Estreno en salas

'Ejército de los muertos': la redención de Zack Snyder a través de los zombis

  • El director regresa al género con el que inauguró su carrera en una película que supone su primera colaboración con Netflix después de haber completado su montaje de 'Liga de la justicia'

  • 'Ejército de los muertos' es su obra más libre y desprejuiciada, un auténtico espectáculo repleto de violencia y humor

Un fotograma de ’Ejército de los muertos’, de Zack Snyder

Un fotograma de ’Ejército de los muertos’, de Zack Snyder / Netflix

Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Han pasado diecisiete años desde que Zack Snyder debutara con 'Amanecer de los muertos', remake de la mítica 'Zombie' de George A. Romero. En ella descubrimos a un director ambicioso, visualmente portentoso, repleto de ideas y sin miedo a nada. En ese momento no sabíamos de lo que era capaz de hacer, pero pronto se encargó de dejar las cosas claras gracias a '300'. Después llegarían 'Watchmen' y su incursión en el universo DC con 'El hombre de acero' y su nombre terminaría convirtiéndose en una especie de sello, para algunos de calidad, para otros de pretenciosidad. 

Ahora Snyder regresa a sus orígenes, a los zombies. Y para él es como si se cerrara un círculo. Por eso, 'Ejército de los muertos' ('Army of the dead') tiene algo de catártico, como si el director hubiera querido recuperar con ella la ilusión de los inicios a través del disfrute y el juego, del descaro juvenil perdido por el camino. 

Lo necesitaba. Han sido años duros para el cineasta. Su hija Autumn de 20 años se quitó la vida mientras rodaba 'Liga de la justicia'. Abandonó el proyecto, que dejó en manos de Joss Whedon y se sumergió en un largo periodo de duelo. Fueron los fans los que lograron sacarlo del pozo a través de la petición en redes sociales de restaurar el SnyderVerse, o lo que es lo mismo, de recuperar la visión original del director y completar su ciclo épico de superhéroes en tres movimientos. El resultado fue 'La liga de la justicia de Zack Snyder', un monumental montaje de más de cuatro horas que se estrenó el pasado marzo en HBO Max y que terminó por evidenciar las diferencias creativas entre el director y el estudio Warner Bros a la hora de seguir expandiendo el universo DC. 

Libertad por parte de Netflix

Por eso, 'Ejército de los muertos' supone un 'reset' en toda regla, no solo porque es su primera película para Netflix (el filme llega hoy a los cines, y el 21 a la plataform, que le ha dado libertad total, sino porque en ella Snyder rescata su espíritu juguetón y canalla, su amor por el espectáculo y el divertimento puro y duro, sin coartadas intelectuales, sin esa intensidad que le había acompañado en los últimos tiempos, sin esa grandilocuencia. “Quería hacer una película de serie B a lo grande”, cuenta Snyder durante una mesa redonda virtual a través de Zoom. “Una película que no diera respiro, que fuera muy física y en la que pasaran cosas todo el tiempo. Y, sobre todo, que tuviera mucho humor”. 

La cara más cómica de Snyder

En efecto, 'Ejército de los muertos' nos ofrece la cara más cómica de Zack Snyder y el resultado, es una salvajada que supura cachondeo. La premisa de la que parte ya resulta de por sí delirante: Un zombie-alfa infecta a toda la ciudad de Las Vegas y el ejército la sitia para que nadie pueda escapar. A su alrededor se forman campamentos de refugiados a los que consideran apestados y, mientras, un magnate japonés ofrece la oportunidad a un grupo de mercenarios, capitaneados por Dave Bautista, de hacerse con un botín escondido en la cámara acorazada de uno de los hoteles. 

“Toda película de zombies incluye una metáfora del mundo en el que vivimos”, continúa Snyder. “Es lo que más me gustaba de George A. Romero, cómo logró revolucionar el género de terror creando una nueva mitología a través de la que introducir un comentario social. Pero hay algo más. Las mejores películas sobre muertos vivientes son las que nos enseñan algo sobre nosotros mismos, porque el verdadero monstruo, somos nosotros”. 

En 'Ejército de los muertos', Snyder habla del capitalismo, del consumismo, de cómo creamos barreras para separarnos entre nosotros, de la ambición y el individualismo, de la necesidad de la empatía y la solidaridad en un mundo deshumanizado. Pero, sin, embargo, para Snyder todo esto es secundario, porque realmente lo que quería contar era la historia de una hija que se siente decepcionada con su padre y los esfuerzos que éste hará para recuperar su confianza. 

“El género te da la libertad para moverte en muchos niveles. He podido crear este mundo, por ejemplo, que es algo para un director apasionante. Y después está saber cómo manejar todos los mecanismos y los resortes. Por una parte, disfrutas con los trucos, tienes la capacidad de inventar, pero detrás de todas esas capas, me gusta pensar que 'Ejército de los muertos' es la historia del amor de un padre a su hija, y que eso lo trasciende todo”.  

Zack Snyder, en el rodaje de 'Ejército de los muertos'

/ Netflix

Si todavía quedaba dudas sobre el compromiso del director con la película, de sus ganas de mancharse de barro, es la primera vez que Snyder ejerce como director de fotografía. “Quería que, en esta ocasión, toda la responsabilidad fuera mía. Si salía mal la jugada, no se podría culpar a nadie más, porque yo quería utilizar unas lentes Canon y la decisión era arriesgada”, cuenta. “Tienes que ser el primero en llegar y el último en irte, y hacerlo todo desde cero. Ha sido todo un reto, muy duro, pero también muy satisfactorio, porque me encanta manejar la cámara, estar cerca de los actores”.

El reparto

Para 'Ejército de los muertos' ha reclutado un equipo de lo más ecléctico. Además de Dave Bautista, encontramos a Ella Purnell (en el papel de su hija), a una aguerrida Ana de la Reguera, a Matthias Schweighöfer (experto en cajas fuertes) y que forma dúo cómico con Omari Hardwick, a la mercenaria francesa Nora Arnezeder, a un brabucón Garret Dillahunt y a toda una horda de zombies que incluye algunos con unas capacidades especiales que iremos descubriendo. Además, como guinda del pastel, hay un tigre zombie que se llama Valentina. Poco más se puede pedir. 

Cinco películas clave del género zombi

'La noche de los muertos vivientes' ('Night of the living dead', 1968)

Obra fundacional de todo el género, una película de ínfimo presupuesto, rodada de manera independiente que cambiaría para siempre las reglas del terror contemporáneo sentando sus bases constitutivas. Supuso el descubrimiento y la consagración inmediata de George A. Romero y creó toda una corriente de culto. 

'No profanar el sueño de los muertos' (1974)

Fue la respuesta española al filme de Romero, pero Jorge Grau no se limitó a imitar ‘La noche de los muertos vivientes’, sino que aportó imaginación, personalidad y una modernidad que no solo se constreñía a mostrar a todo color el rojo de la sangre y de las tripas, sino que albergaba un carácter experimental revelador. 

'Zombie' ('Dawn of the dead', 1978)

En esta segunda entrega de su saga, Romero fue un poco más allá y configuró una brutal metáfora de la sociedad de consumo en la que también había espacio para criticar a los medios de comunicación o la institución familiar. Siempre se recordará como la película de zombies que transcurre el centro comercial y marcaría un antes y un después en el género.

Noticias relacionadas

'28 días después' ('28 days later', 2002)

Con guion de Alex Garland, Danny Boyle consiguió revitalizar y modernizar el género aportando algunas novedades, como la introducción de los zombies ultraveloces, que en realidad habían sido infectados por un virus. La imagen de Cillian Murphy vagando por un Londres vacío se convertiría en icónica. 

'Amanecer de los muertos' ('Dawn of the dead', 2004)

Zack Snyder se convirtió por derecho propio en el mejor sucesor posible de Romero. Su remake es probablemente uno de los mejores de la historia del cine de terror, al mismo tiempo respetuoso con el material previo, pero aportando novedades cruciales a la hora de dotarlo de un músculo y de potencia expresiva.