Estreno

Nuevo diluvio universal en el Lliure con 'Arcas 2020'

  • El colectivo VVAA desembarca en el teatro de Gràcia con un audaz montaje de ciencia ficción apocalíptica

Tres personajes de ’Arcas 2020’. De izquierda a derecha, Hybrid; Cuervaloma y Consuelo, el último ser humano.

Tres personajes de ’Arcas 2020’. De izquierda a derecha, Hybrid; Cuervaloma y Consuelo, el último ser humano. / Pol Rebaque

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

El Lliure invita al público a descubrir el diluvio universal con una fábula moderna donde ya no quedan humanos, solo animales extraños y personas híbridas que navegan en una nave. Ese es el punto de partida de 'Arcas 2020', el nuevo montaje del premiado colectivo VVAA. Tras sorprender con piezas como 'Wohnwagen' y 'This is real love', esperan plantear nuevas preguntas al espectador acerca del mundo futuro con esta nueva creación que el Lliure de Gràcia acoge a partir de este miércoles y hasta el 13 de junio.

Propuesta de ciencia ficción de aires apocalípticos. Los problemas filosóficos y vitales de los habitantes de la moderna arca en algunos aspectos no son tan diferentes a los de la civilización actual. Los habitantes de la nave buscan una tierra donde poder desarrollar una sociedad diferente y creen ser los últimos supervivientes del planeta. Pero, ¿Lo son realmente? ¿Están solos en el universo? La obra habla de la necesidad de escucharnos y entendernos. Y no solo entre nosotros, también con aquello que nos rodea.

Unas 27 personas han colaborado en este ambicioso proyecto, el primero que realizan con puesta en escena a la italiana, es decir con el escenario tradicional frontal. Pero, pese a esa adaptación a los parámetros más convencionales del teatro, la audaz escenografía intentará proyectar esa sensación envolvente de sus anteriores obras. La acción transcurre en una moderna arca de Noé en estado de emergencia, un buque donde han sobrevivido al diluvio universal una serie de especies, a cuál más extraña. Muchas criaturas son híbridas, creadas a partir de cruces como en de una paloma y un cuervo, o de una mujer -la última humana que existió y que aparece en la obra como un fantasma- y una alga. O Medúrskula K. un tipo de medusa que se reproduce a partir de sus propias células. El singular vestuario de Vera Moles merece capítulo aparte.

Simbolismo

Noticias relacionadas

"Cada personaje es simbólico. Se explican a través de metáforas de la propia historia que contamos", explican Anna Serrano y Max Grosse Majenc, miembros de este potente colectivo formado en Barcelona acostumbrado a trabajar de manera colaborativa, aportando todos ideas y trabajando juntos desde el primer momento de manera horizontal, no jerárquica. "Somos seis directoras, creadoras, dramaturgas. Muchas voces que han de ser escuchadas". Ellos dos junto con Clara Aguilar , Sofia Gallarate, Elena Martín Gimeno, Marc Salicrú y Laura Weissmahr han impulsado este proyecto con ayuda del Lliure al que se han sumado los actores Marc Salicrú (que además de actuar se encarga de la escenografía), Sandra Pujol y Alba Sáez. Todo es creación original. Empezaron a trabajar en este proyecto en verano de 2019. Pasar del mundo de las ideas a plasmar la dramaturgia y el texto no fue sencillo. Pero a este grupo cuya media de edad ronda los 25 años, le van los desafíos. "La obra plantea cómo queremos vivir. Encontrar una manera de estar entre la utopía y la distopía porque todo sistema cambia y hay que asumir los problemas", razonan.

Imaginación no falta en este colectivo que juega con el agua en la escenografía y también en el vestíbulo del teatro donde hasta el día 6 de junio habrá dos acciones performativas -una al entrar a ver la obra y otra al salir- diseñadas para la ocasión a cargo de Agnes?, artista italiano que se pregunta cómo habitar el fondo marino. La adaptación es clave en cualquier proceso de evolución.