Festival de Málaga

'El Cover': Secun de la Rosa inaugura Málaga con música y corazón

  • El conocido actor debuta en la dirección con una película sobre los sueños y las máscaras en la ciudad de Benidorm, en la que la música se convierte en gran protagonista.

Àlex Monner, tras la presentación de ’El Cover’ en Málaga

Àlex Monner, tras la presentación de ’El Cover’ en Málaga / EFE / Carlos Díaz Martín

Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Secun de la Rosa se convirtió en un rostro popular gracias a la serie 'Aída'. Ha trabajado como actor a lo largo de los últimos treinta años y se ha cimentado un enorme respeto dentro de la profesión gracias a su talento cómico. Pero su sueño desde pequeño siempre había sido dirigir. Comenzó poniendo en pie sus piezas teatrales (como 'El Disco de Cristal') en el circuito independiente y en ellas vertió todo un imaginario muy personal en el que latía una enorme sensibilidad y ternura.

Ahora debuta con 'El Cover', película que se encarga de inaugurar el Festival de Málaga y que se centra en los imitadores de cantantes que pueblan los bares de la zona inglesa de Benidorm. A través de ellos, el director configura un panorama humano en el que late la idea de éxito y de fracaso en medio de una atmósfera a medio camino entre el ensueño y la decadencia. 

“Hay muchos nexos en común con mis obras teatrales: la lucha por sobrevivir, las herencias emocionales, la familia, los héroes anónimos… temas que me conmueven y que en mis textos me gusta revestir de comedia y poética para intentar que sean lo más vivos posibles”, nos contesta Secun de la Rosa a través de mail, ya que no ha podido asistir al festival ya que está recuperándose de las secuelas de la covid.

Àlex Monner, protagonista

El protagonista, Dani (Àlex Monner) se encuentra en un perpetuo conflicto interno: lleva la música en sus venas, y sin embargo reniega de ella y se empeña en ser camarero ya que arrastra un trauma que tiene que ver con su sentimiento de orfandad. Por el camino conocerá a una serie de personajes que le ayudarán a quitarse la máscara bajo la que ha intentado esconderse, personajes que precisamente se ponen una careta cada noche para subir al escenario, y se disfrazan de Shirley Bassey (Marina Salas) o de Amy Winehouse (Carolina Yuste), pero que al menos han apostado por aquello que les hace felices. 

La música se convierte así en uno de los elementos fundamentales de la película, quizás porque también ha sido crucial en la educación sentimental de Secun. “Mi adolescencia fue la de un joven de los ochenta: cada semana aparecía un grupo musical, un hit. Las pandillas se identificaban por la clase de música que te gustaba: si eras heavy, mod, new wave… El ocio era irnos a los pubs de Gracia a escuchar música disco, a las tabernas de cantautores por las Ramblas o sentarnos en un banco con un radiocasete o el walkman. Y yo escuchaba de Dire Straits a Leonard Cohen pasando por Los Chichos, Lole y Manuel, Serrat e incluso Rick Astley”, continúa el director. 

Uno de los momentos más icónicos de 'El Cover' es una batalla musical en un bar en la que los actores van dándose la réplica a través de diferentes temas pop. Cinco minutos de un virtuoso plano secuencia con más de cincuenta personas cantando en vivo que rezuma frescura y vitalidad. 

“No es fácil mezclar Lady Gaga o The Killers en una película donde el protagonista canta ‘A que no te vas’ de Manuel Alejandro o suena ‘Balada para la soledad de mi guitarra' de Caco Senante, pero yo quería esa mezcla heterogénea, hits comerciales con muchas caras B de mi vida que a mí me ayudaban a explicar mejor los personajes”. 

Noticias relacionadas

Además, el tema principal de la película está compuesto por Antonio Orozco, que también hace un cameo, y aparecen artistas como Cristina Rueda, Rocío Márquez, Xavi Melero o la jovencísima cantaora Esmeralda Rancapino. 

“Cover es cubrir, tapar, lo que envuelve. Las portadas de las revistas, de los libros, de los discos. Quería hablar de ser o no ser uno mismo, de supervivencia, porque para salir adelante, todos nos creamos un personaje, aunque luchemos porque sea lo más parecido a nosotros”.