Reposición en salas

'Reservoir dogs': el bombazo de Tarantino vuelve a los cines

Tráiler de la película ’Reservoir dogs’.

  • ‘Reservoir dogs’, el filme con el que Quentin Tarantino se dio a conocer, se repone a partir de este jueves en 130 pantallas españolas. Representó una auténtica sacudida por su violencia y estructura narrativa. Analizamos su importancia entonces y ahora

Se lee en minutos
Quim Casas

Quentin Tarantino llegó al Sundance Institute con el borrador de ‘Reservoir dogs’ bajo el brazo. El recientemente fallecido Monte Hellman, consultor de proyectos en el organismo creado por Robert Redford, lo asesoró y tuteló para que aquel guion adquiriera forma definitiva. Hellman vio de inmediato el potencial que tenía, y no erró.

El también fallecido José Luis Guarner, crítico de cine de EL PERIÓDICO, Fotogramas y La Vanguardia, fue el primero en este país que certificó ese potencial cuando la película llegó a las salas. En su crítica escribía: “Como apenas estamos en el inicio de la nueva década, es prematuro –por no decir improcedente– declarar cual va a ser el más brillante debut de un director americano novel de los 90. Pero no será fácil que surja otra película del calibre y la fuerza de ‘Reservoir dogs’”. Guarner tenía más razón que un santo, y si en los 90 hubo un filme que compitiera con ‘Reservoir dogs’, ese no fue otro que el siguiente de Tarantino, ‘Pulp fiction’, Oscar al mejor guion y Palma de Oro en Cannes en 1994.

‘Reservoir dogs’ también se presentó en Cannes, aunque sin competir. Si lo hizo en el festival de Sitges. Y ahí ganó los premios al mejor director y guion y la gratitud eterna de Tarantino, que siempre que puede, se acerca a Sitges. Así que le damos la palabra al actual director del certamen, Ángel Sala, que recuerda la sensación que tuvo cuando la vio por primera vez: “Me produjo una satisfacción completa porque disfrute su violencia liberadora, pero entendí que a partir de ese momento se tendría que ver la historia del cine americano desde un punto de vista distinto”.

Michael Madsen, Harvey Keitel y Tim Roth, en 'Reservoir dogs'

/ Miramax

Ahí estaban las múltiples referencias de Tarantino: Sam Fuller, ‘Atraco perfecto’, el cine de acción asiático, la cinta hongkonesa ‘City on fire’… Y, sobre todo, su dinámica y rompedora estructura narrativa: “Creí que sería posible fraccionar la película a través de cada uno de los personajes, pero no de acuerdo con la mecánica del ‘flash back’, sino, simplemente como si fuesen capítulos de una novela que no contemplasen la continuidad cronológica de la historia”.

Estas declaraciones pertenecen a una entrevista, de las primeras en España, que le hicieron cuatro críticos de la revista 'Dirigido por'. Uno de ellos era Esteve Riambau, actual director de la Filmoteca de Catalunya: “Vi el filme en el festival de Sitges de 1992. Tarantino acababa de irrumpir en el panorama cinematográfico con un debut que conjugaba provocación y clasicismo. Una suerte de ‘Rashomon’ filtrado por el cine negro ‘hard boiled’. Lo entrevisté junto a Mirito Torreiro en la terraza del Melià. Fue una conversación intensa y apasionada, repleta de referencias cinéfilas”.

"Una pelicula casi mitológica"

Generación tras generación, ‘Reservoir dogs’ ha tenido una enorme incidencia. Se lo preguntamos a dos cineastas. Javier Ruiz Caldera (‘Malnazidos’) también la vio en aquel festival de Sitges: “Tenía 16 años y no sabía que me iba a volar la cabeza. Salí aturdido, me pareció una peli gigantesca, inabarcable, casi mitológica”. Paco Plaza (‘Verónica’): “Tenía 19 años y en un mundo pre-internet saqué las entradas para el festival desde un cajero automático en Valencia”. Compró la entrada al azar. Tras un falló durante la proyección, con Tarantino y Tim Roth sentados detrás de él, “pudimos ver el resto de esa película que supuso un terremoto en la historia del cine como no se había visto quizá desde ‘Taxi driver’”.

Nos ponemos al habla con dos colaboradoras y críticas de EL PERIÓDICO. Desirée de Fez reconoce que “llegué a Tarantino con ‘Pulp fiction’ y después recuperé ‘Reservoir dogs’. Las dos películas me entusiasmaron entonces y me entusiasman ahora. Cuando las vi por primera vez sentí que estaba ante un director distinto y me sorprendió, sobre todo, cómo estaban contadas, su peculiar sentido del humor y cómo conjugaba la violencia”. Beatriz Martínez tenía 14 años cuando se estrenó y la alquiló después en DVD: “Por aquella época estaba obsesionada con Martin Scorsese y los mafiosos, así que conecté enseguida con esta nueva forma de abordar el género. Era original, ultraviolenta e inesperada. Recuerdo hacerme un poco de lío con los colores que representaban a cada personaje, pero no importaba”.

Tarantino y Harvey Keitel, en el rodaje de 'Reservoir dogs'

/ Miramax

Jordi Costa, excrítico de 'El País' y actual director de exposiciones del CCCB, fue otro de los que sucumbieron al terremoto: “El reparto parecía toda una lección cinéfila, que apelaba a las fuentes (Lawrence Tierney), reconocía la inflexión ‘scorsesiana’ (Harvey Keitel) y proponía nuevos rostros. Los diálogos rebozaban de erudición pop las piruetas sobre la nada marca ‘Seinfeld’ y la banda sonora otorgaba una coraza cool a las imágenes. Todo era de segunda mano, pero todo parecía personal e innovador. Fue una película-manifiesto, con fragmentos inmortales (el baile de Madsen) en un todo imperfecto”. 

La percepción actual

Y en la actualidad, casi tres décadas después de su estreno, ¿cuál es la percepción que tienen de ‘Reservoir dogs’? Para Sala, “hoy lo veo como uno de los más equilibrados filmes de Tarantino, entiendo más sus claves y referentes y lo disfruto más por ello. Ruiz Caldera: “A día de hoy es una de las que más disfruto, pero ahora sé que es todo lo contrario a lo que pensé en su momento, es una pequeña película de autor”. De Fez: “Más de 20 años después me siguen pareciendo extraordinarias y muy influyentes las dos primeras de Tarantino”. Martínez: “¿Fue importante ‘Reservoir dogs’? Mucho. ¿Se podría hacer ahora? No. ¿Me siento próxima a ella? La veo como un ejercicio de estilo impecable, que incluía aspectos que renovaron la narración y el estilo del cine contemporáneo. El nacimiento de un talento superlativo como es Tarantino. Pero creo que ya se la ha reverenciado demasiado a lo largo del tiempo”. 

El grupo más salvaje

Mr. White (Harvey Keitel)

Keitel, actor adorado por Tarantino, Scorsese y Ferrara, da vida al líder ‘espiritual’ de la banda. Al final le confiesa al agonizante Mr. Orange su verdadero nombre, Larry.

Mr. Orange (Tim Roth)

El siempre hiperactivo Tim Roth encarna al policía infiltrado, que se pasa el filme desangrándose. Compara a quien les paga, Joe Cabot, con La Cosa de Los 4 Fantásticos.

Mr. Blonde (Michael Madsen)

El más sádico y violento. Desde entonces, Madsen siempre pone cara de mala persona. Mr. Blonde es en realidad Vic Vega, hermano del Vincent Vega/Travolta de ‘Pulp fiction’.

Mr. Pink (Steve Buscemi)

Al señor Rosa que compone Buscemi, el gran actor ‘indie’ de su generación, se le recuerda por su particular teoría sobre la inconveniencia de dar propinas en los bares.

Mr. Brown (Quentin Tarantino)

El propio Tarantino se reservó el personaje que da más juego en la conversación de apertura, cuando desgrana su peculiar lectura de la letra del ‘Like a virgin’ de Madonna. 

Mr. Blue (Eddie Bunker)

El más discreto del grupo. No lo fue Eddie Bunker, condenado por extorsión, narcotráfico, falsificación y robo a mano armada. Escribió novelas y fue actor de reparto. 

Noticias relacionadas

Joe Cabot (Lawrence Tierney)

El que financia el golpe. Tierney, fallecido en 2002, era un hombre duro del cine de los años 40 y 50: encarnó a Dillinger, el enemigo público número 1, en un filme de 1945.

Eddie (Chris Penn)

El hijo de Cabot. El menos elegante. En vez del traje oscuro y las gafas de sol, luce un chándal chillón de color fucsia. El hermano de Sean Penn murió a los 40 años.