Crítica de cine

'El teléfono del viento': Japón tras el tsunami

  • Nobuhiro Suwa relata la crónica de madurez de una chica de 17 años que viaja a Tokio, Hiroshima, Fukushima y otras ciudades buscándose a sí misma y buscando respuestas sobre lo que ha vivido su país

Estrenos de la semana. Tráiler de ’El teléfono del viento’.

1
Se lee en minutos
Quim Casas

'El teléfono del viento'

 ****

Dirección Nobuhiro Suwa

Intérpretes Shoko Ikezu, Serena Motola, Toshiyuki Nishida, Hidetoshi Nishijima

Duración 134 minutos

Estreno 25 de junio de 2021

Noticias relacionadas

Nobuhiro Suwa, el más francés de los cineastas japoneses contemporáneos, regresa a su país para contar una historia individual como representación de la historia colectiva reciente del Japón, 10 años después del tsunami que asoló el país. Antes, Suwa había realizado en ‘H story’ un homenaje-reflexión en torno a ‘Hiroshima mon amour’, rodado en Francia la descomposición de un matrimonio en ‘Una pareja perfecta’, codirigido con Hippolyte Girardot ‘Yuki y Nina’ y brindado a Jean-Pierre Léaud una interpretación crepuscular en ‘El león duerme esta noche’, filme alumbrado también por el influjo de François Truffaut.

Ahora, lejos de Francia y de la Nouvelle Vague que tanto le gusta, Suwa rueda de manera distinta, mucho más transparente, la crónica de madurez de una chica de 17 años que viaja a Tokio, Hiroshima, Fukushima y otras ciudades buscándose a sí misma y buscando respuestas sobre lo que ha vivido su país. ‘El teléfono del viento’, dramática y severa, pero de cadencia pausada y atenta a las cosas mínimas, es una introspección sobre las raíces del cineasta, la pérdida –de los seres queridos, pero también de la idea colectiva de todo un país– y el duelo. Suwa alterna el realismo con sus peculiares fugas poéticas, del viaje en tren como representación de la soledad al monólogo telefónico.