BCN Film Festival

Fernando Trueba: "Un buen filósofo es el que pone en práctica lo que dice"

  • El director presenta en el BCN Film Fest 'El olvido que seremos', Goya a la mejor película iberoamericana que reconstruye algunos hechos de la vida del activista social colombiano Héctor Abad Gómez

Fernando Trueba, fotografiado en Barcelona tras presentar en el BCN Film Fest ’El olvido que seremos’.

Fernando Trueba, fotografiado en Barcelona tras presentar en el BCN Film Fest ’El olvido que seremos’. / Europa Press / David Zorrakino

Se lee en minutos

‘El olvido que seremos’ clausuró el pasado festival de San Sebastián, ganó el Goya a la mejor película iberoamericana y se quedó a las puertas de entrar en la lista final de los títulos que compiten en la categoría de filmes internacionales de los Oscar. Esta reconstrucción de algunos hechos determinantes en la vida privada y pública de Héctor Abad Gómez, médico, hombre de familia y activista social en el Medellín de los años 70, recala estos días en el BCN Film Fest, al que ha acudido su director, Fernando Trueba, para conversar sobre el filme.

En su película resulta muy evidente el afecto que siente hacia el protagonista como hombre de familia, como médico, en la relación con sus hijos, por encima incluso de su categoría política.

Es un filme sobre la felicidad y la pérdida de la felicidad. Solo te afecta ese dolor tremendo que sienten los familiares de Héctor en su pérdida si antes has vivido lo otro, esa intensa felicidad. Para mi era muy importante describir bien esa burbuja familiar, el ambiente en la casa, las comidas. Me llevé a todos los actores a la casa antes del rodaje para que estuvieran juntos, no para ensayar. Quería que convivieran y se apropiaran de ese decorado. Al cabo de un rato, las actrices que interpretan a las hijas estaban contándose cosas personales como si estuvieran realmente en su propia casa. Quise crear esta sensación antes de comenzar a rodar.

La vertiente humanista se antepone pues a la estrictamente política. Abad era un hombre bueno.

No quería que fuera una película política al estilo de las de Francesco Rosi, que las hacía muy bien. Aunque haya un evidente trasfondo político, es un filme sobre un humanista que no vendía entelequias a nadie. Pensaba que debía hacerse una cosa concreta y la hacía, esa era su política, y para mi es la mejor de todas. Un buen filósofo es el que pone en práctica lo que dice. La filosofía es una forma de vida. Héctor Abad aplicaba su humanismo a la vida, como padre, médico, esposo.

La película adapta la novela escrita por el hijo del protagonista, Héctor Abad Faciolince. ¿Cuál ha sido su relación con él?

A día de hoy somos grandes amigos. Ahora está en México, escribiendo un nuevo libro, pero intentamos conectarnos cada semana vía Zoom. Una de las mejores sensaciones que tengo es que esta película ha fraguado grandes amistades.

Usted ha rodado en Nueva York, Chile, Brasil, Estados Unidos, ha trabajado con actores anglosajones y franceses, ha coproducido con Francia ‘El sueño del mono loco’. Ahora ha rodado en Colombia con un equipo totalmente colombiano. Parece un cineasta muy curioso, con ganas de conocer culturas distintas y desarrollar métodos de trabajo diversos.

El mundo es pequeñísimo. Yo me siento bien filmando en cualquier sitio. Si ruedo en mi ciudad habitualmente, me siento un poco como si fuera a la oficina. Hacer una película es como explorar. Cuando están rodando fuera de tu lugar natural, se crea un gran vínculo entre todos los miembros del equipo, esa convivencia es fundamental. Cuando ruedas fuera es como si realizaras un secuestro pacífico de toda la gente con la que estás haciendo el filme.

Javier Cámara interpreta a un personaje real. Para usted, en la dirección de actores y en su relación con los intérpretes, ¿es más fácil o difícil trabajar un personaje creado en un guion o una novela o hacerlo a partir de uno real, alguien que tiene unos gestos y forma de hablar concretos que el actor o la actriz deben de tener en cuenta?

A veces, todo el material acumulado sobre un personaje real resulta innecesario. En general, no me gustan nada los ‘biopics’, con la excepción de ‘Man on the moon’ de Milos Forman, y ‘Ed Wood’ de Tim Burton. La película sobre Ray Charles, todas esas, están bien, pero… La mayor parte de las películas empiezan ahora con el rótulo que pone basado en hechos reales, y eso es una gran mentira, porque hay una gran diferencia entre la realidad y lo que vemos en la pantalla. En muchos casos parece que lo primordial es la imitación del personaje real, cuando lo verdaderamente importante es transmitir la emoción.

En este sentido, ¿cómo preparó Cámara su interpretación?

Además de documentarse sobre el personaje, trabajar el acento colombiano, lo importante era que transmitiera la verdad, la sinceridad. En esa idea trabajamos.

Noticias relacionadas

Es la segunda película que hacen juntos después de ‘La reina de España’. ¿Le gustaría volver a colaborar con él?

De momento no tenemos ningún proyecto, pero estoy convencido de que llegará. Me encanta trabajar con él y nos entendemos muy bien.