Crítica de cine

'El inglés que cogió una maleta y se fue al fin del mundo': una 'road movie' crepuscular

  • Timothy Spall interpreta a un anciano que se embarca en un viaje en autobús por toda Inglaterra. Una película de Gillies Mackinnon en la que el protagonista aventurero, a pesar de su edad, no se rinde frente a las adversidades del trayecto

Estrenos de la semana. Tráiler de ’El inglés que cogió la maleta y se fue al fin del mundo’.

1
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

'El inglés que cogió una maleta y se fue al fin del mundo'

★★★  

Dirección Gillies Mackinnon

Reparto Timothy Spall, Phyllis Logan, Grace Calder, Brian Pettifer, Colin McCredie, Celyn Jones, Garry Sweeney, Kevin Mains

Año  2021

Estreno 18 de junio de 2021

De una punta a otra de Inglaterra, de norte a sur en autobús y con un pequeño maletín como único equipaje. Ese es el viaje que emprenderá Tom (Timothy Spall), un anciano que acaba de perder a su esposa y que quiere cumplir su última voluntad, llevar sus cenizas al lugar donde fueron felices durante su juventud, antes de que una tragedia marcara sus vidas y los alejara de sus orígenes. 

Noticias relacionadas

El veterano director escocés Gillies MacKinnon compone una road movie en la que se mezcla el humor, la ternura, con una inevitable atmósfera crepuscular. Para ello, cuenta con la valiosa ayuda de Timothy Spall, capaz de manejar todos estos códigos sin apenas parpadear, en este caso mostrando al mismo tiempo su fragilidad, pero también su determinación y dignidad a la hora de llevar a cabo su empresa. 

'El inglés que cogió una maleta y se fue al fin del mundo' sirve como trayecto íntimo en el que se cruzan los recuerdos para configurar una especie de continuo espacio temporal en el que el pasado se mezcla con el presente. También funciona como último vistazo, el de unos ojos cansados y enfermos, los de Tom, hacia un mundo que para él se termina y que en realidad acaba de descubrir, en el que lo graban a través del móvil y se hace famoso en las redes sociales, en el que hay intolerancia, racismo y machismo, pero en el que todavía queda espacio para la empatía y la solidaridad.