De la novela al cómic

La ciencia ficción antibélica de Vonnegut, en los nominados pinceles de Albert Monteys

  • El autor de '¡Universo!' y antiguo dibujante de 'El Jueves' opta con su brillante versión de 'Matadero cinco' y con la infantil 'Leyendas del recreo' a dos de los premios que este viernes entregará el Cómic Barcelona, que celebra su segunda edición 'online' por la pandemia

Albert Monteys, en el estudio de su casa, en Barcelona, esta miércoles.

Albert Monteys, en el estudio de su casa, en Barcelona, esta miércoles. / JOAN CORTADELLAS

5
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

Mientras estuvo en la revista satírica ‘El Jueves’, que dirigió de 2006 a 2011, "tenía muchas espinas clavadas, oportunidades a las que había tenido que decir que no por falta de tiempo". "Entré muy joven y fueron 18 años de hacer humor gráfico y de actualidad", recuerda Albert Monteys (Barcelona, 1971). Cuando la dejó, en 2014, tras el polémico episodio de la portada ‘censurada’ del Rey, “fue como cuando sale el tapón de una botella de cava agitada. Aunque continué con ese humor en ‘Orgullo y satisfacción’ (revista digital con otros ex de ‘El Jueves’) tenía una lista de cosas que siempre había querido hacer”. Y en ella figuraba en mayúsculas “la ciencia ficción”, un género del que es fan desde siempre, y "la ilusión de explorar el lenguaje y las posibilidades del cómic", cuenta el dibujante a este diario. La última alegría surgida de aquel descorche ha sido ‘Matadero cinco o la cruzada de los niños’ (Astiberri), brillante versión en viñetas, con guion del canadiense Ryan North, del alegato antibelicista y obra cumbre de Kurt Vonnegut (1922-2007). 

Vonnegut basó su novela, de 1969, que precisamente acaba de reeditar Blackie Books (con nueva traducción de Miguel García Temprano), en su propia experiencia en la Segunda Guerra Mundial: apresado por los nazis y superviviente de milagro del bombardeo aliado que redujo la ciudad alemana de Dresde a cenizas. "Como todos los clásicos, sigue vigente -opina Monteys- porque es la historia de la fatalidad, de asumir el poco control que tenemos sobre nuestro destino y nuestra vida, algo en lo que cualquier lector puede verse reflejado, y reflexiona sobre la muerte, con esa coletilla recurrente de ‘Así fue y será’". 

Viñeta de 'Matadero cinco', versión de Albert Monteys y Ryan North, de la novela de Vonnegut.

/ ALBERT MONTEYS

Con este ‘Matadero cinco’ -publicado primero en Estados Unidos, ya en su tercera edición en España desde que llegó a las librerías en diciembre y vendido a 11 países-, Monteys es uno de los nominados a Mejor obra extranjera del Cómic Barcelona, que entregará sus premios (correspondientes a 2019 y 2020) este viernes, en el marco del segundo salón consecutivo ‘online’ -pandemia obliga-. Compite con figuras como Seth (con ‘Ventiladores Clyde’), Joe Sacco (‘Un tributo a la tierra’), Adrian Tomine (‘La soledad del dibujante’) y Nick Drnaso (‘Sabrina’ ), pero no es la única nominación del dibujante catalán, que también opta a la categoría de infantil y juvenil con el segundo libro de la serie ‘Leyendas del recreo’ (Anaya / Barcanova), "un cómic nada blando ni amable y sí algo gamberro y a veces poco correcto", que firma con El Hematocrítico, y del que ya trabajan en el cuarto título.

Cuando la editorial americana Boom! Studios le propuso adaptar una obra de culto como ‘Matadero cinco’ con la bendición de los herederos de Vonnegut, la primera reacción de Monteys fue "decir que no se podía adaptar porque era una novela muy literaria". "Pero me pasaron el guion que Ryan y vi que funcionaba porque, como él mismo dice, lo hizo como si lo hubiera escrito directamente para ser un cómic".

"La ciencia ficción nos sirve para hablar de nuestros miedos y expectativas, es una metáfora del mundo en que vivimos"

La dificultad no era poca: continuos saltos en el tiempo del protagonista, Billy Pilgrim, álter ego de Vonnegut, abducido por alienígenas del planeta Trafalmadore, cuya idea del tiempo no es lineal. "Para ellos, todo en la vida de un humano pasa al mismo tiempo, coexiste, y puedes saltar de un momento a otro". Así, la boda o la muerte del protagonista están en el mismo plano temporal que cuando es hecho prisionero en la batalla de las Ardenas o es obligado a trabajar en una fábrica de Dresde, donde el 13 de febrero de 1945 logra refugiarse en el Matadero número 5 cuando caen las bombas de aviones americanos y británicos que causan 135.000 víctimas. 

Viñeta de 'Matadero cinco', versión de Albert Monteys y Ryan North, de la novela de Vonnegut.

/ ALBERT MONTEYS

Las adaptaciones de obras literarias al cómic son una constante en los últimos años. Ahora mismo son novedad las de 'Hambre', de Knut Hamsun, por Martin Ernstsen (Nórdica), 'Bartleby, el escribiente', de Melville, por José Luis Munuera (Astiberri), 'El olvido que seremos', de Héctor Abad Faciolince, por Tyto Alba, 'La torre de los siete jorobados', de Emilio Carrere, por David Lorenzo (Desfiladero Ediciones) o la reciente 'Transcrepuscular', de Emilio Bueso, por Jordi Pastor (Gigamesh). Todas, como la de 'Matadero cinco', huyen de la copia y sin traicionar el original superan el reto de crear una obra de autor. Monteys no eludió la pregunta recurrente: ¿por qué adaptar una novela? "Tuve claro que las adaptaciones que nos gustan son las que son independientes del original aunque partan de él. Un ejemplo es ‘Blade Runner’, de la que muchos no hemos leído la novela. Nosotros hemos sido fieles al espíritu de Vonnegut pero le hemos ‘faltado un poco al respeto’ siendo diferentes narrativamente. No somos taquígrafos ni reproductores. Aportamos ideas narrativas y juegos estéticos y gráficos propios del cómic siendo rigurosos, porque los dos somos devotos de su obra. Intenté adaptar el dibujo a su prosa, que es sencilla pero muy emotiva y contundente, con frases directas y limpias de artificios". 

Viñetas de 'Matadero cinco', versión de Albert Monteys y Ryan North, de la novela de Vonnegut.

/ ALBERT MONTEYS

"Creo que los lectores fieles de Vonnegut han reconocido la novela y a los que no, les ha servido para entrar en ella. En Estados Unidos es un clásico que se lee en los institutos y allí, a muchos, el cómic les ha servido para entender mejor lo que de jóvenes quizá les había costado", constata el dibujante, que acostumbrado a trabajos de humor o ciencia ficción, "para los que no es necesario documentarse mucho", esta vez sí ha debido recurrir a los datos históricos. "Reconstruir una ciudad que ya no existe, como Dresde, cómo era la vida en los campos de prisioneros… pero también cómo era el mundo en cada etapa de la vida del protagonista". 

El éxito de '¡Universo!'

Noticias relacionadas

Monteys se siente a gusto en el género futurista. Lo demostró ya con ‘¡Universo!’, Mejor obra nacional del Cómic Barcelona 2019, nacida en la plataforma digital Panel Syndicate, que le valió ser nominado a un Eisner, y de la que ya trabaja en un segundo libro. "La ciencia ficción nos sirve para hablar de nuestros miedos y expectativas, para hablar de muchas otras cosas, es una metáfora del mundo en que vivimos", valora. A Vonnegut, añade, "le sirvió para mostrar cómo una persona no pudo escapar de un tiempo de guerra y se vio atrapado en ese momento traumático vivido".