Análisis

'Mulholland Drive', todo Lynch en un solo filme

David Lynch, en el rodaje de ’Mulholland Drive’.

David Lynch, en el rodaje de ’Mulholland Drive’.

Se lee en minutos
Quim Casas

Hay muchos Lynch. Porque no es exactamente lo mismo 'Cabeza borradora' que 'Una historia verdadera', aunque se parezcan más de lo que se podría suponer. O 'El hombre elefante' que 'Dune', pese a que los habitantes del aceitoso y libidinoso planeta Harkonen de la segunda podrían figurar en alguna de las ferias ambulantes en las que vivió y fue maltratado John Merrick, el hombre elefante victoriano.

Pero si hay una película que pueda aglutinar todos los aspectos relevantes de la obra lynchiana, esa es 'Mulholland Drive', un compendio perfecto de los motivos oscuros e irónicos, tenebrosos y melodramáticos, figurativos y abstractos, del creador de 'Twin Peaks'.

En 'Terciopelo azul', la cámara que descendía hasta debajo del césped de un jardín para mostrar un revoltijo de escarabajos era la metáfora perfecta del propio filme: mostrar, como en los lienzos de Edward Hopper -una de las máximas influencias de Lynch-, lo rugoso y angustiante que podemos encontrar debajo de las superficies más pulidas y convencionales.

Lo mismo ocurre en 'Mulholland Drive', en su parte más lúdica y emotiva hasta que la cámara se adentra dentro de la oscuridad de un cubo azul y todo cambia drásticamente. También la cámara descendía hacia la oscuridad en 'Cabeza borradora', 'El hombre elefante' o 'Terciopelo azul', y las cosas no volvían a ser las mismas. La narrativa Lynch en estado puro.

Noticias relacionadas

El director lanzó a dos actrices, una (Naomi Watts) con más carrera que la otra (Laura Elena Harring), las hizo vivir una historia de amor bajo los efectos del viejo Hollywood, de 'El crepúsculo de los dioses', 'Vértigo' y 'Laura', y las reunió en una escena emocionante en un local llamado Silencio. Ese es el nombre de un club nocturno y selecto que Lynch abrió en París. 'Mulholland Drive' pervive en la memoria de los espectadores, en la historia aún larvaria del cine del siglo XXI y en geografías de lo más diverso.