Obituario

Muere el singular cantautor italiano Franco Battiato a los 76 años

  • El músico, autor de éxitos como ‘Voglio vederti danzare’ y 'Centro di gravità permanente', padecía alzhéimer

El icónico Franco Battiato en un minuto

Se lee en minutos
Quim Casas

Se había retirado de los escenarios y estudios de grabación en verano de 2019, finalizando así una carrera iniciada a finales de los 60. Su último concierto fue en 2017 en la ciudad de Catania, y su último disco apareció en agosto de 2019, una vez anunciada su retirada. Tomó esta decisión, al parecer, debido a cuestiones de salud, una enfermedad de la que habían circulado más rumores que certezas y contra la que no ha podido combatir más: el alzhéimer. Franco Battiato, uno de los cantautores más representativos de la música italiana, ha fallecido este martes, a los 76 años, en su casa de Milo, en Sicilia, según han revelado sus familiares y ha tuiteado su amigo, el jesuita y periodista Antonio Spadaro.

Nacido en la localidad siciliana de Riposto en 1945, Battiato se caracterizó por una clara vertiente humanista y por el rechazo casi radical al componente social del estrellato artístico. Sin vivir recluido, lejos del mundanal ruido, sí llevó una existencia tranquila fuera de los focos mediáticos. Musicalmente siempre inquieto, pasó de la balada pop a los arreglos del rock progresivo de los años 70, del cancionero existencialista a la influencia de la música étnica.

Rock progresivo

Tras sus escarceos iniciales en la canción romántica, Battiato formó en 1971 el colectivo de rock progresivo Osage Tribe, junto a Ninzio Fava, Marco Zoccheddu y Bob Callero, pero solo participó en la grabación de su primer single, 'Un falco nel cielo', abandonando la banda para grabar sus propios discos. Eran los tiempos de Premiata Forneria Marconi y otros grupos italianos de prog rock y rock sinfónico. En 2002 se editó el disco 'La convenzione', un recopilatorio de temas de aquella época a cargo de Battiato, el músico experimental Juri Camisasca y los propios Osage Tribe.

Conceptualmente díscolo, siguió indagando en la música psicodélica y electrónica. En 1971 apareció 'Fetus', un disco polémico por su fotografía de portada, la de un feto humano. Después logró reconocimiento en la parcela de la música contemporánea con trabajos como 'Juke box' (1976) -una obra básicamente instrumental concebida de inicio como banda sonora del filme 'Brunelleschi', aunque no sería utilizada- y el experimental 'L’Egitto prima delle sabbie' (1978).

'La voce del padrone', aparecido en 1981, fue su primer gran éxito: más de un millón de copias vendidas y la inclusión de uno de sus temas más emblemáticos, 'Centro di gravità permanente', con sus contagiosos arreglos de viento y su melodía pop. Aún sería más contundente la repercusión de 'Voglio vederti danzare', canción incluida en su siguiente disco, ‘L’Arca di Noé’ (1982), con sus ecos árabes y sus alusiones a los zíngaros del desierto.

En Eurovisión

Convertido en icono de la música popular italiana, Battiato llegó a representar a su país en el festival de Eurovisión de 1984, celebrado en Luxemburgo, logrando la quinta posición con un tema cantado con Alice, ‘I treni de Tozeur’, con su sobredosis de arreglos de cuerda tan característicos del pop del momento. En los años 90 pasó también a la pintura, aunque utilizando el seudónimo de Suphan Barzani, y produjo varios discos de música clásica: ‘Gilgamesh’ (1992), obra lírica en dos actos, y ‘Messa arcaica’ (1994), para coro y orquesta. Siguieron discos en estudio y en directo: ‘Fisognomica’ (1988), ‘Caffè de la Paix’ (1993), ‘Unprotected’ (1994), ‘L’imboscata’ (1996) -que incluye otra de sus canciones más definitorias, la melancólica ‘La cura’-, ‘Last summer dance’ (2003) o ‘Joe Patti’s experimental group’ (2014). ‘Torneremo ancora’ (2019) es su última obra. También publicó discos cantados en español, como el doble ‘Battiato collection: 29 temas en español’ (1996).

Empezó a componer para el cine en 1987, aunque nunca figuró en películas relevantes o conocidas. En 2003 debutó como director con el filme ‘Perduto amor’. El guion lo escribió con el filósofo Manlio Sgalambro, uno de sus mejores amigos y letrista de varias de sus canciones a partir de los años 90. Su protagonista es un joven siciliano que ama profundamente la música y la escritura: ecos autobiográficos evidentes.

Battiato dirigió otras películas, como la extraña fábula ‘Musikanten’ (2006), en torno a una mujer obsesionada con Beethoven y la lengua alemana que decide someterse a un proceso de regresión, y el documental ‘Auguri Don Gesualdo’ (2010), centrado en el escritor Geasualdo Bufalino. Como actor, interpretó al padre de la protagonista de ‘Padre’ (2016), filme realizado por Giada Colagrande e interpretado junto a la pareja sentimental de esta, Willem Dafoe.

Noticias relacionadas
Temas

Italia