Listos y afinados

Los festivales de música clásica auguran una "mascletà"

  • Las citas de Peralada, con la lírica y la danza, y de Torroella, con un repertorio que va de la antigua al clasismo, se preparan para ofrecer veladas culturales singulares en vivo y en directo

Jordi Savall, en un momento de su actuación en el Festival de Torroella el año pasado.

Jordi Savall, en un momento de su actuación en el Festival de Torroella el año pasado. / MARTI ARTALEJO

5
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

Tras un año difícil en la clásica, los festivales de música calientan motores con ganas de retomar el contacto con el público este verano, con todas las medidas de seguridad, deseando poder ofrecer el mayor aforo posible para equilibrar las cuentas y recuperar la cierta normalidad. La ampliación de aforos al 70% en locales cerrados anunciada este viernes por el Procicat juega a favor. "Este verano será una 'mascletà'", vaticina Montse Faura, directora del festival de Torroella de Montgrí, que celebra su 40 aniversario, muy diferente a la limitada edición del año pasado. La misma impresión tienen los responsables de Peralada, de la Schubertíada de Vilabertran, de Música Antiga als Pirineus y del festival Pau Casals de El Vendrell. "La gente tiene ganas de salir. No solo los jóvenes, también la gente de 50 a 80 que ya se ha vacunado y está inmunizada. Ahora, las ganas de hacer cosas puede más que la recesión", añade. Y los precios en Torroella nunca han sido exagerados, van de 15 a 55 euros.

"Tendremos una edición intensa", afirma Oriol Aguilà, director artísitico del Festival Castell de Peralada, que vuelve con una versión concertada del 16 de julio al 1 de agosto. Trece espectáculos, entre ellos una ópera escenificada, aunque no será la 'Aida' con reparto de campanillas anunciado para el 2020 que el covid-19 ha obligado a posponer para más adelante. "Desde que se sabe que presentamos el cartel el próximo martes el teléfono saca humo", añade. Todo indica que el público tiene ganas de reconectar con esta cita que atrae a primeras espadas de la danza y la lírica.

Adiós al 'streaming'

Ambos festivales de clásica mantuvieron la actividad el año pasado gracias al 'streaming' para compensar la limitación de entradas a un tercio del aforo. Con las retransmisiones conectaron con gente a de otras latitudes y países. Pese a la limitada programación, los seis conciertos en Peralada y los cinco de Torroella llegaron a 90.000 y a 84.000 melómanos, respectivamente. Pero este verano ambos apuestan por los espectáculos en vivo y en directo, intentando recuperar la máxima normalidad que permitan las normas del Procicat.

Del 31 al 23 de agosto en Torroella acogerá 15 conciertos que abarcan desde música antigua a la clásica. "Este año no habrá formaciones orquestales demasiado numerosas, máximo de 30 músicos, y tendremos alguna estrella internacional", avanza Faura. Y no faltará el veterano el pianista vasco Joaquín Achúcarro, un clásico de Torroella que el año pasado falló por primera vez en varios lustros a causa de la pandemia. "La solidaridad de los artistas abiertos a negociar ha sido fundamental para salir adelante". También "el apoyo de las instituciones públicas y patrocinadores privados", indica Faura. "Ante el riesgo de desaparecer todos han preferido acompañarnos". Antes de ampliarse el aforo en Catalunya al 70% su previsión era de organizar doble sesión de cada espectáculo, una medida pondrá en los contratos con los artistas por si volvieran a limitarse los aforos.

"Un año durísimo"

Oriol Aguilà también destaca el apoyo de los patrocinadores pero señala que de cara al futuro es importante el compromiso de todas las instituciones. "La cultura es un bien esencial. Los festivales necesitan el máximo apoyo", ha destacado el director de Peralada, presidente también de FestClásica (Asociación de Festivales de Música Clásica de España). "Ha sido un año muy complicado, durísimo", recuerda. Muchos festivales de clásica fueron los únicos en mantener la llama cultural el verano pasado. La realidad de cada comunidad autónoma y las normas sanitarias impuestas han determinado realidades distintas y visiones diferentes. "Nosotros tenemos muchas ganas e ilusión de reencontrarnos con nuestro público. Peralada vuelve con una programación muy ambiciosa artísticamente de ópera y danza. Hemos trabajado para que el público se sienta seguro y cómodo".

Alianzas en el 'lied'

La Shubertíada de Vilabertran, festival especializado en 'lied', alcanza su edición número 29 con nuevas alianzas con el festival Bal y Gay de Lugo (Galicia) que ya este fin de semana ha retomado el contacto con el público con un ciclo con diferentes tres conciertos en espacios emblemáticos del Camino de Santiago. Este domingo la Catedral de Mondoñedo acoge a Christoph Prégardien, tenor alemán que también actuará este verano en Vilabertran con el mismo programa, 'Winterreise ('Viaje de invierno'), de Schubert. "Tener un 'partner' ayuda a repartir costes", explica Víctor Medem, director de la cita catalana hermanada con el festival gallego. Comparten una misma filosofía, conciertos de calidad en joyas del patrimonio histórico. Además, han coproducido la nueva obra del compositor andaluz Dahaaoud Salim que estrenará este verano el Quartet Casals. Desde hace unos años la Shubertíada se ha expandido más allá de la Canónica de Vilabertran ofreciendo conciertos en el Ampurdán en espacios de mayor capacidad. En la programación de este año destaca uno en la Basílica de Santa María de Castelló d'Empúries donde el aclamado barítono Matthias Goerne ofrecerá obras de Brach y Brahms con María Dueñas (violín) y Juan de la Rubia (órgano) el 12 de agosto. De momento el ritmo de venta de los 18 conciertos previstos del 12 al 29 de agosto "va mejor que el año pasado", afirma Medem.

Vuelve Música als Pirineus

Noticias relacionadas

El festival Música Antiga als Pirineus y el Festival Internacional Pau Casals regresan también este año tras anular su última edición. El primero abrirá con una producción propia el 2 de julio en Catedral de la Seu d'Urgell con 'Officium Defunctorum Urgellensis', recuperación de la 'Misa de difuntos' de Budrieu, maestro de capilla nacido en 1520. Se han recuperado casi todas las actuaciones previstas para el año pasado, explica Josep Maria Dutrèn, director de la muestra organizada en pequeñas iglesias y lugares singulares en el Pirineo, como el refugio Niu de l'Àliga a 1.500 metros de altitud. Habrá 48 conciertos en 33 municipios: de Andorra, Barcelona (El Berguerdà, Lleida, Girona y Francia, entre el 2 julio y el 22 de agosto.

"El patrocinio ha bajado, pero haremos el festival más normal posible con siete actuaciones del 10 al 22 de julio", declara Oriol Toldrà, gerente del Festival Internacional Pau Casals de El Vendrell (Tarragona). La cita celebrará el 40 aniversario que se pospuso debido a la pandemia. "Lo único que me preocupa es el tema de los viajes, que no puedan llegar artistas de fuera de Catalunya", confiesa.