Entrevista

Jordi Herreruela (Cruïlla): "Será como volver a la vida, sí, poderse abrazar y recuperar emociones"

  • El director del festival Cruïlla confirma, con el visto bueno de Salut, la celebración del festival este verano, del 8 al 10 de julio en el Parc del Fòrum

  • La muestra aplicará el dispositivo de tests de antígenos (con mascarillas y sin distancias) ensayado con éxito en el concierto de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi

Jordi Herreruela, director del festival Cruïlla, este martes.

Jordi Herreruela, director del festival Cruïlla, este martes. / Maria D'Oultremont

Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Hablan de reunir a 25.000 personas cada una de las tres jornadas. ¿Ese es el aforo previsto o el número de entradas que llevan vendidas?

Es el límite que hemos puesto siempre, no solo este año: son 100.000 metros cuadrados de los cuales ofrecemos 30.000 para el público, es decir, un 30% del total. Respecto a las entradas, estamos sobre las 15.000 por día.

Ese es un año distinto: ¿no hace falta contar con un cartel espectacular porque el público responderá para celebrar el retorno de los festivales?

Será como volver a la vida, sí, poderse abrazar y recuperar emociones. Es cierto que el cartel no tiene la proyección internacional de otros años: nosotros siempre hemos querido equilibrar, y este año se decanta por lo nacional. Pero esto nuestro público lo valora, y ahora que los artistas locales lo han pasado mal nos toca apoyarlos. Y estoy muy orgulloso del cartel que hemos construido y no me gustaría transmitir la idea de que nos ha quedado un programa más flojo por el covid.

Tener un público tradicionalmente autóctono, ¿es una de las claves para poder celebrar el festival este año?

Seguro que sí. Hay varias ideas sobre los grandes acontecimientos para el futuro. La primera, que si queremos ser sostenibles hemos de ser capaces de proyectar la ciudad sin que miles de personas tengan que moverse en avión. Luego, la experiencia del usuario debe ser cada vez más buena: dejemos de luchar para ver quién mete más gente y comencemos a incorporar la calidad y disfrute del espectáculo. Y una tercera cosa: que no sea un acontecimiento donde todo el mundo se concentre en un punto donde actúa el cabeza de cartel, sino que todo esté más repartido.

Pedirán a la gente que, además de la entrada, pague 8,5 euros por test cada día que asista al festival. ¿El test tiene una vigencia de solo 24 horas?

Es una de las cosas que pondremos a prueba. Testearemos a miles de personas y tendremos un análisis sobre la validez del test al cabo de 24, 48 y 72 horas. Es un dato sobre el que se tiende a especular y no hay una información definitiva al respecto. Vamos a testear a 25.000 personas en seis horas cada día, trabajando para que no haya colas ni aglomeraciones.

El coste que representa este despliegue representa unos 15 euros por asistente. ¿Quién asumirá los 6,5 euros restantes?

Trabajamos para que alguna administración o patrocinador pueda ayudar a cubrir al menos una parte. Hay que pensar que este despliegue representa un millón de euros. Estamos cerrando un acuerdo con DKV. Queremos que sean empresas del sector de la salud y que además de ayudarnos económicamente puedan aportar su experiencia.

La semana pasada, Gabi Ruiz, codirector del Primavera Sound, indicó a este diario que, si este año procediera a celebrar el festival, sería un “irresponsable”.

Pero al día siguiente, Marc Ramentol, en una entrevista al ‘Ara’, transmitía su confianza y total seguridad de que se pudiesen celebrar festivales este verano en Catalunya. Bonaventura Clotet hizo también declaraciones en esa línea. Creo que su criterio es un poco más valioso que el que pueda expresar Gabi. Aunque sea un grandísimo promotor, entiendo que, en términos de salud, Ramentol o Clotet tienen más autoridad.

El festival se celebrará del 8 al 10 de julio. ¿Se lo imagina sin mascarillas?

Ahora mismo, no. Ojalá hayan cambiado tanto las cosas que sea posible. Ha habido declaraciones en este sentido. Pero si las condiciones mejoran, las aplicaremos.

¿Habrá sectorialización del público en el Fòrum, como con Love of Lesbian en el Sant Jordi?

Ninguna. La gente podrá moverse sin sectorialización alguna. Ese es, junto con el volumen de público, el gran salto respecto al concierto del Sant Jordi.

El cartel incluye artistas internacionales, como Two Door Cinema Club, Editors o Morcheeba, que deben venir del Reino Unido. Pero este verano no hay giras en Europa, ¿verdad?

No, y todo esto cuesta mucho, porque el tránsito de fronteras genera incertidumbre. Los países aún están poniéndose de acuerdo respecto al pasaporte sanitario y los procesos para entrar en un país. Y hay que añadir el Brexit, y la necesidad de trabajar con visados. Estos artistas viajarán en avión, sin arrastrar grandes equipos.

¿Y la producción la pondrán ustedes?

Así es. Hacer un festival este verano es un esfuerzo extra en todos los sentidos. Seguramente seremos el primer país en montar festivales de verano.

¿Le consta que las giras internacionales estén calentando motores para 2022?

Absolutamente. En 2022 girará todo el mundo. Tendremos la mayor oferta cultural que haya habido nunca. Ahora mismo ya no hay fechas libres en ningún espacio de Barcelona para el año que viene. Mi pregunta es si habrá público para tanta oferta. La gente tiene muchas ganas, y creo que habrá mucho público, pero como habrá tantísima oferta, es posible que, aunque globalmente la respuesta sea buena, para cada concierto las cifras de asistencia sean proporcionalmente menores. Hay que considerar que una parte del público estará pasando por dificultades económicas.

Noticias relacionadas

Si todo va bien, la vacunación hará que pasemos página respecto a estos operativos de tests de antígenos. ¿Vale la pena todo este esfuerzo solo para ganar este verano?

Ojalá sea así y hayamos hecho un esfuerzo brutal para una cosa de tan corta duración. Pero de poder trabajar en junio o en octubre, a mucha gente le cambia la vida. Luego, Dios no lo quiera, si el virus evolucionase con una nueva cepa o variante, el único modelo que nos garantiza no volver a pararnos, ni a confinarnos, y poder mantener la actividad, es el del test de antígenos.