Arte contemporáneo

El cosmos de piedra de Chiharu Shiota brilla en Lleida

La artista japonesa presenta su única instalación permanente en Europa en Planta, el complejo artístico-industrial de la Fundació Sorigué

La instalación de Chiharu Shiota ’In the beginning was...’, en Planta.

La instalación de Chiharu Shiota ’In the beginning was...’, en Planta. / FUNDACIÓ SORIGUÉ

4
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

Cruza el visitante el umbral de una edificación en plena gravera de la empresa Sorigué en la Plana del Corb, en Balaguer, a un paso de Lleida. Fuera, los obreros trabajan extrayendo y reconvirtiendo montañas de materiales extraídos de la tierra en futuro hormigón, asfalto, canalizaciones o dovelas para, por ejemplo, la línea 9 del metro de Barcelona. En el interior de la construcción le espera una obra de arte contemporáneo que le sumergirá en un universo, visual y metafórico, de cientos de pequeñas piedras unidas por hilos de lana negra, suspendidas en un intrincado entramado que crece hasta seis metros de alto por diez de ancho. Es un espacio oscuro, tenuemente iluminado, que transmite intimidad y "evoca lo pequeño y frágil que es el ser humano comparado con el universo", explica, con su tímida y apenas audible voz, su creadora, Chiharu Shiota (Osaka, 1972). La reconocida artista japonesa, residente en Berlín, habla sobre ‘In the beginning was…’, su primera instalación permanente en Europa, creada expresamente para el centro Planta de la Fundació Sorigué donde el arte marida con su faceta industrial.

El título de ‘In the beginning was…’ remite a la primera frase de la Biblia ('En el principio...') y al concepto de origen que le evocan a Shiota las piedras, "un material en bruto que sirve para crear algo", y cuyo ruido al rodar por las montañas de grava de Planta le inspiró cuando visitó el lugar. "Saber de dónde venimos nos ayudará a saber hacia dónde nos dirigimos", reflexiona. La inauguración del espacio en Lleida coincide con otra instalación suya, temporal, que este lunes ha presentado en el Liceu, en el Saló dels Miralls, basada en el ‘Winterreise’ de Schubert.

La artista japonesa Chiharu Shiota, en su instalación permanente en el proyecto Planta de la Fundació Sorigué, 'In the beginning was...', en su gravera de Berenguer (Lleida).

/ FUNDACIÓ SORIGUÉ

"El covid lo ha parado todo, empezando por la economía…, pero no la creatividad ni la necesidad de crear. Ahora creo que la gente puede estar más abierta a una experiencia colectiva que nos haga pensar en el cosmos y el universo. Yo sentí que había un lazo entre el universo y el universo que hay en mi interior", continúa Shiota. 

Las piedras agujereadas y ligadas con hilos son también "como las conexiones que se establecen entre las neuronas en el cerebro", señala la artista, que mientras se recuperaba de un cáncer pensaba que "quizás, cuando las personas nos dejan, se disuelven en el universo". "Durante mi enfermedad me pregunté muchas veces donde irían mi alma, mis emociones, mi arte, si me moría". Ahora, añade, sabe que una parte "seguirá viviendo en este edificio", anexo al centro de Mineralogía del complejo. 

La instalación de Chiharu Shiota 'In the beginning was...', en Planta.

/ FUNDACIÓ SORIGUÉ

En obras anteriores, algunas realizadas con viejas ventanas de Berlín o con zapatos usados, como las que presentó junto al embrión de ‘In the beginning was…’ en 2015 en el centro expositivo que Sorigué tiene en Lleida, Shiota reflexionaba sobre la memoria de los objetos. Aquí, admite, "la piedra no tiene memoria, pero sí historia. La piedra en sí no tiene significado pero las personas sí pueden dárselo. Cuando uno coge una piedra con la mano le da un significado, si escribe en ella la palabra 'lágrima' adquiere uno distinto. Según el sintoísmo, la piedra no es un dios pero puede ser un espíritu".  

Para la artista japonesa, que se ha prodigado en las bienales de Moscú, Sydney, Lyon o Venecia (donde creó el pabellón de su país), "el arte debe provocar una respuesta emocional. Si mi obra la ven 100 personas generará 100 respuestas emocionales distintas". 

Detalle de la instalación de Chiharu Shiota 'In the beginning was...', en Planta.

/ FUNDACIÓ SORIGUÉ

Noticias relacionadas

Conviviendo con Viola o Kentridge

Desde ahora, esta obra de Shiota convivirá en Planta con otros ‘sites’ específicos que albergan instalaciones permanentes no menos impactantes: una videoinstalación de Bill Viola, otra de William Kentridge (la procesión musical 'More Sweetly Play the Dance', que pudo verse en el CCCB en 2020), tres piezas de Anselm Kiefer y dos cabezas de Antonio López. También, al menos durante dos años más, con la monumental instalación ‘Double Bind’, que el desaparecido Juan Muñoz creó para la Sala de Turbinas de la Tate. Y, avanza Ana Vallés, presidenta del grupo y la Fundació Sorigué y directora de Planta, pronto, con una obra del argentino Tomás Saraceno y una película documental que Wim Wenders está preparando sobre este singular espacio.