Arte

Las joyas íntimas de Picasso, una pasión desconocida

  • El Museu Picasso inaugura una muestra sobre una de las facetas menos estudiadas del malagueño, los colgantes, broches y otros objetos reciclados y moldeados que convertía en alhajas y regalaba a sus amantes, amigas y familiares

  • La exposición reúne además joyas de artista creadas por Oppenheim, Man Ray, Dalí, Giacometti o Calder y dialoga con una muestra en el Museu Etnològic

Jacqueline con un collar de cerámica hecho por Picasso.

Jacqueline con un collar de cerámica hecho por Picasso. / Archivo David Douglas Duncan / SUCESIÓN PICASSO

5
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

Puede uno imaginar el enfado de Picasso en 1950 cuando su pareja de entonces, Françoise Gilot, le dijo al artista que no le gustaba una de las joyas que él mismo había creado y que le había regalado: un colgante de plata con una cabeza cornuda, de nombre Sátiro. "Pesa demasiado", se atrevió a comentarle. Ahora custodiado en una vitrina del Museu Picasso de Barcelona, no era ni mucho menos la primera que le ofrendaba: una imagen tomada por el fotógrafo Bressaï testimonia la existencia de otro colgante grabado por el malagueño en 1946; es la figura de unos diez centímetros de un fauno femenino, también con cuernos y sentado como una esfinge. Contaba Gilot que era un hueso que el pintor recogió en un paseo juntos por la playa en el sur de Francia. "Esta es la costilla de Adán, te grabaré en él una Eva", le dijo. Son dos de las anécdotas íntimas que esconden algunas de las 86 piezas, muchas de ellas nunca expuestas, de la singular muestra ‘Picasso y las joyas de artista’, que hasta el 26 de septiembre explora una de las facetas menos conocidas y estudiadas del artista.

"Son piezas únicas o bien de las que existen muy pocos ejemplares, porque fueron concebidas como regalos para amantes, familiares o amigas. Son joyas de amor y amistad", señala el director del Picasso, Emmanuel Guigon, que comisaría la muestra junto con Manon Lecaplain, quien apunta que se trata de "objetos íntimos, no obras públicas, que hacen al artista más accesible y permiten entender las relaciones de Picasso con los demás como termómetros y catalizadores de emociones". 

19 medallones grabados en arcilla que Picasso guardó en una cesta de mimbre llena de paja, que el artista regaló como si fueran huevos de Pascua a su última esposa, Jaqueline Roque.

/ MARÍA D'OULTREMONT

Muchas de las joyas creadas por Picasso, poco documentadas, se han perdido o están en colecciones privadas difíciles de localizar, lamenta Lecaplain, que con este proyecto, reflejado en el catálogo de la muestra, ha identificado y descifrado todas las conocidas a día de hoy.

El inicio de lo que el propio Picasso calificó de "verdadera pasión" hay que buscarlo en 1936, cuando se enamoró de Dora Maar y se lanzó a crear joyas para ella. Primero compraba colgantes, anillos y broches en los mercadillos y rastros de Royan y antes de regalárselos los grababa, pintaba o dibujaba. Mientras, Maar, como ya hizo con el ‘Guernica’, documentó fotográficamente el proceso creativo del pintor. 

Exposición 'Picasso y las joyas de artista'.

/ MARÍA D'OULTREMONT

Luego, en los veranos que pasaron en el sur de Francia, Picasso recogía conchas, huesos, piedras o cristales de mar para decorarlos con un cuchillo o con pinceles, según le inspirara la forma de cada objeto, con animales, minotauros o figuras de mujeres, que Maar conservaba "como talismanes". Picasso le dijo a Brassaï, a quien pedía que fotografiara todas aquellas creaciones: "Quizá debería volverlos a lanzar al mar. Cómo se extrañaría la gente que encontrase aquellas piedras grabadas con extraños símbolos, Serían auténticos rompecabezas para los arqueólogos". Pero no los lanzó, y muchas de estas obras de arte en miniatura ahora lucen en las vitrinas del museo que lleva su nombre.

La mezzosoprano Claudia Schneider, cantando en un guiño al álbum de Tintín, 'Las joyas de la Castafiore', durante la presentación a la prensa de la exposición 'Picasso y las joyas de artista', este jueves en el Museu Picasso.

/ MARÍA D'OULTREMONT

La lechuza herida

También por la playa francesa paseó Picasso con Françoise Gilot. En la de Golfe-Juan, en 1948, les fotografió Robert Capa, ella luciendo un icónico collar de varias piedras rescatadas del mar, la central, con un búho grabado, y que es una de las estrellas de la muestra. No falta la anécdota íntima: evoca la lechuza herida que ambos habían cuidado en su casa.

'Collar Búho', regalado por Picasso a Gilot e inmortalizado por Capa en 1948 en el cuello de ella, con el artista sosteniendo una sombrilla, en la playa francesa de Golfe-Juan.

/ MARÍA D'OULTREMONT

Prueba de que las joyas eran también para el malagueño una forma de experimentación de técnicas y materiales, es su descubrimiento de la cerámica, con Gilot, en 1949, en Vallauris, en el taller Madoura, regentado por el matrimonio Ramié, de cuyo horno saldrían piezas estampadas en terracota con motivos mitológicos, centauros, faunos, toros o caballos. Como los 16 medallones de arcilla que lucen en una vitrina junto a la cesta de mimbre en la que el propio Picasso los regaló, acolchados en paja, como si fueran huevos de Pascua, a su última mujer, Jacqueline. Las únicas joyas con metales preciosos, oro y plata, que hizo el pintor fueron con ayuda de su dentista Roger Chatagner.  

Pablo Picasso con Françoise Gilot y su sobrino Javier Vilató, en la playa Golfe-Juan, en agosto de 1948.

/ CAPA / MAGNUM / SUCESIÓN P. PICASSO

Lazo con el Museu Etnològic

Noticias relacionadas

La exposición cuenta con una segunda parte con piezas de los siglos XX y XXI creadas por artistas como Meret Oppenheim, Man Ray, Dorothea Tanning, Dalí, Giacometti, Alexander Calder, Lucio Fontana, Louise Bourgeois, Jacqueline de Jong, Niki de Saint Phalle, Yoko Ono, Janine Antoni y Miquel Barceló. Y se extiende, cruzando la calle de Montcada, al vecino Museu Etnològic i de Cultures del Món, con la pequeña muestra ‘Joyas baule y kafir. Diálogos con Picasso’, comisariada por Salvador Garcia, con una selección de joyas de las culturas baule (de África Occidental) y kafir (Afganistán), presididas por una foto de numerosas piezas de arte africano coleccionadas por Picasso en su taller. 

Joyas creadas por Alexander Calder, algunas regaladas a Elisa Breton, en la muestra 'Picasso y las joyas de artista'.

/ MARÍA D'OULTREMONT