella y profunda voz, trabajando en COPE y Antena 3 Radio entre 1980 y 1985.

Su trayectoria como actor comenzó en Zaragoza, ya que en 1976 fue cofundador del grupo teatral La Taguara junto a la actriz Pilar Delgado, que fue su gran maestra. Tal y como recuerda el periodista y cinéfilo Luis Alegre, fue Fernando Trueba el causante de que se armara de valor para dejar la radio y dedicarse de lleno a la interpretación. «Se conocieron cuando vino estrenar 'Sé infiel y no mires con quién' en 1985 y pocos meses después Trueba me llamó preguntándome por él. Se quedó prendado de esa gran voz y de su pinta rara y estupenda, y le ofreció un papel en 'El año de las luces'. Eso fue decisivo para él porque le motivó a dejar Zaragoza», ha explicado a este diario Alegre, que recuerda que Latorre fue figurante en sus inicios en 'La Vaquilla', de García Berlanga.

Un adiós complicado

Además de calificarle como «gran persona» y «gran amigo», todos los que le conocieron destacan su «sencillez y humildad», algo no tan fácil de encontrar en un mundo donde los egos elevados están a la orden del día. «Fue incluso demasiado humilde. Yo lo conocí hace 40 años y tenía una calidad humana extraordinaria», ha indicado conmovida a este diario la actriz Luisa Gavasa, que trabajó con él en varios proyectos.

Quizá esa sencillez y forma de ser hizo que se sintiera muy cómodo formando parte de los grandes secundarios del cine y el teatro español, participando en numerosas series y películas y rodando con los principales directores pero sin dar el salto a la primera línea. «Se conformó con ese puesto de secundario; él sabía que su imagen no le permitiría llegar a papeles principales, pero se sentía feliz y agradecido en esa posición. Además, nunca pedía favores a sus amigos y conocidos por motivos de trabajo porque no le gustaba molestar», ha destacado Alegre.

Su gran voz hizo que en sus inicios se especializara en doblaje. «Tenía una voz profunda y muy matizada gracias a su experiencia en la radio», ha apuntado Alegre, que ha subrayado su «pasión» por la interpretación.

Uno de sus grandes amigos en Zaragoza, el presidente de la Academia de Cine Aragonés (ACA), Jesús Marco, ha destacado su lado humano y su «gran sentido del humor». «En los últimos años lo pasó mal, pero nunca le faltaba la sonrisa en la boca y ese humor socarrón que tanto te hacía reír», ha indicado Marco, que ha recordado que en 2018 recibió el Simón de Honor de la ACA. Ese mismo año, su barrio de toda la vida, el Arrabal, le rindió un homenaje e incluso fue pregonero de sus fiestas. «Todo el mundo le quería», ha subrayado Marco, que ha apuntado que la ACA ya piensa en ofrecerle un último recuerdo aunque todavía no se sabe cómo.

Últimas apariciones

Noticias relacionadas

Aunque regresó a Zaragoza hace unos cinco años, Marco ha señalado que seguía recibiendo papeles para series, pero los rechazaba «porque no se veía en condiciones físicas». Con su «gran talento y enorme naturalidad interpretativa» logró trabajar en numerosas producciones. En el teatro, la última obra en la que participó fue la función del Teatro del Temple 'Buñuel, Lorca y Dalí', en el año 2000). Dentro del mundo de la escena, en Zaragoza colaboró con el Teatro de la Ribera, el del Temple y el Centro Dramático de Aragón, entre otras compañías, y en 2015 fue galardonado en la gala de Ares de 2015.

Además de actor, Latorre fue un gran fotógrafo y aprovechaba los rodajes para practicar esta gran pasión.