Novela negra

Jo Nesbo se sumerge en la "espeluznante" atmósfera de un 'noir' rural

  • El creador del policía Harry Hole presenta 'El reino', una tragedia familiar y de ambición y codicia, protagonizada por dos hermanos en una zona aislada de Noruega

El escritor noruego Jo Nesbo, en una de sus visitas a Barcelona.

El escritor noruego Jo Nesbo, en una de sus visitas a Barcelona. / DANNY CAMINAL

Se lee en minutos

Con absoluta espontaneidad, al otro lado de la pantalla, desde el abuhardillado estudio-biblioteca de su casa, en su Oslo natal, luciendo boina inglesa a cuadros y chaqueta deportiva, el noruego Jo Nesbo (1960) se levanta, desaparece de la imagen, y vuelve a sentarse, guitarra en mano, para sorprender con unos acordes de la nueva canción que ha escrito para su veterano grupo de rock, Di Derre. Pero se lo piensa mejor y tras unas notas deja a la prensa oyente con la miel en los labios. "Ha sido un año muy triste, esta mañana nos han dicho que se cancelan todos los festivales en los que íbamos a tocar este verano, igual que pasó en el 2020. Tenemos muchas ganas de volver a tocar”, se sincera sobre su otra pasión, la música, uno de los referentes del género negro nórdico. El creador de la serie del atormentado policía Harry Hole (12 títulos ya desde que en 1997 publicó ‘El murciélago’) presenta una nueva novela independiente, ‘El reino’ (Reservoir Books / Proa), una "tragedia familiar de ambición personal" ambientada en una zona rural de Noruega, un escenario "claustrofóbico", con una historia que guarda "similitudes con la de Caín y Abel". 

En ella, se aleja algo de los "clichés de la novela negra" sin renunciar al 'thriller' y la adereza con asesinatos y violencia, envidias, codicia, rencores, recelos y bajas pasiones, y un policía marcado por la desaparición de su padre, también agente. "Es la historia de dos hermanos con una relación complicada. Muy próximos el uno al otro. Por eso busqué en mi relación con mis hermanos, especialmente con el menor, que falleció hace seis años y con el que tenía una relación muy íntima. Tocábamos en el mismo grupo de música, jugábamos al fútbol, compartíamos una habitación con literas, como los de la novela… La tragedia ha formado parte siempre de mi narrativa", señala Nesbo, recordando la propia serie de Harry Hole o su versión del shakesperiano ‘Macbeth’. 

En ‘El reino’, el hermano mayor, Roy, más introvertido, siempre ha protegido al menor, Carl, hasta el punto de pensar si no estará enamorado de él. Siendo adolescentes, sus padres mueren al despeñarse su Cadillac cerca de la casa y Carl se va a Estados Unidos a estudiar mientras Roy se queda al frente de una gasolinera. Cuando tras 15 años Carl vuelve a la granja familiar con su mujer, una atractiva arquitecta, y con un proyecto para un ambicioso complejo hotelero en el que embarca económicamente a todo el pueblo, "surgen los secretos del pasado".

Solidaridad, envidia y claustrofobia

Acostumbrado a ciudades como Oslo y los países exóticos a los que ha llevado a Harry Hole, buscaba ahora Nesbo "una localidad pequeña", como las que conoció de niño cuando pasaba las vacaciones de verano con sus abuelos. “Eran pueblos pequeños donde todo el mundo conoce a todo el mundo. Es fascinante. Si te pasa algo piensas que hay solidaridad y que el vecino te ayudará, pero por otro lado, vivir allí provoca un sentimiento claustrofóbico, sobre todo cuando estás creciendo y no puedes escapar de la percepción que tienen tus vecinos de quién eres. Aunque se vayan a estudiar fuera, si vuelven, los del pueblo no les permiten cambiar ni ser otra persona, siguen siendo ‘el hijo de’ al que han conocido siempre. En un pueblo había un dicho: ‘sé quién eres’. La gente se va a las grandes ciudades para ser más anónimo y no depender de la mirada del otro. Tu lugar dentro de la manada en una zona rural es más obvia para todos. Quería recrear esa atmósfera donde se mezcla la solidaridad con la envidia y la claustrofobia". 

"Pecado o supervivencia"

Sin levantar ‘spoilers’, en ese "microcosmos" un tanto endogámico se pueden dar abusos sexuales y relaciones como las que revela el personaje de la mujer de Carl, criada en Barbados, en una calle donde "el padre viola a la hija y el hermano se folla a la hermana". "Elegí ese escenario cuando estábamos de gira con la banda por una zona rural de Noruega, en un valle muy aislado, que luego supimos que era famoso por la enfermedad de la caza, consanguínea, es decir, que pasa cuando los miembros de una misma familia se casan entre sí. Al llegar sentimos esa atmósfera un poco escalofriante, espeluznante No sé si eso es pecado o supervivencia. Cuando se vive en un lugar tan aislado como ese, hay que ver la diferencia entre la moralidad o si las cosas vienen dadas por las circunstancias", reflexiona el autor de 'El leopardo'

Cuando el vecino es el enemigo

La semilla de la novela se remonta a una conversación con su padre cuando el autor tenía unos 20 años. "Él era muy racional y muy justo, creía en el bien y el mal. Pero se peleó con un vecino al que una nueva ley le permitía quedarse con parte de nuestra tierra por muy poco dinero. Me dijo que ese vecino de toda la vida se había convertido en un enemigo. Sabía que la ley se lo permitía pero que al mirarlo desde el lado de la familia no hay discusión posible, eliges a la familia por encima del bien y del mal. Eso me impresionó mucho en alguien tan recto y justo", apunta Nesbo sobre uno de los temas de la novela.

Con 50 millones de lectores y traducido a 50 idiomas, reconoce que "la popularidad te corrompe de un modo u otro. Su gusto es adictivo y dulce". "Tengo libertad económica para escribir lo que me gusta y lo que me gustaría leer a mí. Empecé a escribir por amor al trabajo y la literatura y lo hago para crecer como escritor. Siempre me planteo preguntas". Y algunas son, revela, ¿qué le gusta y qué desprecia de un personaje? "A menudo lo que más odio de un personajes son cosas que desprecio de mí mismo".  

"La popularidad te corrompe de un modo u otro. Su gusto es adictivo y dulce"

Novela negra y crítica

Para él, "el género no es tan importante. Es un punto de encuentro entre el autor y el lector, un marco para una historia. Un autor noruego dice que todas las historias hablan de amor y de asesinatos". "En los 70, la novela negra hablaba de crítica política –señala-. Creo que la gente vio en la novela negra un vehículo para contar cómo funciona el sistema para el individuo y que eso captó muchos talentos que la usaron para narrar. Por eso hay tantos escritores en Escandinavia".   

Noticias relacionadas

Con la misma naturalidad con que va a buscar su guitarra muestra ejemplares de sus últimas lecturas en pandemia, todas biografías: de Joy Division, los Beatles, Tom Petty y Stanley Kubrick. Y, con un guiño, emplaza a escucharle en Youtube, en un "vídeo políticamente muy incorrecto" donde canta un tema para la serie noruega ‘Exit’.